LA HORA DEL BLUES
Artículos, Crónicas

English Version

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

CRONICA FESTIVAL BLUES LUCERNA (SUIZA)
10 a 12 Noviembre 2016

Pasan los años, pero la ilusión y el placer de acudir al Festival de Blues de Lucerna no disminuye sino más bien todo lo contrario, ya que la belleza de la ciudad combina perfectamente con un festival que cada año supera las expectativas y se convierte en referente y punto de encuentro en Europa para los amantes del blues.

Un agradable viaje en tren lleva desde Zurich a Lucerna. Después de un pequeño paseo se llega al Casino donde, en un anexo al edificio, tiene lugar el Festival. Para empezar a calentar motores el trio de Dave Alvin and Phil Alvin nos acercan a la tradición de la roots music y el country blues con influencias de Americana. Interpretacion sencilla pero efectiva a cargo de dos guitarras y armónica en un concierto lleno de bellos matices para degustar y de este modo empezar a entrar sin prisas pero sin pausa en las emociones blueseras que nos esperan.


Dave Alvin & Phil Alvin Trio

Siempre es un placer ver a LOU ANN BARTON, la elegancia personificada. Aunque ya no posee las mismas facultades vocales, sigue manteniendo el carisma y esa forma de cantar que a veces puede parecer algo cansina pero que la hace única y le confiere un estilo propio difícil de igualar. Y si a ello añadimos que en esta ocasión estaba respaldada por una excelente banda con  los hermanos MOELLER que siempre son garantía de calidad, su actuación estuvo llena de bellos e interesantes momentos de blues con grandes influencias de puro blues tejano.


Moeller Bros                                                                                  Lou Ann Barton

Poder escuchar a una auténtica banda de Chicago no tiene precio y si en ella se incluyen nombres como JOHN PRIMER, BILLY FLYNN, BOB STROGER o STEVE BELL, enmarcados en un paquete de músicos con el sugestivo título de "Muddy Waters 191 Tribute" (ya que en este año celebraría su 101 cumpleaños), es seguro que vamos a disfrutar del auténtico y genuino blues de la ciudad del viento. Y por si ello fuera poco vamos a poder verles en dos ocasiones. Poco hay que decir que el buen aficionado no pueda de antemano imaginar, blues de Chicago, es ese que te golpea las entrañas y te hace vibrar con esa cadencia que a primera vista parece simple pero que no por conocida deja de atraparte.


John Primer                                                                                                                                                    Steve Bell

Para acabar los conciertos del escenario principal, un nuevo valor que está revolucionando la escena, EARL THOMAS. Posee una voz grave y profunda que sabe modelar según el tipo de canción que interpreta, canciones que suelen basarse en el blues, el gospel, el soul y el funk. Su presencia escenica es impecable, sus movimientos siempre son altamente sensuales y bascula entre un look muy tecno e industrial y el más discotequero de los setenta. Su show es muy personal, le da a su música un aire muy actual que consigue comunicar con toda la audiencia. Un concierto dinámico que contó con la sorpresa final de la aparicion de JT Lauritsen en escena compartiendo un par de temas.


Earl Thomas

En la acogedora sala pequeña del Casino simultanea su actuacion JW JONES. Como iba a tener la oportunidad de verle al dia siguiente y sin embargo no había mas shows de Earl Thomas programados preferí disfrutar del concierto de Thomas hasta el final.

Precisamente el concierto que iniciaba la jornada del viernes era el de JW JONES. En esta ocasión si pude comprobar del buen gusto y la técnica de este cantante y guitarrista canadiense que que bebe de las fuentes de T-Bone Walker, Junior Watson o Clarence "Gatemouth" Brown. Su show mostró que sabe ser un guitarrista dúctil pero a la vez ardiente y apasionado, con un buen registro vocal, bien secundado por una banda competente que en todo momento supo dar un buen respaldo a este interesante bluesman que con su buen hacer, consiguió el reconocimiento de todos los asistentes.


JW Jones

Es muy gratificante poder escuchar el swamp blues de la Louisiana por uno de los nombres legendarios del género como es LAZY LESTER, en esta ocasión perfectamente acompañado por los hermanos Moéller. A pesar de su avanzada edad, en su show demostró que sigue en forma, tocó prácticamente de pie todo el concierto y nos ofreció un concierto entrañable lleno de buenos momentos, mostrando su simpatía y haciendo patente que todavía tiene mucho y bueno que aportar a la escena del blues.


Lazy Lester

Sin duda una de las grandes divas del soul, el gospel y el blues es BETTYE LAVETTE. Una vida entera dedicada a la música avalan su trayectoria que la ha convertido en una de las voces más reconocidas de la música negra. En esta ocasión no defraudó, basando su repertorio en algunas composiciones propias junto a versiones, en un set lleno de elegantes y apasionados momentos que fueron ampliamente reconocidos por el público que, como suele ser habitual en este festival, abarrotaba el recinto que siempre se queda pequeño.


Bettye Lavette

Solo quedan unos pocos minutos para poder desplazarse al segundo escenario donde prácticamente está ya finalizando el concierto de NETT, BISLIN & BURROBEAT, pioneros de la escena musical helvética con un amplio conocimiento del género y que, por lo que pude apreciar, cumplieron perfectamente lo que se esperaba de ellos, ya que consiguieron atrapar la atención de todos los presentes con un blues bien elaborado y variado en el que incluyeron una variedad de estilos y colores, contando con un invitado muy especial, Bob Stroger, quien se cantó un par de temas.

Ràpidamente volvemos al gran escenario donde CARL WEATHERSBY ya ha comenzado su concierto. Atrás queda ya aquel memorable concierto en la Jazz Cava de Terrassa donde compartió escenario con la Harmonica Zúmel Blues Band participando ambos en una animada jam session. Por eso me atraía mucho verle de nuevo. Blues de Chicago por los cuatro costados, interpretado con mucho feeling y un buen trabajo tanto a la guitarra como a la voz, bien respaldado por una efectiva banda en la que sobresalieron Russell Jackson al bajo y Ronald Moten a los teclados.


Carl Weathersby

La jornada del viernes finaliza en la coquetona sala donde se ubica el segundo escernario con OTIS GRAND y su banda junto a BRIAN TEMPLETON y BRUCE KATZ, a quienes volveremos a ver al dia siguiente.

Puntualmente a las 19 horas se inicia la jornada del sábado. Personalmente debo confesar que siento debilidad por B.B. & THE BLUES SHACKS, para mi una de las mejores si no la mejor banda europea de blues. En esta ocasión se presentaban junto a la cantante BONITA y como no podía ser de otra forma colmaron todas mis expectativas. Una excelente seccion rítmica con Henning Hauerken al bajo y Andre Werkmeister a la batería junto a Fabian Fritz a los teclados y una seccion de vientos de saxo y trompeta contribuyen a realzar la labor de sus dos grandes solistas Andreas Arlt a la guitarra y Michael Arlt a la armónica y voz, ambos siempre precisos y contundentes, con un gran conocimiento de los recursos y una increíble técnica. Si esta banda ya es capaz por si sola de bordar una actuación memorable, esta vez tenían el valor añadido de la presencia de Bonita Nielssen, una cantante de muy buenos recursos vocales a quien se la ve cómoda tanto en el blues como en el soul y que con su interesante prestacion vocal, su presencia escénica y simpatía se metió inmediatamente al público en el bolsillo en un concierto que se nos hizo muy corto.


Bonita & BB & The Blues Shacks

OTIS GRAND es un viejo conocido gracias a sus múltiples actuaciones en España ya que durante algunos años residió en nuestro país. En esta ocasión se presentaba con una formacion de lujo que incluía a dos grandes invitados como BRIAN TEMPLETON y BRUCE KATZ. Con el respaldo de estos dos excelentes musicos y de la ALL STAR BIG BAND, Otis nos brindó un concierto vibrante, lleno de buenos momentos, en el que destaceó por sus buenos solos a la guitarra, alternando protagonismo con Brian Templeton a la voz y que también se animó con la armónica y Bruce Katz a quien recordábamos junto a Ronnie Earl, a los teclados, lo que dio variedad a un concierto que se nos hizo corto y que satisfació todas nuestras expectativas.


Otis Grand & Brian Templeton

Tenemos de nuevo la oportunidad de volver a ver a DAVE & PHIL ALVIN, esta vez en formato eléctrico, acompañados por The Guilty Ones. Ambos músicos demuestran que se desenvuelven bien tanto cuando interpretan un repertorio más tradicional que cuando realizan un concierto más actual. La fuerza y la contundencia de su batería, una mujer dotada de un extraordinario ritmo y una enorme expresividad que hacen que no pueda apartar los ojos de ella, en un concierto realmente interesante donde también saben combinar el blues con la música americana con raíces.


Dave Alvin & Phil Alvin with The Guilty Ones

Ganadores del European Blues Challenge 2016 en Torrita di Siena, Eric Slim Zahl & The South West Swingers vuelven a demostrar en Lucerna que son una banda versátil que se mueven a gusto en el blues pero también en el swing o el rock. Buen trabajo de todos los componentes, destacando la técnica de su pianista Øystein Boogieman Undem pero también la calidad de sus composiciones propias y un excelente sentido del humor que saben contagiar a los asistentes donde no faltan buenos bailarines que nos deleitan con sus habilidades.


Eric Zahl

Es costumbre que los conciertos en el escenario principal finalicen siempre con una actuación dedicada al zydeco, la música cajun y los sonidos de la Louisiana. En esta ocasión el encargado de poner la guinda al festival fue ANDRE THIERRY y su banda. Originario de San Francisco y nominado a un Grammy, André es un joven músico y excelente acordeonista que, profundamente impresionado por Clifton Chenier, ha llevado estos estilos a la costa oeste de los Estados Unidos donde los ha fusionado con el rap, el jazz, el rhythm & blues o la música latina, a base de unos rítmos muy bailables y actuales que hacen que este último concierto se convierta en una fiesta llena de vida.


Andre Thierry Band

Casi sin tiempo me acerco al acogedor segundo escenario para despedir el festival por todo lo alto, y que mejor manera de hacerlo que con el más genuino blues de Chicago con JOHN PRIMER, BILLY FLYNN, BOB STROGER, STEVE BELl y compañía, a los que se van uniendo músicos de otras formaciones participantes en el festival, en una jam session de alto voltaje. Cerrando los ojos puedo pensar que estoy en Chicago y que la noche no va a acabar nunca.... Pero mañana hay que madrugar, el avión sale pronto y sólo me queda disfrutar con el recuerdo de todo lo vivido y empezar a pensar ya en la próxima edición del festival.


John Primer

Texto y Fotos. Roser Blues

 

 

 



 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

CRÓNICA FESTIVAL BLUES FREDERIKSHAVN (DINAMARCA)
4 y 5 Noviembre 2016

Gracias a la amabilidad y el buen hacer de Peter Astrup, director del festival, este año hemos acudido nuevamente a la cita de un evento que, sin pretensiones pero con firmeza, es uno de los referentes en el panorama del blues europeo. Este año hemos vivido dos días en el que el intenso frio, el ininterrumpido mal tiempo, la ventisca y la nieve nos han acompañado día y noche sin dejarnos salir prácticamente a la calle teniendo que estar siempre a cubierto, pero que la amabilidad de todos cuantos trabajan en el festival y el calor del blues nos han hecho olvidar y disfrutar de momentos inolvidables.

Como es habitual el festival ofrece dos escenarios que se van alternando para que en ningún momento falte la música en directo, el principal para los conciertos de mas enjundia y el de los conciertos acusticos, en una pequeña sala pero donde siempre se crea un gran ambiente de cercania y comunicación con los músicos y en el que, este año, han tenido lugar actuaciones de altísimo nivel.

A partir de las 19 horas del viernes se inicia el festival en el escenario principal. La encargada de abrir la noche es RUTHIE FOSTER, una cantante y guitarrista nacida en Texas que se siente cómoda en el blues, el gospel y la música americana. iniciada en el gospel, se abrió también a otros géneros y hoy dia posee una gran versatilidad tanto como cantante como a la guitarra acústica o eléctrica. Dotada de una voz profunda y expresiva, en todo momento puso mucho sentimiento en su interpretación, bien secundada por sus dos compañeras de escenario, Tanya Richardson al bajo y voces y Samantha Banks a la bateria y voces.


Ruthie Foster                                                                                                                                                           Tanya Richardson

Los conciertos del intimista escenario acústico se inician con DOUG DEMING & THE JEWEL TONES más la colaboración de STEVE GUYGER. Doug es un competente guitarrista, compositor y cantante que conoce bien todos los recursos del blues de Texas y del West Side de Chicago. Nos ofrece un repertorio variado en el que no falta un homenaje a Lazy Lester con quien dice haber compartido muchas horas en la carretera, demostrando una notable credibilidad y transmitiendo los blues con gran fuerza, mucho swing y una total convicción, todo ello con el añadido de la vehemente armónica de STEVE GUYGER en un contrapunto de un alto nivel cualitativo.


Doug Deming

Steve Guyger & Doug Deming                                                                                                                                                    Doug Deming


  Steve Guyger

De vuelta al escenario principal nos encontramos con uno de los bluesman emergentes y que en poco tiempo ha conseguido una gran notoriedad, MR SIPP, "The Mississippi Blues Child". Desde que en 2013 fue finalista en el International Blues Challenge de la Blues Foundation y en 2014 fue ganador y proclamado también mejor guitarrista por la casa Gibson, no ha parado de tocar y de hacerse un nombre entre los aficionados. Sipp recibió por parte del Festival "The Wall of Fame", una loseta en que Sipp imprimió la huella de su mano y que se guarda en el Arena Nord. Sin duda Mr. Sipp es un entertainter que sabe lo que tiene que hacer para conectar con el público. Su show estuvo lleno de giños a la galería, además de bailar y moverse, pero también demostró que es un excelente guitarrista en la lónea de los intérpretes más actuales pero que por supuesto domina y no olvida las raices del blues, acompañado por una banda que sabe lo que se lleva entre manos y que contribuyen a realzar y proporcionar entretenimiento y diversión a una actuación ya de por si llena de ritmo y buenos momentos blueseros. Una actuación que se hizo corta por la fuerza y el entusiamo derrochado.

Mr. Sipp

COREY HARRIS es un veterano curtido en mil batallas. Posee una dilatada experiencia y ha investigado y fusionado el blues con la música africana. No siento predilección por este tipo de fusiones ya que, en mi opinión, desvirtuan la autenticidad de cada una de las músicas fusionadas y el resultado no es ni una cosa ni otra, por lo que a priori Corey no estaba entre mis favoritos. Sin embargo debo reconocer que en esta ocasión me enganchó con un sonido envolvente y realmente autentico, además de cantar con una voz profunda, salida del fondo de su alma que consiguió emocionarme. Un set realmente bueno dada la calidad del artista. Viejos y añejos blues rurales con algún guiño al Piedmont y al genuino Delta blues constituyeron la base de su repertorio en un concierto realizado con mucha autenticidad.


Corey Harris

Debido a la cancelación de su gira JOANNA CONNOR no pudo acudir al festival siendo sustituida por la banda de STEVE WEST WESTON. Debo decir que me sorprendieron gratamente ya que dominan con solidez y soltura el West Coast blues, muy en la línea de los Mighty Flyers, gracias al buen trabajo de su lider tanto a la armónica cromática como a la diatónica que en muchas ocasiones nos hizo recordar a Rod Piazza y de sus dos efectivos e intensos guitarristas. Una buena forma de acabar la noche confortados por la calidez de su contagioso blues para afrontrar el intenso frío de la madrugada danesa.


Steve West Weston

Acompañados de una intensa ventisca con frio y nieve, musicalmente hablando la jornada del sábado se inicia a las 16 horas en el escenario principal. No es corriente ver a ROBBEN FORD acompañado de una big band de 16 músicos. Robben tuvo que modular su discurso y enfocarlo hacia un repertorio clásico de las big bands donde, por supuesto, no faltaron buenas dosis de jazz, swing, algo de West Coast y blues. Un repertorio muy ecléctico donde no faltaron guiños a BB King, algún tema en menoreso incursiones en el jazz de las big bands. En todos ellos su guitarra y experiencia estuvieron a la altura de las circunstancias. También supo dar protagonismo a los solistas de la orquesta que dieron lo mejor de sí mismos, pareciendo estar emocionados acompañando a este gran guitarrista, sin olvidar demostrar su excelente técnica y el dominio de la guitarra, en solos de gran belleza instrumental. La variedad del repertorio, la presencia de tantos musicos en el escenario y la calidad de Robben hicieron que el concierto se hiciera corto y fuera muy bien recibido por los todos los espectadores.


Robben Ford

Los acústicos del sábado se inician con DOUG MACLEOD. Doug es un magnifico músico que posee swing, carisma y mucha experiencia para interpretar con gusto y elegantes matices el blues acústico, siempre desde una vertiente personal y muy original. Además es un auténtico contador de historias y cuando interpreta sus canciones en directo, éstas no suenan nunca iguales, ya que sabe adaptarlas a lo que siente en cada momento para hacerlas atractivas al público. En esta ocasión se ganó al publico gracias a un repertorio variado en el que no faltaron tributos a Mississippi John Hurt, Reverend Gary Davis, Mississippi Fred McDowell o Tony Joe White junto a buenas composiciones propias, además de un gran sentido del humor, contando entre tema y tema divertidas historias que introducían cada canción, todas reales como la vida misma y muchas de ellas centradas en su relación con las mujeres, la alegría de vivir pero también las malas experiencias sobre los abusos a menores que tuvo que vivir. Personalmente debo decir que para mi fue una actuacion maravillosa, llena de sensibilidad y buen gusto, que me enganchó totalmente, no solo por la autenticidad de sus letras sino también por su forma de comunicar, su excelente voz e interpretación a la guitarra o el dobro, creeando siempre una atmósfera a la vez divertida e intensa con una gran pasión. 


Doug MacLeod

Tenía curiosidad por ver a uno de esos nuevos valores de la escena del blues del Delta, venido directamente desde Clarksdale, el joven CHRISTONE "KINGFISH" INGRAM. Nacido en 1999 en el seno de una familia religiosa pronto se inició en el gospel y el blues. Empezó tocando la batería y el bajo pero a los once años ya dominaba la guitarra. A pesar de tener fuertes raíces en el blues y de haber aprendido de los grandes del género, ha evolucionado hacia un estilo mucho más actual. Su juventud no le impide tener un buen timbre vocal y dominar la guitarra de forma soprendente, decantándose hacia un repertorio de power blues guitarrero y muy efectista aunque a veces un poco mpnótono, siempre bien respaldado por dos jóvenes músicos al bajo y batería. Particularmente me hubiera gustado mas verle en su vertiente más tradicional que estoy segura domina a la perfección, pero puedo imaginar que quiere decantar su carrera hacia las nuevas audiencias ávidas de poderosas e incendiarias guitarras.


Christone "Kingfish" Ingram

Volvemos al escenario acústico, ésta vez para disfrutar con uno de los grandes armonicistas de la costa oeste de los Estados Unidos. Nada menos que MITCH KASHMAR aacompañado por unos competentes músicos alemanes -bajo, batería, guitarra y teclados- que suelen tocar con él cuando actúa por Europa. Mitch ha sido comparado con nombres de la talla de Kim Wilson, James Harman o el desaparecido William Clarke. Es un cantante y armonicista que realiza y se recrea con una interpretación en el más puro estilo del blues de Chicago de los años cincuenta y en el West Coast Sound, y lo hace con mucha frescura, gran conocimiento del tema y un enorme respeto por la tradición. Como siempre una actuación de alto nivel, dejando claro que es un auténtico maestro de la armónica a lo largo de un repertorio variado donde se alternaron blues para todos los gustos. Particularmente me emoció su versión del tema "Whysky Drinking Woman", pero lo cierto es que dejó muy satisfecho a todo el público en un set muy completo.


Mitch Kashmar

Rápidamente nos dirigimos al escenario principal donde ROY ROGERS ya ha comenzado su concierto. Virtuoso de la guitarra, nos sorprende con una guitarra con dos mástiles de los que extrae unas sonoridades muy sugerentes. Este antiguo miembro de la banda de John Lee Hooker se movió con facilidad en un repertorio donde no faltaron guiños al pop hasta las baladas, el rock, la música americana o el más auténtico y genuino blues. Consumado maestro de la guitarra slide, brindó un concierto muy reconfortante aunque en algunos momentos se excediera con sus recursos guitarristicos, demastrando sibn embargo su versatilidad como cantante bien respaldado por unos músicos robustos siempre al servicio del líder.


Roy Rogers

Otro de los bluesmen más auténticos que conozco es sin duda WATERMELON SLIM. Fuera del escenario es una persona afable, que no para de contar divertidas historias y un montón de anécdotas. Veterano de Vietnam hoy en dia es un activista en contra de la guerra y de la energia nuclear. En el escenario es un hombre que desgrana sus blues originales con pasión, intensidad y una eficacia como sólo los verdaderos bluesmen saben hacerlo. Su voz honda y profunda crea una atmósfera sugerente y su forma de tocar la guitarra con slide, el dobro o incluso la armónica nos transportan a esos destartalados locales de Clarksdale donde todavía pueden escucharse esos viejos blues pero que Watermelon sabe hacerlos propios y hechizarnos con ellos. De nuevo nos cautivó por su tremenda honestidad y un repertorio hecho a su medida.


Watermelo Slim

Bajo el nombre de WILLIE DIXON'S ORIGINAL CHICAGO BLUES STARS, se presentaba una banda con algunos de los nombres leendarios de la escena del blues de Chicago como HANK FORD al saxo y voces, STEVE BELL (hijo de Carey Bell) a la armonica, RONNIE HICKS a los teclados, MAURICE JOHN VAUGHN a la guitarra y voz, JIMMY LEE TILLMAN a la bateria y FREDDIE DIXON (hijo de Willie Dixon) al bajo, que arroparon a la cantante HOLLE THEE MAXWELL que, aunque posee una dilatada carrera, no es muy conmocida entre el público europeo. Para mi tenía un atractivo especial volver a reencontrarme con Maurice John Vaughn, a quien había conocido en los 80 en Barcelona, pero lo cierto es que la banda incluíua a músicos con mucho oficio y que dominan a la perfección todos los resortes del genuino blues de Chicago, ese blues que interpretado por los oriundos de la ciudad del viento nunca defrauda. En cuanto a Holle Thee Maxwell es una cantante que se siente cómoda en el gospel, el soul, el blues e incluso el jazz. Su puesta en escena es desbordante aunque, en mi opinión en algunos momentos estuvo sobreactuada y se concentró más en actuar que en cantar. De todos modos, siempre se agradece la presencia de un voluptuosa diva, especialmente si sabe el terreno que pisa, tiene tablas y una voz capaz de agradar a un amplio espectro de todos cuantos la escuchan.


Maurice John Vaughn


Steve Bell & Hank Ford                                                                                                                                   Jimmy Lee Tillman                          


Holle Thee Maxwell

Como la nieve y la ventisca estaba arreciando y estabámos a una cierta distancia del alojamiento, la prudencia nos aconsejó dejar el festival cuando juato había comenzado su concierto ERIC "SLIM" ZAHL, ganadores del European Blues Challenge 2016 y perdernos a THE CORNFEDS. Con perna abandonamos el recinto, agradeciendo todas las atenciones recibidas y esperando volver el próximo año, pues ya se ha convertido en una cita ineludible.


Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA FESTIVAL BLUES CACERES
29, 30 Septiembre, 1 Octubre 2016

Con sólo siete años de existencia, el Festival de Blues de Cáceres ha conseguido ser un referente para los aficionados al blues, no sólo por la calidad de un cartel que, a pesar de no contar con un gran soporte económico, cada año consigue aglutinar a un excelente plantel de artistas, sino también por ser un festival único y especial que genera un "buen rollo" increible, donde el blues, la impresionante belleza de la ciudad, la excelente gastronomia y las ganas de disfrutar de todos cuantos tenemos la suerte de poder asistir a este evento, se dan la mano en unas fechas largamente esperadas.

La Plaza de Santa Maria, El Corral de las Cigüeñas y el hotel Alfonso IX se convierten en los centros neurálgicos de estos dias blueseros. La Plaza de Santa Maria, en plena zona monumental de la ciudad, acoge los grandes conciertos de última hora de la tarde y noche, el bello patio del acogedor Corral de las Cigüeñas alberga los conciertos de la jornada inaugural y la comida-concierto de los socios de la Sociedad de Blues de Cáceres, organizadora del evento, y el Hotel Alfonso IX en la calle Moret, en el que las hermanas Beni e Ita Manzano se vuelcan en atenciones con todos los que acudimos al festival, se convierte en lugar de reunión, improvisada sala de exposiciones fotográficas, organizador de animados aperitivos, paellas e increíbles jam sessions de blues, que contribuyen a crear un ambiente familiar, único e irrepetible.

Dicho esto, los actos propiamente del festival se inician en la tarde noche del jueves. Un placer después de un largo viaje, poder relajarse en el cuidado patio del Corral de las Cigüenas y entre cerveza y cerveza empezar a saborear las primeras notas blueseras del festival que, este año, inician LOS PELIGROSOS GENTLEMEN, un cuarteto proveniente de Mallorca, cuyo repertorio se basa en el blues de Texas con algunas incursiones al West Coast, Chicago y boogie blues. Espectaculares solos a cargo de su excelente guitarrista Balta Bordoy, un hombre que conoce perfectamente el terreno que pisa y dotado de gran versatilidad, secundado por una bien ensamblada seccion rítmica de bajo y batería. Un más que correcto Ignasi Simó a la voz y armónica a quien, si hubiera que ponerle un pero, sería el de tener algo más de tablas sobre el escenario para conseguir conectar un poco más con el público. Con un repertorio variado fueron una forma excelente de comenzar el festival.


Los Peligrosos Gentlemen: Balta Bordoy e Ingasi Simó

Después de un merecido descanso y de una visita a la ciudad monumental que, no por conocida deja de impresionar cada vez que se pasea por ella, a mediodia la calle Moret cobra vida, gracias a la primera de las alegres jam sessions y de una deliciosa paella que el hotel Alfonso IX se encarga de suministrar. Buenos momentos de charla, blues y diversión, con una temperatura excelente y un gran ambiente que se prolonga hasta más de media tarde.


Jam session de blues en la calle Moret

Fede Aguado se presentaba en el magnífico escenario de la plaza de Santa María con nueva formación y en formato eléctrico. Aunque básicamente su repertorio estuvo basado en muchos de sus temas ya conocidos, también incluyó algúna canción nueva. Fede derrocha siempre entrega y pasión por lo que, a pesar de conocer perfectamente su estilo, es un hombre que nunca defrauda y que se gana a pulso a todos cuantos le escuchan, bien respaldado por una eficaz banda que conoce bien el género y a su lider. Temas como "Dices que no tengo feeling", "Tengo un sentimiento" o "Se acabó la tranquilidad" calentaron el ambiente de la ya de por si ambientada plaza completamente abarrotada de un público ávido de buen blues.


Fede Aguado & Fierablues

JIMMY BARNATAN es un músico que suele conectar con el público gracias a una buena voz, simpatía y una destacable presencia escénica. Aunque suele abusar de los mismos tics de niño malo, en todos los conciertos que le he visto en directo suele agradar y proporcionar espectáculo, siempre bien rodeado de una eficaz y muy profesional banda, THE COOCONERS, que en esta ocasión estuvieron a la altura de lo esperado. Sin embargo su show no acabó de convencer, ya que él mismo estuvo algo frio y desganado. En mi opinión su concierto fue rutinario y no se entregó como suele ser habitual en él, lo que hizo que la actuación quedara algo deslucida y falta de feeling. Además su repertorio se orientó más al rock que al blues, lo que personalmente no me enganchó en absoluto y me dejó totalmente indiferente.


Jimmy Barnatán

Este año he tenido la oportunidad de ver a LAURENCE JONES en diversas ocasiones. Debo reconocer que. a pesar de que el power blues no me atrae demasiado, Laurence es mi favorito en ese estilo. Arropado por el efectivo bajista Roger Inniss y el contundente Miri Mettinen a la batería, Laurence desarrolla siempre una excelente tecnica guitarristica y esta dotado de una buena voz, además de poseer una personalidad propia y conocimiento suficiente para brillar a gran altura. Aunque su repertorio está basado en incendiarios solos de guitarra, nunca olvida las raices y quizás es eso lo que le hace ser diferente de muchos de los jovenes guitarristas británicos al uso que últimamente proliferan. Su actuación con la que finalizaba la jornada del viernes, no defraudó en absoluto y supo ganarse a un público variado que disfrutó de su concierto.


Laurence Jones

Después de una obligada visita al centro monumental de la ciudad y de algunas compras de excelentes productos alimenticios y vitícolas de la tierra, es hora de acercarse al Corral de las Cigüeñas, donde se celebra la tradicional comida de socios. No se puede pedir más que tener el placer de compartir conversación con todos los colegas y amigos del blues, además de degustar buenos vinos, cervezas y una magnífica selección de deliciosos embutidos, quesos, tortillas, empanadas, dulces y otras delicias gastrónomicas , en el más que agradable patio-jardin de El Corral de las Cigüeñas con una temperatura realmente magnífica.


Vascos, cántabros y extremeños en El Corral                                                                                                                   La mesa de los sevillanos


Nuestros amigos portugueses                                                                                                           Desde Barcelona Ster Wax y sus muchachos

Después de tan animada comida se abren las puertas del recinto para que todo el público pueda disfrutar de una buena velada de blues. Este año los encargados de amenizar la tarde son STILL RIVER, banda bilbaina que combinan con gusto el blues, la música americana con raices y algo de southern rock de los 70. Batería, bajo, dos guitarras, voz, teclados, saxo y trompeta forman una banda muy energética con un repertorio gratificante que engancha y hace bailar al público. Un grupo idonéo para poner broche de oro a uno de los actos mas esperados del festival.


Still River

Puntualmente, lo que es siempre de agradecer, comienzan los conciertos de la noche en la Plaza de Santa Maria. ¿Qué se puede decir de los WAX & BOOGIE que los aficionados no sepan?. Esta vez venían con sus RHYTHM COMBO, una formación que incluye a Ster Wax a la voz, David Giorcelli al piano, Oriol Fontanals al contrabajo, Reginald Vilardell a la bateria y Toni Solà al saxo. Como siempre el encanto, la simpatía, la amplitud de voz y la actitud de Ster en el escenario consiguío ganarse inmediatamente al público y si a ello añadimos los poderosos boogies de Giorcelli al piano, junto a ese toque tan bluesero que posee, la empastada seccion rítmica de Oriol y Regi y la experiencia, maestría y profesionalidad de Toni al saxo, el resultado se convierte en un un set lleno de ritmo, energía, comunicación y buena música que todo el público que abarrotaba la bella plaza de Santa Maria supo apreciar y reconocer. Una fiesta de blues, boogie, rock & roll y rhythm & blues a la que se unió Troy Nahumko a la guitarra en un par de temas.


Wax & Boogie Rhythm Combo


Wax & Boogie Rhythm Combo


Wax & Boogie Rhythm Combo                                                                                                                                          Troy Nahumko

AURORA es una mujer de gran personalidad, con una más que interesante presencia escénica, además de estar dotada de una voz profunda y muy personal que cautiva al oyente. Junto a su grupo THE BETRAYERS practican un neo soul muy actual que hace que se haya convertido en una de las artistas más punteras de este estilo. La calidad de su show es innegable aunque, es esta ocasión incluyera en su repertorio bastantes temas lentos, lo que hizo que no acabara de conectar con el público. Mi opinión personal es que dadas las caracteristicas del festival que se realiza al aire libre y en un espacio gratuito, quizás debería haberse decantado por una selección de temas algo más marchosos. Su actuación hubiera sido perfecta en un lugar cerrado y más intimista, pero en esta ocasión le faltó punch para enganchar a la audiencia. Eso no quiere decir que no se reconociera la calidad de esta artista y de su banda, que tienen mucho que aportar en el panorama de la musica negra más actual.


Aurora & The Betrayers

Para cerrar el festival, el blues tejano de HOLLAND K. SMITH acompañado de THE OZDEMIRS. Indudablemente la familia Ozdemir con Erkan, el padre, al bajo y sus hijos Kenan a la guitarra y Levent a la batería, saben lo que se llevan entre manos y consituyen una base sólida y bien ensamblada para hacer brillar a cualquier artista al que acompañen. En esta ocasión se trataba del cantante y guitarrista tejano Holland K. Smith, a quien ya conocíamos por su paso por el festival de Hondarribia junto a Mike Morgan y que tan buen recuerdo había dejado. A diferencia del festival de Hondarribia, esta vez su repertorio fue algo más ecléctico, abriendo el abanico de posibilidades de su guitarra, sin olvidar por ello el auténtico blues de Texas. Nuevamente demostró que posee un buen registro vocal, que conoce el blues, el rock y las baladas, que sabe combinar para ofrecer un espectáculo variado aunque quizas en algunos momentos le faltó un poco de fuerza y expresividad. De todas maneras estuvo a la altura de lo que de él se esperaba y espero tener la ocasión de volverle a ver pronto en directo.


Holland K. Smith & Kenan Ozdemir


Holland K. Smith & Erkan Ozdemir


Holland K. Smith

Para los que nos cuesta marchar de Cáceres y todavía queremos apurar las horas del domingo, el hotel Alfonso IX nos tiene reservada una última sorpresa, convirtiendo la calle Moret en una animada jam session en la que entre cervezas, buenas tapas y mucha música poco a poco nos vamos despidiendo de todos los amigos y los grandes músicos con los que hemos compartido buenos momentos blueseros en tan bello entorno como es la ciudad de Cáceres. De regreso sólo podemos recordar los magníficos días y noches que hemos vivido y desear poder volver a reencontrarnos con toda la gente de Cáceres y otros lugares de nuestra geografía el próximo año para disfrutar de nuevo de un festival de blues que, como mínimo, nos ofrezca un cartel tan atractivo como el que hemos disfrutado este año.


Jam Session en la calle Moret


Jam Session en la calle Moret

Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

PRIMERA EDICIÓN FESTIVAL BLUES BAZTAN
2 y 3 Septiembre 2016

Lanzarse a la aventura de realizar un festival es siempre complicado y difícil. Muchas veces las primeras ediciones no cuentan con el apoyo del público y suscitan reticencias entre las autoridades y el vecindario local. Por eso es doblemente de agradecer que la Sociedad de Blues de Baztan se haya echado al ruedo con esta primera edición del Festival de Blues de Baztan que se ha celebrado en el Albergue Juvenil de Lekaroz, en un bello enclave entre montañas y a un tiro de piedra del bonito pueblo de Elizondo (Navarra).

El lugar escogido ofrecía la ventaja de estar situado en medio del monte, en un bonito paisaje, sin causar molestias de sonido ni problemas de infraestructura. Además el albergue ofrecía alojamiento y manutención a un precio muy razonable por lo que para el visitante era un sitio idóneo. Sin embargo, al quedar fuera del pueblo de Elizondo y algo aislado, no logró atraer a los vecinos del lugar y de los pueblos de los alrededores y no se generó el ambiente festivo que todo evento requiere, con bares y tenderetes en el recinto del festival para animar al personal, además de un inusitado y sofocante calor que deslució los conciertos de mediodía. Siendo también una primera edición, quizás el precio de la entrada no animó a mucha gente que previamente había manifestado su interés en asistir.

Dicho esto, debo mencionar que la calidad del festival y el esfuerzo y la dedicación de sus organizadores queda fuera de toda duda, por lo que puedo asegurar que si corrigen algunos pequeños detalles y perseveran en el tema, estoy convencida de que en pocos años este evento puede consolidarse como un gran festival de blues. Un entorno de gran belleza natural, un excelente cartel y el indudable trabajo y ganas de sus organizadores constituyen elementos suficientes para conseguir que Elizondo y la comarca del Baztan cuenten en el futuro con un buen festival de blues. Esta es al menos mi impresión al respecto.

Una excelente iluminacion y un buen sonido arroparon a un cartel que no podía dejar a nadie indiferente. El entrañable ÑACO GOÑI reunió en torno suyo a un plantel con algunos de los mejors músicos del panorama del blues nacional. Es difícil poder contar en un mismo evento con musicos de la talla de ÑACO GOÑI Y LOS BLUESCAVIDAS, IKER PIRIS, PAUL SAN MARTIN, EDU "BIG HANDS", MINGO BALAGUER, THE BAREZ BROS, MIKI NERVIO & THE BLUESMAKERS, ANTONIO SERRANO, BIG MAMA MONTSE, SISTER MARION & TOFOL MARTINEZ, DANNY BOY y JOAN PAU CUMELLAS, por lo que la calidad estaba asegurada de antemano.

El festival transcurrió con una enorme camaradería entre todos los músicos que, en muchas ocasiones, se animaron a compartir escenario, en unas animadas jam sessions que no suelen ser habituales, donde se hicieron patentes el conocimiento y la vivencia del blues que todos ellos poseen. Imposible destacar a alguno de ellos sobre los demás, pues todos dieron lo mejor de sí mismos e hicieron que el festival se convirtiera en una fiesta bluesera, disfrutando y haciendo disfrutar a todos los que tuvimos la suerte de participar del evento.

Espero que, después de una serena reflexion, sus organizadores se animen a seguir adelante. Sería una pena dejar morir una iniciativa con tantas posibilidades como las que he visto en este bello lugar del Pirineo navarro.

A continuación incluyo un pequeño resumen fotográfico del evento.


Edu "Big Hands"


Paul San Martin                                                                                                                        Iker Piris


Miki Nervio & The Bluesmakers                                                                                                                          Sister Marion


Big Mama Montse                                                                                                                                       Edu "Bighands" & Tofol Martinez


Big Mama Montse                                                                                                                                             Sister Marion & Paul San Martin


Joan Pau Cumellas                                                                                   Danny Boy


Antonio Serrano                                                                                                                           Big Mama Montse & Antonio Serrano


Danny Boy


Iker Piris

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA FESTIVAL BLUES HONDARRIBIA
14 a 17 Julio 2016

Se hace difícil escribir cada año una crónica del Festival de Blues de Hondarribia ya que, dada la calidad que siempre ofrece este gran evento bluesero, las crónicas pueden resultar repetitivas y carentes de originalidad porque una y otra vez se repiten los mismos adjetivos y las mismas alabanzas para plasmar el ambiente del festival  y de este modo poder reflejar para quien no haya podido asistir, el ambiente y los excelentes conciertos que durante cuatro días se viven en la bella localidad de Hondarribia, que hacen que se convierta en cita obligada para los amantes del blues y el aficionado a la buena música en general.

Vista de los escenarios Benta y Blues Village desde la playa

Este año el festival venía precedido de algunas noticias preocupantes sobre su continuidad, probablemente debido a una serie de problemas burocráticos, problemas que sin duda generan cansancio entre sus organizadores y hacen que puedan llegar a plantearse tirar la toalla. Por si sirve de algo, para todos los aficionados al blues es un orgullo (que también debería serlo para el municipio de Hondarribia, sus autoridades y todos sus habitantes) que, con sólo once años de existencia, haya alcanzado un nivel y una proyeccion internacional que lo sitúan entre los mejores de Europa. Por experiencia propia puedo afirmar que cuando en cualquier lugar de Europa o Estados Unidos he mencionado el festival, todo el mundo se deshace en alabanzas y buenas palabras habiendo sonseguido situar a Hondarribia en el mapa mundial del blues y ser conocido y apreciado por los aficionados de los cinco continentes que son muchos. No en vano ha sido reconocido con el prestigioso premio Keeping THe Blues Alive otorgado por la Blues Foundation de Memphis. Un festival que hace felices a muchísimos aficionados que fielmente acudimos cada año a esta gran "Fiesta del Blues", por lo que esperamos la colaboración de todos los implicados para mantenerlo vivo y con buena salud.

Dicho esto, los actos del festival se inician la noche del jueves en el escenario Benta. Los encargados de abrir el fuego son TOTA BLUES DUO, con Tota a la armónica, voz y guitarra en algunos temas y Martín J. Merino a las guitarras y dobro. Este dúo practica el más genuino blues de Chicago, su forma de interpretarlo es sincera, no pretenden nunca sorprender o adornar su actuación con recursos innecesarios, sino que lo basan todo en el sentimiento (no exento de técnica) y la pasión con que abordan sus conciertos, lo que siempre se agradece. Tanto en su set inaugural como en el del mediodia del sábado en el escenario Village, ofrecieron un repertorio de clásicos de Chicago, que ellos hacen suyos y en algún que otro tema propio. Realmente muy apropiados para todos los amantes del blues más genuino.


Tota Blues Dúo en el escenario Benta


Tota Blues Duo en el escenario Blues Village

LURRIE BELL es otro bluesman auténtico y de los que uno ya sabe de antemano lo que va a escuchar. Siempre es un placer volver a verle, sobre todo si está acompañado por músicos habituales de la escena del blues en Chicago como son Roosevelt Perifoy al teclado, Melvin Smith al bajo y Willie Hayes a la batería. Después de haber estado algún tiempo mermado fisicamente, ha vuelto por sus fueros y está mucho más entregado en el escenario. Una vez más el escenario Benta se llenó de los auténticos sonidos del más áspero blues de Chicago. Estuvo fino a la guitarra, deleitándonos con temas bien conocidos como "Just a Little Bit", "Big Legged Woman", "Messin' With The Kid" o "Hoochie Coochie Man" ademas de un par o tres intensos lentos como "The Sky Is Crying". Un buen concierto de puro blues de Chicago.


Lurrie Bell

Para acabar la noche uno de los nuevos y jóvenes valores en alza, MR. SIPP. Desde que se erigió en ganador del International Blues Challenge en 2014, ha conseguido un enorme reconocimiento a nivel internacional, lo que le ha llevado a actuar por Estados Unidos y Europa por lo que había generado una gran expectación que no se vió defraudada. Se presentó en formato de trio, basando su repertorio en el más actual y electrizante blues de Mississippi. A pesar de pertenecer a esa nueva generación de guitarristas que basan su intepretación en poderosos solos de guitarra con mucha técnica y volumen, no por ello pierde la esencia del blues más genuíno como demostró en su homenaje a BB King con "The Thrill Is Gone" o mostrando su conocimiento de los diversos palos y ritmos del blues desde shuffles hasta temas lentos, interpretando incluso un par canciones al teclado. Además es un buen showman que sabe conectar con el público. En mi opinión si puliera algo su estilo estaría llamado a ser uno de los grandes nombres del blues dels siglo XXI.


Mr. Sipp

Después de una relajada jornada, donde es obligado hacer turismo y degustar la sabrosa cocina vasca, al atardecer se inician los conciertos. En la plaza de Armas debutan BOB CORRITORE y JUNIOR WATSON. Por un problema administrativo no ha viajado el pianista FRED KAPLAN, pero sin embargo y a pesar de sus 91 años, HENRY GRAY se ofrece a sustituirlo, lo que nos ha dado la oportunidad de poder ver la misma formación en tres ocasiones, el viernes tarde en la plaza de Armas, el sábado noche, donde Henry Gray recibe el premio Blues Hondarriba, en el escenario Benta y el domingo a mediodia en el Blues Village. Aunque pudiera parecer lo contrario, han sido tres oportunidades únicas e irrepetibles de poder disfrutar con uno de las últimas leyendas vivas del blues.

Últimamente JUNIOR WATSON practica un blues muy tranquilo y elegante, bien interpretado, que alterna con algunas composiciones latinas que no acaban de conectar con el público hasta la aparición en escena de BOB CORRITORE que da al repertorio un aire mucho más bluesero. Además de un excelente armonicista, BOB CORRITORE es un gran aficionado que realiza un incesante trabajo en diversos campos del blues. West Coast, Chicago, lentos, algún que otro tema en menores con Corritore a la cromática, además de bellos tributos a Charles Brown y Lazy Lester, aportan diversidad a los conciertos. A pesar de su edad HENRY GRAY todavía conserva su toque al piano y una razonable buena voz. Es emocionante verle tocar, con una expresion seria pero a la vez contento, disfrutando de la oportunidad de poder interpretar sus blues y de la calurosa acogida del público sin negarse en ningún momento a firmar discos o hacerse fotos. Aunque no por escuchados mil veces, standards como "Goin' Down Slow", "Ain't No Use" o "Stagger Lee" suenan tan auténticos, ponen la piel de gallina y hacen que el espiritu de aquellos grandes bluesmen como fueron Muddy Waters, Howlin' Wolf, Robert Lockwood Jr., Jimmy Reed o Jimmy Rogers planean sobre nuestras cabezas.

Como ya es habitual, en el concierto del sábado noche se reconoce la trayectoria de toda una vida dedicada al blues con el premio Blues Hondarribia. En esta ocasión y como no podía ser de otro modo, Henry Gray, nacido en 1925, ha sido el receptor de dicho premio, convirtiéndose en el eje central de la actuación donde los grandes maestros como Junior Watson y Bob Corritore se pusieron a su servicio realzando en todo momento al maestro y de este modo rendir también homenaje a esta leyenda viva del piano blues mas ortodoxo.

Tres grandes conciertos que gracias a la profesionalidad de los músicos que los han hecho variados y amenos, han resultado cortos, además de una oportunidad irrepetible de tener a Henry Gray entre nosotros.


Bob Corritore, Junior Watson y Henry Gray en el escenario de la Plaza de Armas (viernes)


Henry Gray y Bob Corritore en el escenario Benta


Junior Watson y Henry Gray en el escenario Blues Village el domingo

La cantante y armonicista SWEET MARTA es uno de los nuevos valores del panorama del blues español. Dotada de una poderosa voz y de un "big fat tone" a la armónica, bebe de las fuentes de cantantes como Lou Ann Barton o Koko Taylor y de armonicistas como William Clarke, Gary Primich o Slim Harpo. Con estas influencias y sabiendo de su devoción por el West Coast y el blues de Chicago, sus conciertos son siempre garantía de genuíno y buen blues. Además cuenta con el respaldo del excelente y versátil guitarrista Johnny "Big Stone", que conoce a la perfección todos los "palos" del blues, y una eficaz sección rítmica con Little Jordi al bajo y contrabajo y Regi Vilardell a la batería. Particularmete me gustó mas su concierto del viernes noche en el escenario Benta donde la vi más suelta que el del sábado tarde en la calle San Pedro, aunque en ambos ofrecieron un bien escogido y poderoso repertorio con temas como "Wang Dang Doodle", "You Can Have My Husband" "Voodoo Woman", "Blowin' The Family Jewels" o incluso algún tributo a Little Richard.


Sweet Marta & The Blues Workers en el escenario Benta


Sweet Marta & The Blues Workers en el escenario de la calle San Pedro

La potencia y calidad vocal de SHEMEKIA COPELAND es innegable y realmente sorprendente. Tiene un registro vocal que te deja anonadado y si a ello se añade un muy cuidado y variado repertorio y una banda de calidad además de bien conjuntada, el resultado es un concierto intenso, interesante y atractivo, basado especialmente en la fuerza vocal de la artista. No es la primera vez que actuaba en Hondarribia y nuevamente volvió a convencer. Blues, gospel e incluso algún que otro tema más rockero hechos a la medida y para el lucimiento de Shemekia, como "Married To The Blues", "Ain't Gonna Be Your Tatoo" o "The Battle Is Over", como ya he dicho respaldada por una banda que la conoce perfectamente y que ponen toda su experiencia y buen hacer al servicio de la artista.


Shemekia Copeland

Para cerrar la noche del viernes se presentaban en Hondarribia los flamantes vencedores del European Blues Challenge 2016 celebrado en Torrita di Siena, es decir los noruegos ERIC SLIM ZAHL & THE SOUTH WEST SWINGERS. El recuerdo de su paso por el concurso era el de una banda de muchos recursos, con un show lleno de garra, basada sobre todo en la fuerza de su pianista y del cantante, guitarrista y lider de la banda. Su set empezó muy bluesero para ir moviéndose paulatinamente hacia el jump blues, el rock & roll, con algunos sonidos inspirados en los años 50. Con muchas ganas de agradar, se entregaron a fondo, con electrizantes solos de guitarra, algunos de ellos entre el publico, percusivos riffs de piano donde lo faltó un guiño al boogie-woogie, donde la cruda voz de su cantante puso el contrapunto ideal para un concierto de muy alto voltaje.

 
Eric Slim Zahl & The South West Swingers


BIG MAMA MONTSE se presentaba en esta ocasión en formato eléctrico con una banda al uso formada por Isaac Coll al bajo, Andreu Moreno a la batería y su actual guitarrista Tofol Martínez, un versátil y efectivo instrumentista que en todo momento realzó el trabajo vocal y el de la segunda guitarra de Big Mama Montse. Clásico blues de Chicago con algunas incursiones en el blues de vodevil o en el country roots, sin apartarse nunca del blues más genuíno pero sin caer en los standards muy conocidos, además de incluir algún tema propio, lo que da a su repertorio una aire muy original y un estilo muy personal de interpretarlos. La experiencia de Big Mama Montse sobre el escenario es innegable y en todo momento supo mantener un buen nivel que no decayó en ningún momento, además de ganarse la atención y el respeto del público tanto en su concierto del sabado en el escenario Blues Village (donde también invitó a Tota en un par de temas) como el domingo por la tarde en el escenario de la calle San Pedro.


Big Mama Montse & Tofol Martínez en el escenario Blues Village


Big Mama Montse en el escenario de la calle San Pedro el domingo

La sesión de la noche del sábado se inicia con la banda local SERIOUS BUSINESS grupo formado en 2015. Pese a su juventud suenan contundentes mezclandp con acierto blues y rock duro con toques de "americana", aunque también incluyen algunos temas de corte más funk, junto a otros donde el rhythm & blues y el jazz también están presentes. Ben trabajo de todos ellos en especial de su cantante, guitarrista y slide Aitor Badiola y de su bajista María Armendariz, bien respaldados por batería y teclados. Es curiosa su mezcla de temas cantados en inglés y en vasco. Acaban de grabar su primer EP titulado "Really Serious" que seguramente contribuirá a dar una mayor proyección al grupo, que realmente destellan calidad y buen hacer en su intervención en el festival.


Serious Business en el escenario Benta

Si en un escenario se reúnen once musicos de calidad, el colorido, la fuerza y la intensidad están garantizados. Y si además la banda realiza un tributo a la inolvidable Etta James con incursiones al blues, el soul o el swing, posee todos los ingredientes para meterse al público en el bolsillo. Este es el caso de THE ETTA JAMES EXPERIENCE una banda holandesa con una explosiva sección de viento, una excelente e impresionante voz principal a cargo de Floor Kraayvange y dos segundas voces femeninas, un teclista muy comunicativo, además de un buen guitarrista, bajo y batería. Todos ellos configuran un gran espectáculo para satisfacer a los buenos amantes de la música negra pero también al público en general. Un repertorio ameno y variado con temas como "Tell Mama", "Something Gotta Hold On Me" o "Rock Me Baby" y por supuesto algunos de los grandes éxitos de Etta James como "I'd Rather Be Blind", "At Last" o "Sugar On The Floor", que hicieron las delicias de todo el público en un concierto lleno de buena música y mucha energía que se hizo corto.


The Etta James Experience en el escenario Benta

Los RED HOUSE ya habían realizado un concierto en la tarde del sábado que coincidió con el de Sweet Marta. En esta ocasión fueron los encargados de abrir la sesión de mediodía en el Blues Village. En un ambiente distendido, saboreando una excelente paella, capitaneados por Jeff Espinoza y Francisco Simón junto a Manuel Bagués al bajo y Carlos Sñanchez a la batería, demostraron que son una banda todo terreno que conocen perfectamente los resortes del blues, combinando energía y sutileza a partes iguales. Su repertorio se movió a los terrenos más trillados del blues, para de este modo contribuir al ambiente festivo que el momento requería, consiguiendo en todo momento agradar con su buen hacer fruto de sus muchos y largos años de carrera y a la colaboración de algunos de los músicos de los incombustibles Travellin' Brothers y algún otro músico invitado como el bajista Jafo de los Bluedays.


Red House en el escenario Blues Village el domingo

Poco a poco se va acercando el final del festival pero aún nos quedan buenos momentos por degustar. NO MORE BLUES son una banda de Pamplona formada por nada menos que once musicos, nueve hombres y tres mujeres (una teclista y dos cantantes a las que en algunos temas se les une una voz masculina) que incluye una seccion de cuatro vientos, dos guitarras, teclados, bajo y batería. Su repertorio se mueve básicamente en el soul de los años 70, aunque también incluyen rhythm & blues, swing, algo de funk y algún que otro blues. En esta ocasión ofrecieron una selección de temas formado por muchos de los grandes standards bailables de la musica soul y la música negra, perfectos para levantar el ánimo de todo el público. Los tres cantantes mostraron un buen nivel vocal, aunque en algunas ocasiones las dos vocalistas femeninas parecieron algo rígidas, lo que es totalmente desaconsejable para interpretar este tipo de música. No obstante el grupo somó empastado, contundente, mostrando que saben el terreno que pisan y cómo hacer disfrutar al respetable, contagiando el ritmo de todos y cada uno de los temas y las ganas de bailar. 


Los tres vocalistas de No More Blues en el escenario Benta

El festival se nos va escapando de las manos pero aún nos queda una magnifica perla para poner el broche de oro a estos cuatro dias de blues. Directamente desde Chicago una de las voces más representativas de la ciudad del viento, Mrs. DEITRA FARR, acompañada por dos grandes músicos, el espectacular RAPHAEL WRESSNIG al Hammond y ALEX SCHULTZ a la guitarra. Inicia el concierto Raphael interpretando una serie de temas tremendamente funky que sorprenden a todo el publico por la espectacularidad de su puesta en escena, para dar paso a esta gran dama del blues de Chicago, bien acompañada en todo momento por la elegancia y el buen hacer de la guitarra de Schultz y los efectivos solos de Alex, junto a saxo, trompete, y batería (curiosa la ausencia de bajo), quienes en todo momento realzan la poderosa voz llena de feeling y al mismo tiempo la elegancia de esta cantante que supo mezclar con acierto temas propios con unos pocos standards de blues y deleitarnos con algunos otros de corte más soul y un par de estremecedoras baladas bluesy como una electrizante versión de "Worried Life Blues". Deitra poco a poco fue ganando en tono e intensidad en un concierto muy gratificante para cerrar de forma sobresaliente el festival.


Deitra Farr en el escenario Benta el domingo noche

Y para que no nos vayamos tristes, acabamos todos bailando en una gran jam final en el escenario Blues Village con muchos de los artistas participantes en el festival, más algunos invitados. Un lujo ver juntos en el escenario a Carlos Malles, Henry Gray, Bob Corritore, Los Travellin' Brothers, Jorge Otero, Alex Schultz, Raphael Wresslin,Tota, Martin Merino, Big Mama Montse, Francisco Simón.... y más musicos disfrutanto y haciendo disfrutar al público en un alegre fin de fiesta para poner punto y final a un magnífico festival al que ya estamos deseando volver.


Texto y fotos: Roser Blues

 

 
 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA FESTIVAL BLUES GÖTEBORG (SUECIA)
30 Junio, 1 y 2 Julio 2016

Gracias a la amabilidad de Göran Andersen y Beng-Ove Gothlin, he tenido la oportunidad de viajar a Göteborg para descubrir un excelente festival de blues que se celebra desde hace catorce años en un paraje idílico, un espléndido parque junto a un bello lago de aguas cristalinas rodeado de una exuberante y verdísima vegetación. En este magnífico entorno, he podido conocer y disfrutar de un festival de no muy grandes dimensiones pero donde han brillado la calidad de todos los músicos participantes, la buena organización y el empeño de todos cuantos trabajan en el mismo para conseguir un ambiente distendido, relajado y muy agradable.

Para mí ha sido altamente gratificante conocer este paraje maravilloso, donde escuchar blues se convierte en un auténtico placer y que, además de artistas ya consagrados, me ha permitido también descubrir una serie de bandas locales totalmente desconocidas para mi que me han sorprendido por su gran calidad y conocimiento del género.

Después de asistir la tarde-noche del jueves a un concierto en directo en la terraza de en un típico restaurante de la ciudad, a las 18,00 y con una puntualidad exquisita se inician las primeras actuaciones del festival que, tanto el viernes como el sábado corren a cargo de grupos locales. Una ocasión única para familiarizarme con grupos como WANDERING PEGGY un trío formado por voz, guitarra, contrabajo y la propia Peggy a la percusión que interpretan un blues pantanoso y oscuro con inflexiones a lo Tom Waits que hacen que los verdes prados y bosques suecos parezcan volvere el profundo sur del Mississippi, o RICHARD TOHLER BAND, una banda que puede interpretar una gran variedad de estilos y que, tras un inicio con influencias del heavy rock, suavizan su interpretación para adentrarse en un blues más clasico con buenos shuffles e incluso un tema en menores, ganando enteros a medida que transcurría su set.


Wangering Peggy                                                                                                                     Richard Tohler Band

Lamentablemente me perdí otro de los grupos locales, BLACK CAT BONE, con el que se abría la sesión del sábado a las 17,00 horas por culpa de un tema logístico. El mal sabor de boca por mi retraso, quedó totalmente compensada con el fabuloso concierto del grupo GUMBO, una banda formada por guitarra y voz, piano, bajo, batería, y dos saxos con un buen nivel que, aunque beben de las fuentes de New Orleans, poseen también un amplio repertorio que incluye boogie, rhythm & blues, blues de la Louisiana e incluso algo de soul, resuelto con profesionalidad por todos los integrantes del grupo, destacando las buenas facultades vocales de su cantante y guitarrista Mikael Westman.


Gumbo

Sin duda una de las sorpresas de estas bandas suecas fueron los KNOCK OUT GREG & THE WEST COAST GRINDERS. Con un look totalmente West Coast se pasearon con solvencia y efectividad por un repertorio que rinde homenaje desde formaciones como Sugar Ray & The Bluetones hasta Mark Hummel, Lynwood Slim o incluso James Harman. Aunque Greg basicamente se empleó a fondo con la armónica, también mostró sus facultades como cantante y guitarrista, bien respaldado por el resto de los integrantes del grupo.


Knock Out Greg & the West Coast Grinders

Para finalizar esta pequeña reseña de los grupos autóctonos, destacar el excelente concierto realizado por quizas el más conocido de todos ellos a nivel europeo, gracias a su participación en 2016 en el European Blues Challenge celebrado en Torrita di Siena (Italia). Me refiero a IDA BANG & THE BLUE TEARS. A pesar de su juventud, están en muy buen camino para consolidarse como una de las bandas europeas con mayor proyección y que, siendo todos ellos muy jóvenes, poseen una gran calidad y tienen las ideas muy claras de hacia dónde quieren ir, lo que demostraron con creces sobre el escenario. Una banda a la que auguro un gran futuro por delante.


Ida Bang

Todas las formaciones suecas que pudimos ver durante los dos días del festival me causaron una muy buena impresion y fueron un buen preludio del resto de los conciertos que conformaban un cartel de grandes nombres europeos e internacionales.

El country blues rock con tintes sureños y de música americana con raices estuvo muy bien representado por dos grandes mujeres que actualmente son punteras en el género: STACIE COLLINS y KELLIE RUCKER. La tarde-noche del viernes Stacie Collins se convirtió en un auténtico torbellino, contagiándonos toda su energía a la armónica y la voz. Nacida en Oklahoma pero afincada en Nashville, actualmente ha conseguido una gran reputación en Europa. Su voz a veces rota y su armónica incisiva y llena de ritmo más el respaldo de unos buenos músicos hicieron las delicias de todos los asistentes que no pudimos por menos que acabar bailando, en un concierto que se hizo corto.


Stacie Collins

KELLIE RUCKER es actualmente una figura consagrada. Desprende un poderoso magnetismo, con buenas y grandes dosis de rock y blues. Sus aptitudes, tanto vocales como tocando la armónica, son de una inmensa riqueza sonora. Con la armónica Kellie posee lo que llamaría un ‘sweet-big-fat-tone’ y como cantante y compositora es lúcida, convincente y de un poderío absoluto. Además atesora cálidos y precisos dotes vocales, con una tonalidad desgarradora y rabiosamente comunicativa haciendo alarde de una enorme capacidad creativa francamente envidiable, que demostró a lo largo de todo su concierto.


Kellie Rucker

Mención aparte merecen nuestros TRAVELLIN' BROTHERS. Desde que el pasado 2015 ganaron el European Blues Challenge celebrado en Bruselas, no han parado de tocar y viajar por Europa y, en todos los escenarios que han pisado, se han metido siempre al público en el bolsillo, por lo que actualmente se han convertido en uno de los grupos mas reconocidos y soliciados del viejo continente. Para mi es un gran orgullo y una satisfacción verles triunfar en festivales tan alejados de nuestro país. Se hace difícil ser objetiva pero, musicalmente hablando, poseen ya una gran experiencia y demuestran su solvencia, gracias a un show perfectamente estudiado que conecta inmediatamente con el público. Si Jon Careaga es el encargado de cantar y transmitir todo el feeling de la banda, el resto de los músicos contribuyen con un trabajo de equipo y mucha profesionalidad a conseguir un sonido empastado y lleno de ritmo que no deja a nadie indiferente. En Göteborg volvieron a demostrar que su buen hacer, su tesón y su indudable calidad les está llevando muy lejos y que hoy en día son quizás el grupo nacional con más proyección a nivel internacional, habiendo conseguido ya una bien ganada fama, que les hace ser reconocidos y apreciados en multitud de paises europeos.


Travellin' Brothers

Para finalizar la noche del viernes uno de los platos fuertes del Festival. Directamente desde Chicago MUD MORGANFIELD. Indudablemente Mud se parece mucho a su padre y su voz está impregnada del mismo tono e inflexiones que él utilizaba y, en muchos momentos, me hizo soñar que estaba viendo al gran Muddy. Sin embargo su actuación en Göteborg tuvo para mi dos handicaps, el primero y más importante, no tocar la guitarra, que fue siempre interpretada por el guitarrista de la banda que realizó un trabajo más que correcto, y el segundo, permanecer todo su concierto sentado, lo que le restó energía. Basó su repertorio en temas poco conocidos de Muddy, dejando para el final algunos de los más populares como "Mannish Boy" o "Got My Mojo Working". Personalmente agradecí esta selección de temas no demasiado populares, lo que en mi opinión dio más autenticidad y valor a su concierto que, en todo momento, resultó entretenido, especialmente si cerramos los ojos y nos dejamos llevar por la ilusión de tener frente a nosotros al añorado Muddy.


Mud Morganfield

Debo confesar que siento debilidad por los B.B. & THE BLUES SHACKS desde que los descubrí, hace ya bastantes años, en la Jazz Cava de Terrassa acompañando a Angela Brow, teniendo después la gran suerte de poderlos traer a Hospitalet cuando estaba en la Junta de la Sociedad de Blues de Barcelona. Desde entonces he seguido su trayectoria, por lo que me apetecía mucho su concierto que cerraba el festival la noche del sábado. Nuevamente no me defraudaron en absoluto. Poseen un sonido vitalista pero a la vez sobrio y extraordinariamente bien trabajado, lo que les permite interpretar con gran fuerza y energía un repertorio basado en los sonidos de los años cuarenta y cincuenta con influencias que van desde T- Bone Walker hasta Pee Wee Crayton en lo que al sonido tejano se refiere, pasando por el blues de Chicago en la línea de Jimmy Rogers o Little Walter, mezclando con acierto y esmero un poco de blues tejano con otro poco de jump blues, algo de soul y ese toque de rhythm and blues de los cincuenta tan propio del grupo. A destacar también la voz y, sobre todo, el trabajo que Michael Arlt realiza con la armónica diatónica, tanto amplificada como acústica y en especial con la cromática, de la cual es un consumado maestro, además de los excelentes solos de guitarra de Andreas Arlt, junto al increible trabajo del bajista Henning Hauerken. Un gran concierto para cerrar un muy buen festival.


B.B. & The Blues Shacks

Göteborg y su acogedor festival me han sorprendido muy gratamente por su maravilloso entorno, buena organización y calidad de su cartel. Nuevamente agradecer a la organización sus múltiples atenciones y espero tener la oportunidad de poder volver en alguna otra ocasión.


Texto y Fotos: Roser Blues

 




 


 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

CRÓNICA FESTIVAL BLUES BENICASSIM
3 a 5 Junio 2015

Asistir al festival de blues de Benicassim se ha convertido en una muy sana costumbre. La no demasiada lejanía de nuestra ciudad de Barcelona, el buen clima que ya presagia el verano, la gratuidad de todos los actos, la amabilidad de sus organizadores con Maquel y Jose al frente y el interesante y variado cartel que cada año ofrecen al aficionado, hacen que el festival sea una cita obligada para todos los amantes del blues durante el primer fin de semana del mes de junio. Quizás la única objeción sea la poca disponibilidad de asientos en el escenario de los conciertos de la noche y especialmente este año la penosa y escasa iluminación de los conciertos del mencionado escenario donde prácticamente no se veía a los artistas participantes que actuaban en la penumbra. Ello no es óbice para que, a lo largo de todo el festival, hayamos podido disfrutar de excelentes y grandes conciertos

El festival ofrece también múltiples actividades complementarias como exposiciones fotográicas, amenas y variadas masterclasses a cargo de grandes especialistas, talleres, actividades infantiles, mercados de discos de blues, animados pasacalles, exhibiciones de lindy hop y una buena variedad de simultáneos vermuts-blues los mediodías y tardes del viernes, sábado y domingo, en diferentes bares y plazas del centro de la villa donde, este año, grupos como la BENICASSIM BLUES BAND, MR. GROOVY & THE BLUE HEADS. LOS GUMBO BLUES, LAS AUTENTICAS, TOMACCOS, MUDDY WINE, BOSCH & RABADAN, ANDHREA & THE BLACK CATS o CORTO MALTES & BARBARA BREVA han rivalizado para llenar de alegría y buen blues bares, terrazas y plazas.

 

Algunos momentos de los vermuts blues

Los conciertos principales se realizan en tres escenarios diferentes, los de la tarde en la acogedora plaza de los Dolores, los de la noche en la plaza de la Estación y el de la tarde-noche del domingo junto a la playa en un escenario enmarcado por la espectacular Torre de San Vicente.

La plaza de los Dolores tiene diversas terrazas que cada tarde se han llenado de público desoso de disfrutar de buen blues entre cervezas y tapas.

Para abrir la sesión del viernes LOS GUMBO BLUES, un dúo de gran originalidad venido desde Canarias formado por Alberti Gulias a la voz, armónica y percusión y Reinaldo Rivero a la guitarra y coros. Aunque sólo son dos musicos, suenan casi como una auténtica banda, ambos poseen una técnica muy particular a sus respectivos instrumentos lo que les hace totalmente diferentes a los dúos al uso, además de realizar un variado repertorio donde no falta el blues del Delta, los shuffles, el blues de Chicago e incluso el swing o el soul. Una excelente manera de empezar a sumergirse en el festival.

TOMACCOS son un joven cuartelo madileño surgido, si no estoy equivocada, de la Escuela de Blues de Madrid que mezclan con habilidad el swing, los ritmos de Nueva Orleans, el country, la música criolla con influencias francófonas o incluso el hillbilly con un repertorio acustico muy variado interpretado a base de guitarras, washboard,  contrabajo, clarinete y voz que a veces recuerda aquellas canciones de los jubilees y los minstrel shows. Alegres y desenfadados son ideales para cerrar la tarde del viernes en la animada plaza de los Dolores.


Los Gumbo Blues                                                                                                                                                          Tomaccos


Los Gumbo Blues                                                        Tomaccos                                                                                                Tomaccos

La segunda sesión de conciertos en la plaza de los Dolores presenta a dos bandas emergentes y con un buen futuro por delante. Los gallegos ANDHREA & THE BLACK CATS son una formación de jóvenes músicos liderdos por la melodiosa voz de Andhrea. Ganadores el pasado año del concurso de bandas noveles de la SBB, han realizado innumerables conciertos por Galicia y ahora están dando el salto para ser reconocidos a nivel nacional. Basan su estilo en la recuperación de viejos clásicos del blues pero también les gusta recuperar oscuros y viejos temas de los años 20, dando un sentido a las letras junto a un aire propio y original que hace que los temas suenen diferentes.


Andhrea & The Black Cats


El TRIO LUKUMI son una escisión de los onubenses Mr. Groovy. Si los Groovy se decantan más por el soul, el funk y el groove, los LUKUMI se decantan más por el swing y el rhythm & blues. Con su desparpajo y buen hacer realizan un repertorio para satisfacer a un público muy variado pensado para goce y disfrute de todos cuantos les escuchan y que sin duda consiguieron en la abarrotada plaza de los Dolores en la tarde noche del sábado.


Trio Lukumi

Como en ediciones anteriores, el gran escenario de la Plaza de la Estación es donde se concentran las actuaciones más relevantes del Festival. Un escenario con buena visibilidad pero que adolece de falta de más asientos y, este año, de una iluminación bastante deficiente. A pesar de estos dos inconvenientes, todos los artistas programados tanto la noche del viernes como la del sábado han brillado a gran altura y nos han dejado muy buen sabor de boca.

MR GROOVY & THE BLUE HEADS vienen de Cádiz y practican un repertorio que mezcla el blues con el soul y el funky. La banda está formada por músicos de diferentes nacionalidades, lo que les da un aire muy ecléctico, tanto cuando interpretan sus propias composiciones como cuando realizan versiones. Una buena y engrasada sección rítmica, un saxo y un trombón con bastante feeling, una elegante guitarra y un buen trabajo del resto de los integrantes del grupo consiguen llamar la atención e interesar a todos los asistentes en esta primera actuación de la noche del viernes.

Los BLUEDAYS son una banda solvente que siempre cumplen en el escenario y si además cuentan con el refuerzo de VELMA POWELL a la voz y FRANCISCO SIMON a la guitarra, es garantia de un buen concierto. Velma es una cantante que conoce bien los recursos, que emplea en un repertorio variado donde alterna standards con temas propios. Su voz es cálida y de buen registro lo que le permite abordar desde temas lentos hasta shuffles llenos de ritmo. Por su parte FRANCISCO SIMON es un guitarrista curtido en mil batallas, de buena y efectiva técnica, lo que le proporciona vistosidad en el escenario. Los Bluedays son una banda sólida, bien empastada y que en este caso contribuyeron a realzar el trabajo de ambos solistas en un concierto gratificante en el que, a pesar del cansancio, Velma estuvo a la altura de las circunstancias.


Velma Powell & The Bluedays con Francisco Simón

Si los conciertos del viernes tuvieron un gran nivel, los de la noche del sábado brillaron a gran altura. No soy una gran entusiasta del power blues y de esos guitarristas que basan su estilo más en la técnica y la rapidez que en el sentimiento, pero debo reconocer que LAURENCE JONES tiene algo especial que le hace diferente de guitarristas similares. Pertenece a la nueva hornada de jóvenes guitarristas del rock blues británico y posee esa intención e intensidad de los grandes guitarristas de blues, lo que hace que a pesar de sus concesiones a la galeria, sus conciertos no pìerdan la esencia del blues. Está bien respaldado por un contundente bajo y batería que marcan el ritmo con precisión milimétrica y sobre los que Laurence puede elaborar todos sus recurso técnicos que son muchos. Posee también una voz que sabe modular en cada momento para dar más intensidad a sus intepretaciones. Espero siga manteniendo ese feeling bluesero que, en mi opinión, le da credibilidad en el campo del blues. Su show en Benicassim estuvo lleno de buenos momentos, deslumbrando en todo momento a todos los espectadores.


Laurence Jones

Sin duda no podía haber un mejor modo de finalizar la noche del sábado que la que nos brindaron LOS TRAVELLIN' BROTHERS quienes, en esta ocasión, venían acompañados de un invitado de muchos quilates como es SUGARAY RAYFORD. Nacido en Texas, es un excelente cantante que combina perfectamente el blues, el soul y el gospel que adereza con gotas de funk y rhythm & blues, un hombre que desde el primer minuto que pisa un escenario se convierte en un auténtico showman, se entrega y da siempre lo mejor de si mismo. Con su imponente figura y su magnifica voz se metió al público en el bolsillo, gracias a sus buenas dotes como cantante y entertainer, siempre bien respaldado por los Travellin' Brothers que cumplieron perfectamente con su cometido de arropar a la estrella a lo largo de un repertorio muy variado siempre dentro del estilo de este gran artista. Un magnifico fin de fiesta con Jon Careaga y Sugaray Rayford cantando juntos, e invitando a algunos músicos de otras formaciones. Una magnifica forma de acabar la noche.


Travellin' Brothers


Sugaray Rayford

Para clausurar el festival, éste se traslada en la tarde-noche del domingo al paseo junto a la playa y la bella torre de San Vicente. Un bello escenario para despedir el festival con dos grandes grupos.
Desde Italia, el encanto de VERONICA SBERGIA acompañada por sus RED WINE SERENADERS es siempre destacable. Ganadora del European Blues Challenge en 2013 celebrado en Toulouse, Veronica es una artista diferente y muy original. Su repertorio se basa en el country blues, el ragtime, las jug bands y la música campestre de los años 20 y 30 del pasado siglo. Se acompañan únicamente de instrumentos acústicos, Max De Bernard está al contrabajo y las guitarras resophonic y la mandolina, Dario Polerani está al contrabajo, mientras Veronica, además de cantar, toca el ukelele, el kazoo o el washboard. Forman un grupo elegante y a la vez diferente y muy refrescante, a  los que siempre es agradable de escuchar. Poco a poco fueron conectando con el público, lo que hizo que gradualmente su actuacion fuera ganando enteros finalizando a un muy buen nivel.


Veronica & The Red Wine Serenaders
 

Es también tradicional que la última actuación del festival sea una formación o big band que practique el jump blues. En esta ocasión una nueva banda capitaneada por el pianista ENMA FERNANDEZ, excelente versioneador de Jerry Lee Lewis, que ahora ha iniciado un nuevo proyecto más orientado hacia el rhythm & blues, el swing y el jump. Para ello ha contado con grandes músicos especialistas en estos estilos como son Pol Prat y Jordi Prats a los saxos, Héctor Martin a la guitarra, Alvaro Taborda al contrabajo y Roberto Olori a la batería que saben perfectamente lo que se llevan entre manos y que contribuyen a dar fuerza y empaque al magnifico y percusivo piano y a la voz de Enma. Un repertorio basado en el swing, el west coast con algún toque jazzero en el que no faltaron guiños al rock and roll para deleite de todos los espectadores y aficionados en un conciertos que se hizo corto y que cerró con broche de oro una nueva edición de este entrañable festival que sin prisa pero sin pausa va ganando enteros y del que ya estamos esperando la edición del próximo año.




Lewis Enma Band

 

Texto y fotos: Roser Blues

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES LEGANES
20 a 22 mayo 2016

Con sólo dos años de vida, el Festival de Blues de Leganés se ha convertido en una de las citas ineludibles para el buen aficionado al blues. Ello se debe a la excelente organización y a un cartel que va ganando enteros y que, si sigue en esta línea, puede convertirse en uno de los referentes del blues y la música negra. Sus organizadores han apostado mayoritariamente por el blues, pero también están abiertos a otros estilos de la música negra como el soul e incluso el funk, para cubrir un amplio espectro de público aficionado a estos géneros musicales.

Los conciertos principales se han celebrado en el Teatro Egaleo, un bonito y agradable auditorio al aire libre con capacidad para unas 1.500 personas en sus gradas que, a pesar de conseguir que ambas noches tuvieran un excelente aforo de público, ha permitido disfrutar de los conciertos sin apreturas. Los dos únicos inconveniente han sido la configuración del foso, demasiado bajo siendo totalmente inadecuado para realizar fotografías, lo que ha llevado a que existiera demasiada distancia entre el escenario y los fotógrafos, y la iluminación de los músicos que, en muchas ocasiones, ha sido bastante deficiente. Además del Teatro Egaleo, también se han realizado pequeñas actuaciones en otras salas de la villa, como el siempre acogedor Hell Paso, el Derry Irish Tavern o La Eñe.

Iniciar la jornada del viernes en el Teatro Egaleo con MARCOS COLL & EDU BIGHANDS ya presagiaba una noche llena de música de calidad. Marcos y Edu son dos grandes bluesmen, por lo que la conjunción de ambos no defraudó en absoluto. Blues de alto nivel, interpretado con sentimiento y mucha profesionalidad, donde ambos músicos dejaron constancia de su enorme calidad, alternando clásicos como “See See Rider” o “Sweet Home Chicago” con otros menos conocidos. La presencia en algunos temas del guitarrista Stefano Ronchi dio variedad y vistosidad a una actuación ya de por si muy interesante.

Marcos Coll & Edu Manazas
 

Edu Manazas

Ganadores en 2014 del European Blues Challenge en Riga, A CONTRA BLUES confirmaron nuevamente que hoy en día son una de las bandas con mayor proyección y con uno de los directos más contundentes en el panorama del blues español. Su actuación incluyó algunos de sus temas más conocidos y populares como “Hiding”, “Brand New Car”, “Come To My Kitchen” o “Sinner Man” con otros en los que mezclaron con habilidad el swing, el western swing, el rock & roll y, por supuesto, su homenaje particular al flamenco. La impresionante voz de Jonathan Herrero, las electrizantes guitarras de Héctor Martín y Alberto Noel Calvillo resonaron impresionantes en la noche haciendo vibrar a un público totalmente entregado. Por supuesto mención especial para su bien engrasada sección rítmica con una Nuria Perich que, a pesar de su juventud, posee ya una gran veteranía y el buen trabajo de Joan Vigo al contrabajo, aunque también es experto en el bajo eléctrico.


A Contra Blues


A Contra Blues

Después de un periodo de cierto silencio y de haber renovado su banda, ADRIAN COSTA venia precedido de una gran aureola. Ciertamente Adrián es un buen cantante y excelente guitarrista y con su banda THE CRIERS está intentando dar un giro mas comercial a su carrera con un repertorio que prácticamente deja de lado el blues para adentrarse en otros géneros como el funk, el rhythm & blues e incluso el soul, el chill out, los aires latinos o el British pop que incluye en su repertorio con el tema de The Animals “Don’t Bring Me Down”. El grupo demostró su profesionalidad, especialmente gracias al trabajo de su teclista y organista. A pesar de la calidad de Adrián y todos sus músicos, en mi opinión les faltó credibilidad, no acabaron de conectar con el público y su repertorio quiso abarcar demasiados estilos, lo que condujo a no tener una línea bien definida.


Adrián Costa

Para cerrar la noche, una de las formaciones más en boga en la nueva corriente del soul español, AURORA & THE BETRAYERS. Aurora es una excelente cantante dotada de una voz recia y poderosa, en ocasiones desgarrada, pero siempre muy efectiva. Arropada por una formación de seis músicos más dos excelentes vocalistas de soporte, Aurora se sintió cómoda presentando algunos de los temas de su último disco “Vudu”. Su estilo se aleja de lo que podría considerarse como el soul americano, para beber de las fuentes de artistas como Amy Winehouse, Anastacia, Adele o Alicia Keys. Neo-soul muy actual pero adoleciendo a veces de poco ritmo que invitaba a escucharla cómodamente sentado en las gradas del Teatro Egaleo.


Aurora & The Betrayers

No hay mejor manera de acabar la noche que una visita a esa “bombonera” llamada Hell Paso, un diminuto pero super-acogedor club, donde Futre Rose nos atiende siempre a las mil maravillas.  Y si Blas Picón e Iker Piris están tocando auténtico blues a la guitarra y a la armónica, la fiesta es doble. Entre cerveza y cerveza, buen blues y buen rollo acabamos la primera noche del festival.
 

La jornada bluesera del sábado se inicia a mediodía en el bar La Eñe en la plaza de la Fuente Honda. Un magnífico día que invita a sentarse en su terraza para charlar y compartir cervezas y tapas. Allí nos espera CESAR CRESPO para amenizar el aperitivo. Una lástima que tuviera que tocar en el interior del local, ya que hubiera sido mucho mas agradecido hacerlo en el exterior. De todos modos y como no podía ser de otro modo, César estuvo a la altura y se encargó de hacernos pasar un rato muy agradable con buenas versiones de muchos y bien conocidos clásicos de blues.

Casi sin darnos cuenta cae la tarde y no hay que perderse como mínimo algunos de los últimos momentos del concierto de los BLUEDAYS en el Derry Irish Tavern, otro acogedor local a modo de taberna irlandesa. Fieles a su estilo, los Bluedays conocen perfectamente el terreno que pisan, por lo que sus conciertos son siempre fiables y no suelen defraudar y así lo demostraron en esta ocasión.


Bluedays

Nuevamente el Teatro Egaleo con una muy buena entrada acoge los conciertos de la noche. Los encargados de abrir el fuego son JOHNNY “BIG STONE” & THE BLUES WORKERS. Su repertorio es variado y abarca desde el Chicago al Texas blues con algunos toques de swing. Regi Vilardell a la batería proporciona el beat necesario y junto a Little Jordi al contrabajo, crean siempre ese ritmo machacón y envolvente que te invita a bailar y a moverte. Actualmente Johnny se ha convertido en un guitarrista muy versátil que domina todos los palos del blues y que puede interpretar a la perfección desde Stevie Ray Vaughan a Blind Blake, Bukka White, Skip James o Son House, además de pasearse con conocimiento y buen gusto por el Texas y el Chicago. No es de esos guitarristas que piensan que el blues son solos y más solos, sino que sabe acompañar y llenar los temas, como demostró cuando Little Jordi dejó su contrabajo e interpretó algunos blues a la armónica como el clásico “Blues For Horton” en una actuacion que fue altamente gratificante.


Johnny "Bis Stone" & The Blues Workers

No siento una gran predilección por la nueva hornada de guitarristas del power blues británico, sin embargo debo confesar que quizás el que más me atrae es LAURENCE JONES pues, aunque su actuación está mas cercana al rock, no pierde nunca las esencias del blues y en ocasiones sabe matizar y respeta los silencios tan importantes en el blues. Gracias a su juventud (22 años), su eterna sonrisa, su cara de "niño travieso" pero también su excelente y poderosa técnica a la guitarra, sabe conectar con el público que sale siempre entusiasmado de sus conciertos. Además posee una buena voz y está respaldado por un efectivo y efectista bajista y un buen batería. Su versión de “The Sky Is Crying” de Elmore James consiguió emocionarme, acabando su actuación con dos temas archiconocidos “Sunshine Of Your Love” popularizda por los Cream y “Cocaine” de JJ Cale.


Laurence Jones

El blues más genuino del south side de Chicago nos envolvió gracias a uno de los grandes bluesmen de la ciudad del viento, JOHN PRIMER, que estuvo bien acompañado por los hermanos Barez al bajo y batería (garantía de profesionalidad y buen hacer) y por el omnipresente Quique Gómez a la armónica. Con más de 70 años a sus espaldas y ser uno de los nombres míticos, pues no en vano ha tocado con todos los grandes del blues de Chicago, John demostró estar en muy buena forma, no paró de moverse por todo el escenario, siempre con ganas de agradar y conectando con el público, mostrando también su buen sentido del humor. Su repertorio estuvo salpicado de homenajes a algunos de los grandes como Magic Slim (de quien fue guitarrista) o Muddy Waters con temas como “Mannish Boy” o “Mojo Working”. Los Stones decían en una canción “It’s only rock & roll but I like ii” y, después de finalizar su concierto, sólo puedo decir “Es sólo southside blues, pero me gusta… y mucho”.


John Primer

No conocía a FREEDONIA y la verdad es que no me defraudaron en absoluto. Una banda bien ensamblada de nueve músicos, junto a la voz potente e incendiaria de su vocalista que, además, no deja de moverse, bailar y comunicar feeling a lo largo de un repertorio perfectamente escogido con un soul muy actual pero a la vez festivo y muy bailable, al que es imposible no sucumbir y que cierra con broche de oro las grandes actuaciones del festival.


Fredonia

Todavía quedaba una última sorpresa. Como siempre en el acogedor Hell Paso, donde esta vez pudimos acabar la fiesta con dos todo terreno como son PAUL ORTA y TONKY DE LA PEÑA que pusieron la guinda a un excelente festival hecho con gran dedicación y mucha ilusión por parte de sus organizadores. Enhorabuena y ya estamos esperando la edición del próximo año.


Paul Orta

Aprovechando nuestra estancia en Madrid, era obligada una visita a la jam que cada domingo organiza la SBM en la Taberna Alabanda, en detrimento de SUSAN SANTOS que cerraba el festival de Leganés. La amabilidad de Karina y todo el personal de la Alabanda, la excelente cocina y el blues de músicos como Marcos Coll, Osi Martínez, los Barez Bros, Stefano Ronchi, Juan Cruz, Betta Blues o Carlos Arsuaga hicieron que el tiempo pasara muy deprisa entre amigos, así que rápidamente nos dirigimos al Intruso para escuchar el auténtico blues del delta a cargo del Reverendo KM Williams, que nos transportó a esos viejos y destartalados porches y juke-joints de las colinas del Mississippi, deleitándonos con el blues más auténtico pero desgraciadamente muy difícil de escuchar hoy día y que gracias a la encomiable labor de Javier Rodríguez tenemos la suerte de poder disfrutar sin tener que cruzar el Atlántico. El Reverendo estuvo bien acompañado por Emilio Arsuaga a la armónica y Steve Jordan a la batería. Un excelente modo de finalizar nuestra estancia en la capital.


Osi Martínez & Marcos Coll en la Taberna Alabanda


Reverendo KM Williams en Intruso. Madrid

Tres días de intenso blues y de buena música que también nos han permitido reencontrarnos con muchos de los buenos amigos de Madrid y alrededores. De vuelta a Barcelona nos queda el recuerdo de lo mucho y bueno que hemos vivido y la ilusión de poder volver el próximo año.

Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA I FESTIVAL BLUES VALENCIA
30 Octubre 2015

Ya sabíamos del potencial del blues valenciano, pero aún no habíamos tenido la oportunidad de conocer a los responsables de la Sociedad de Blues de Valencia. Con motivo de la celebración del I Festival de Blues bajo los auspicios de la SBV, Agustín Bertol, José Luis Palma y yo misma nos hemos desplazado hasta la bella ciudad mediterránea, para comprobar in situ la buena salud de la escena bluesera.

La SBV está realizando un buen trabajo para aglutinar diversas iniciativas y de este modo conseguir aquello tan manido pero no menos cierto de que "la unión hace la fuerza". Por ello ahora se han lanzado a la aventura -no carente de riesgos- de organizar su primer festival de blues. Un festival que, además, en ésta su primera edición se ha confeccionado únicamente con grupos locales.

El casino Cirsa ha acogido el evento, en una sala no excesivamente grande, pero agradable y suficiente para albergar al público que llenaba el aforo de la misma. Un público heterogéneo, pero en el que hemos apreciado bastante gente jóven, lo que siempre consttiuye una muy buena noticia.

El cartel ha estado formado por seis grupos de muy diferentes características pero todos ellos con un muy buen nivel y conocimiento del blues en sus diversas vertientes y estilos.

Para comenzar la noche el blues más acústico y rural a cargo de los BIG HOLLERS que, con el paso de los años, han ganado en calidad y expresividad. Raúl Rabadán y Daniel Tena recrearon el blues de la vieja escuela demostrando conocimiento y muy buen gusto. Interpretación sobria pero a la vez llena de sentimiento y emoción. A pesar de ser básicamente un dúo de blues tradicional en el que predomina la guitarra acústica, el slide, la armónica y la voz, supieron combinar con acierto standards como "Kind Hearted Woman" de Robert Johnson con otros más marchosos como "Hit The Road Jack" popularizado por Ray Charles y algún guiño al blues más actual. Un concierto variado que se nos hizo corto.


Big Hollers. Raúl Rabadán                                                                   Big Hollers. Daniel Tena


Big Hollers. Raúl Rabadán                                                                                               Big Hollers. Daniel Tena

Una de las bandas más legendarias de la comunidad valenciana son, sin duda, LOS FABULOSOS BLUESHAKERS. Hacía ya bastantes años que no les había visto en directo y me sorprendió el giro que han imprimido a su puesta en escena y su concepción musical. Influidos quizas por Mike Sanchez, su repertorio ha variado hacia el jump blues mas swingado, sin olvidar algunos toques de Chicago y Texas, incorporando tambien a la cantante Lizzy Lee que nos sorprendió por su buena voz y, aunque empezó algo dubitativa, fue ganando enteros a lo largo del concierto para acabar enganchandonos totalmente, siempre arropada por una banda perfectamente conjuntada por el tiempo que llevan tocando juntos y que hoy en día ha alcanzado ya una gran madurez interpretativa.


Los Fabulosos Blueshakers. Lizzy Lee

GRAHAM FOSTER lleva muchos años afincado en España. Este músico británico es un buen amante de la vida relajada y del clima mediterráneo y se ha convertido en lo que podríamos llamar un "bon vivant" del blues. Escuchándole uno se da cuenta rápidamente de que sus fuentes provienn del blues británico de finales de los 60 y principios de los 70, ya que todos sus temas tienen ese aire tan característico de la música de la época. Su repertorio estuvo basado en standards, atreviéndose incluso con un tema de Marvin Gaye, otro de Dr. Feelgood, alguna balada rocky, para finalizar con Bob Dylan. Indudablemente es un buen guitarrista y cantante que estuvo además respaldado por un solvente trío compuesto por Brad Marriner a la guitarra, José Terol al bajo y Damián García a la batería, músicos experimentados con los que lleva tocando un montón de años.


Graham Foster

Escuchar a DANNY BOY es sinónimo de calidad, por lo que no nos sorprendió en absuluto que su concierto tuviera un alto nivel. Acompañado por sus BLUES HARP BAND, formación ecléctica que, en esta ocasión, combinó perfectamente veteranía y juventud. Excelente trabajo del experimentado guitarrista y Alfredo Montesinos, destacando también como cantante en un par de temas, y del joven Javier Hernández, también a la guitarra, que nos sorprendió muy gratamente y al que auguramos un gran futuro bluesero por delante, bien respalados por una engrasada sección rítmica que contribuyó a realzar el trabajo de todos los solistas. Como no podía ser de otro modo Danny Boy estuvo poderoso y a la vez elegante a la armónica y la voz, en un repertorio del blues más genuíno que siempre es una gozada poder escuchar, sobre todo si está interpretado por unos buenos maestros y conocedores del género.


Danny Boy Blues Harp Band

No había visto en directo a LOS TIJUANA BLUES y me sorprendieron por su contundencia y su fuerza escénica. Contundente trabajo del bajo y batería, además de un buen trabajo de su guitarrista y lider de la banda Javier Tijuana. Practican un blues poderoso con algún toque de power blues a lo SRV, perfecto para enganchar a un público más joven. Grandes dosis de ritmo y comunicación en un concierto más que interesante.


Los Tijuana Blues

Para cerrar la noche con ya poco publico en la sala, miembros de la PATRAIX BLUES BAND junto a otros músicos (quizas para próximas ocasiones, seria conveniente comenzar una hora antes para que el último concierto todavía tuviera una mayor audiencia). A pesar de ello, los músicos que estuvieron en el escenario cumplieron su cometido de cerrar la noche dejándonos un muy buen sabor de boca.

Nuevamente felicitar a la SBV por todo su trabajo y la organización de un festival de alta calidad que esperamos pueda repetirse el próximo año.

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 


 

 

 

 

 

FIONA BOYES & KYLA BROX BAND
Festival Blues Reus. 4.07.2015

Desgraciadamente y por otras obligaciones no me fue posible acudir a todos los actos a los que me hubiera gustado asistir del Festival de Blues de Reus (Tarragona), que este año celebraba sus 25 años de existencia. Creado y dirigido por el añorado y tristemente fallecido Pitus, la asociación cultural AMCA y Juan Sanjuán como cabeza visible, han decidido luchar a brazo partido para conseguir la supervivencia y engrandecer uno de los festivales más antiguos y con más solera de la geografía española.

El Racó de la Palma es un lugar idóneo para las noches de verano, un amplio espacio a modo de pequeño anfiteatro al aire libre, cómodo y de buena acústica, donde siempre nos hemos sentido muy a gusto y excelentemente tratados por la organización.

Un programa variado, de calidad y muy ecléctico para satisfacer a los buenos aficionados al género han conformado la edición de este año. Concretamente el sábado 4 de julio pudimos asistir y disfrutar con las actuaciones de FU MANCHU JAZZ SERVANTS y KYLA BROX BAND & FIONA BOYES.
 

Los FU MANCHU JAZZ SERVANTS son una banda de jazz tradicional y pre-swing formada por músicos con una amplia experiencia en este estilo como Oscar Font, Ramón Cuadrada o Artur Regada. Su repertorio se basa en el de las grandes orquestas como la de Fletcher Henderson o Bennie Moten, aunque también incluyen muchas canciones que han sido interpretadas por Woody Allen, cuando éste deja su faceta de cineasta y se dedica a tocar jazz. El grupo posee un amplio conocimiento del tema pero, en mi opinión, sonaron un poco “blandos” y les faltó algo de fuerza para conectar más con el público. Sólo al final consiguieron levantar a la audiencia y hacerles bailar en el último tema y en el bis. De todos modos no puede negárseles su conocimiento y dominio del estilo que interpretan.


Fu Manchu Jazz Servants

Desde las primeras notas del tema con que la banda de KYLA BROX abrió el concierto, supimos que éste iba a ser totalmente de nuestro agrado. Esta excelente banda británica formada por Paul Farr guitarra, Danny Blomeley bajo y Pablo Leoni batería, fueron el respaldo perfecto para hacer brillar a las dos grandes mujeres que nos deleitaron con un concierto inmejorable. Además de una buena intérprete de flauta, Kyla Brox tiene una voz impresionante con un amplio abanico de registro y, aunque se nota que se siente más a gusto en el gospel o el soul que en el blues, también cantó los blues con mucho feeling.
La voz de la australiana FIONA BOYES es totalmente diferente a la de Kyla. Profunda, descarnada, rota y que en algunos momentos podría recordar a la de Bonnie Raitt pero algo más salvaje, posee un amplio conocimiento de la guitarra tanto acústica como eléctrica, además de la “steel guitar”, el dobro, la “cigar box guitar” y su buena técnica al slide y su dominio del estilo fingerpicking. Su repertorio nos transportó al blues más genuino con algunos toques de Americana donde no faltaron el más trepidante roadhouse boogie blues, pasando por el Delta blues, el Mississippi Hills blues, el blues campestre de la Louisiana o el Piedmont, sin olvidar algunos destellos de Texas o West Coast blues. Composiciones propias y standards donde demostró todo su buen hacer y conocimiento del género, para acabar ambas mujeres juntas en el escenario en un trepidante fin de fiesta de un concierto que recordaremos durante largo tiempo por su excelente calidad bluesera.


Kyla Brox


Fiona Boyes

Enhorabuena de nuevo a los organizadores por el gran nivel del festival y en especial por esta enorme sesión de auténtico y caliente blues que nos transportó a los torridos garitos de blues del sur de los Estados Unidos y del que, desgraciadamente, no tenemos muchas oportunidades de disfrutar en España.


Fiona Boyes y Kyla Brox


Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 


 



 

 

 

PUBLICACIÓN DEL PRIMER BLUES, "DALLAS BLUES"

Muy poca  gente lo sabe, poquísima, por no decir prácticamente nadie que en el año 2012 se conmemoró el centenario de la publicación del primer blues de la historia.

En marzo del año 1912 fue publicada la canción “Dallas Blues”. Aunque no era la primera composición que llevaba la palabra blues en su título, sin embargo sí fue el primer blues en cuanto a su forma, métrica y construcción. “Dallas Blues” poseía los característicos doce compases que diferenciarían en el futuro, el blues propiamente dicho, de otros estilos y géneros  musicales.

Contrariamente a lo que se pueda pensar y a lo paradójico que parezca, “Dallas Blues” fue escrita por un blanco, sí, leéis bien, un blanco llamado Hart Wand que provenía de la ciudad de Oklahoma. Su padre había sido uno de los primeros hombres en adentrarse en territorio indio, y había abierto una tienda en dicha ciudad. Hart trabajaba para su padre y lideraba una pequeña orquesta de baile, con la que tocaba en algunas fiestas sociales de la ciudad y también en las reservas indias de Winewood y Purcell. Hart Wand tocaba el violín y a menudo practicaba en la trastienda del establecimiento. Había compuesto una canción para tocarla con su orquesta, que no recordaba haber oído en ningún sitio y solía interpretarla muchas tardes cuando ensayaba. En la tienda trabajaba un portero de color que había llegado a aquel territorio desde Dallas. Solía silbar la canción mientras Hart la tocaba. Una tarde mientras el ‘moreno’ estaba barriendo y escuchando aquella canción, masculló entre dientes: “Este ‘blues’ me da ganas de volver de nuevo a Dallas”.

Esta frase permaneció en la mente de Hart. Con una amiga suya que tocaba el piano llamada Annabelle Robbins hicieron los arreglos de la canción. Hart la publicó en marzo con el titulo impreso en letras doradas sobre un fondo azul oscuro y la distribuyó en todas las tiendas por el módico precio de diez céntimos por cada copia de la partitura. La primera edición la hizo en una semana, después realizó una segunda edición y empezó a distribuir la partitura en otras ciudades cercanas a Oklahoma City. Pronto empezaron a llegarle pedidos de tiendas de otras muchas ciudades y poblaciones. Esta segunda edición se hizo casi tan rápido como la primera y fue todo un éxito. Ni siquiera había tenido tiempo de sacar el copyright de la misma, cuando ya estaba trabajando en la tercera edición. Finalmente envió una copia de esta tercera edición para darla de alta en autores y fue registrada con su correspondiente copyright, con fecha 12 de septiembre de 1912. El resto es historia…… Hart Wand falleció el 9 de agosto de 1960.

Curiosamente y, para terminar, ese mismo año 1912 se publicaron dos canciones más que llevaban la palabra blues en sus títulos, la segunda “Baby Seals Blues”, editada en agosto y compuesta por Arthur Seals y la tercera, “Memphis Blues” de W.C. Handy, fue publicada en septiembre. Irónicamente Handy se autodenominaba a sí mismo como el ‘Padre del Blues’. Sorprende asimismo el hecho de que ninguna de estas dos canciones eran blues propiamente dichos, sino un tipo de música muy popular por aquellos años denominada ‘cake-walk’. “Dallas Blues” fue publicada en 1912 como un blues instrumental. En 1918, seis años más tarde, Lloyd Garret compuso la letra para esta canción, quedando así definitivamente terminada. Pero la cuestión de la letra es otra historia que seguramente contaré dentro de seis años, cuando se cumpla el centenario, es decir, en el año 2018.

Vicente Zúmel

(Cartel extraído de Internet)

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

SAM CHATMON, UN BLUESMAN INJUSTAMENTE OLVIDADO
por Vicente Zúmel

En el viejo porche de una granja de Hollandale, MS, una guitarra y una profunda voz entonan las notas del tema “Corina, Corina”. Esas notas nos traen inmediatamente a la mente el nombre de Sam Chatmon, un bluesman de larga barba y aspecto bonachón que, a pesar de no haber conseguido la fama que merecía, nos legó en sus grabaciones, algunos de los momentos más deliciosos de blues que he escuchado jamás.

Nacido el 10 de enero de 1899 en Bolton, Mississippi, su padre se llamaba Henderson Chatmon, y fue un antiguo esclavo e intérprete de violín muy popular en la zona. Su madre Eliza Jackson era también guitarrista.

Sam tuvo once hermanos (Lonnie, Harry, Bo, Edgar, Willie, Seth, Lamarr, Larry, Burt, Ty, y Charlie) y numerosos hermanastros (incluyendo a Charley Patton) además de varias hermanas que también solían tocar los blues, música popular, pre-blues y canciones old time. Varios de sus hermanos, además del guitarrista Walter Vinson, fueron conocidos con el nombre de Mississippi Sheiks, El grupo no tenía músicos estables y por él pasaron en diferentes épocas, casi todos sus hermanos. Sin embargo, en las grabaciones que realizaron, la formación más regular incluía a Vinson, Lonnie y Bo Chatmon, junto a Sam a la guitarra en algunas sesiones.

Empezó a tocar música con sus hermanos cuando solo tenía doce años y al llegar a la adolescencia, formó pareja con su hermano Lonnie, que era quien producía la mayor parte del material que interpretaba su familia. Su forma de trabajar era recoger canciones que oían tocar a los músicos callejeros y cambiarlas a su manera, para hacer que parecieran propias. A veces Lonnie también escribía algún tema, e incluso, como alguna vez había relatado el propio Sam: “Si oíamos a alguien tocar alguna canción que nos gustaba, escribíamos las palabras en un papel y se las llevábamos a Lonnie, con él recomponíamos la canción y le dábamos un aire totalmente nuevo. Como Lonnie sabía escribir música, una vez hecho todo esto, se la pasaba a mi hermano Harry para que la tocara al piano. De esta forma y entre todos sacábamos un tema totalmente nuevo”. Desgraciadamente nunca sabremos como sonaba aquella banda formada por los doce hermanos y sus amigos Walter Vinson, Charlie y Joe McCoy porque no realizaron ninguna grabación. En 1928 Bo Carter (aka Bo Chatmon) hizo sus primeras grabaciones con los hermanos McCoy y, hacia 1930, Sam publicó sus primeros discos junto a Bo y Lonnie con el nombre de The Mississippi Sheiks.

Según relato de Lou Curtiss, Sam solía decir que no podían ir a tocar todos los hermanos juntos, porque no les pagaban suficiente dinero, así que lo que solían hacer, era turnarse en diferentes formaciones. Mientras Bo, Lonnie y Walter Vinson estaban en Jackson, en Atlanta o en Grafton, Sam solía tocar en otros lugares con el resto de sus hermanos liderando la banda. También decía que se ganaba mas dinero tocando ragtime, baladas y canciones de baile en las fiestas, que teniendo que ir grabar a cualquier lugar donde les pagaran cuatro chavos. De todos modos Sam estuvo un par de veces en San Antonio y otra vez en Atlanta contratado para diversas grabaciones, aunque por alguna extraña razón que nunca explicó claramente, la de Atlanta nunca se realizó. Sam también participó como invitado en algunas sesiones realizadas bajo el nombre de los Chatman Brothers, e incluso en una ocasión tocó como guitarrista de sesión para Texas Alexander. Poco tiempo después de grabar para Bluebird, los Chatman Brothers se disolvieron y nunca más volvieron a reunirse bajo ese nombre. En 1936 Sam grabó por última vez junto a su hermano Lonnie en Nueva Orleans. Lonnie ya estaba enfermo y cuando murió un par de años mas tarde, Sam se sintió tan afectado que dejó la música y se dedicó a trabajar en el campo como granjero. Siempre se sintió orgulloso de haber conseguido con muchísimo esfuerzo y un trabajo muy duro tener su propia casa y una extensión de tierra de cultivo. Muchos años más tarde cuando Chris Strachwitz, Paul Oliver y Ken Swerilas, estudiosos y enamorados del blues, contactaron con él, Sam se había establecido ya en Hollandale, tenía una vida apacible y estaba preparado para empezar una nueva carrera musical.


Walter Vinson, Lonnie Chatmon & Bo Carter

Lou Curtiss, productor del San Diego Folk Festival y buen amigo de Sam,  relata que conoció a Sam Chatmon en 1965 en un viaje que hizo para alojarse en casa del coleccionista de discos Ken Swerilas. En aquella época Sam estaba prácticamente retirado de la música desde hacia veinticinco años, para ser más exactos desde el fallecimiento de su hermano Lonnie. A principios de los sesenta Chatmon había recibido diversas visitas de coleccionistas y estudiosos del folklore, interesados sobre todo en recabar información de su hermano Bo Carter. Ocasionalmente Sam había grabado algunas canciones para Chris Strachwitz, propietario del sello Arhoolie, acompañándose de una guitarra, de la que Chris siempre dijo que era tan vieja y destartalada que era prácticamente imposible tocar con ella. Cuando Ken Swerilas visitó por primera vez a Sam Chatmon, en el verano de 1965, buscando también información sobre Bo Carter, cuando se enteró que Bo había fallecido, pensó que para no realizar el viaje en vano, podía quedarse algún tiempo en Hollandale para contactar con músicos locales y recoger información. Eso le permitió conocer bien a Sam, surgiendo entre ellos una buena amistad. Finalmente Ken invitó a Chatmon a viajar con él a San Diego e iniciar allí una nueva andadura. Una vez allí, Ken y Lou Curtiss le encontraron algunas actuaciones en diferentes bares y locales. Sam empezó a tocar en festivales y participó también en catorce de las dieciséis ediciones del San Diego Folk Festival, por lo que cada verano pasaba algunos meses viviendo con la familia Swerilas y actuando en clubs y otros eventos en el área de San Diego. Sus tres LP’s editados en USA se grabaron precisamente allí, uno para Blue Goose, otro para Rounder y el tercero para Flying Fish, restando material suficiente como para haber grabado un par de LP’s mas.

Desde 1967 hasta su fallecimiento en 1983 Sam Chatmon se convirtió en uno de los artistas preferidos de los circuitos del folk-blues, tocando muy a menudo en el San Diego Folk Festival, el Mississippi Delta Blues Festival y otros eventos de renombre como University Of Chicago Folk Festival, River City Blues Festival, Smithsonian Festival Of American Folklife, Mariposa Folk Festival, Winnipeg Folk Festival, Harbor Col Folk Festival, New Orleans Jazz & Heritage Festival, Santa Rosa Folk Festival o el American Folk Music Festival.

Sus últimas grabaciones incluyen un álbum en colaboración con Walter Vinson y otro con The New Mississippi Sheiks para el sello Rounder. Bajo su propio nombre grabó para las compañias Blue Goose, Rounder, Flyin Fish y Albatros. Según palabras del crítico del New York Times Robert Palmer referidas al álbum “The Mississippi Sheik” grabado por Sam para Blue Goose: “desde las legendarias grabaciones de Mississippi John Hurt en los años sesenta, no he vuelto a escuchar un álbum con tantísimo talento como el de este músico llamado Sam Chatmon y que hoy acabo de redescubrir”

Pero además de ser un excelente músico, Chatmon tenía una personalidad especial que no dejaba a nadie indiferente. Se dedicó siempre con gran entusiasmo a mantener vivo el legado de la música de los Mississippi Sheiks, así como muchos de los blues popularizados por su hermano Bo durante los años treinta (quien usaba el sobrenombre de Bo Carter en la mayoría de las grabaciones que realizó a lo largo de su vida).

Sam Chatmon fue considerado por una gran mayoría de jóvenes y devotos aficionados como una especie de gurú del blues, cosa que a él le hacia mucha gracia, lo que incluso le llevó a dejarse una larga barba blanca para conseguir dar la imagen de un santón. También le encantaba explicar historias a cualquiera que se acercara a preguntarle. Muchas veces exageraba demasiado en temas como su contribución en las grabaciones de los Mississippi Sheiks y fabulaba sobre los músicos de blues y jazz con los que había tocado. En una entrevista de 1969 realizada por Lou Curtiss director del San Diego Folk Festival para la revista Khrome Kazoo, Sam manifestó sin ningún tipo de rubor: “Ayudé a todos los King que se movían por Arola, Mississippi Yo controlaba zona y todos trabajaron en la misma plantación que yo. B.B., Albert, Freddie… todos eran mis hermanos”.

Otra de sus genialidades era que muchas veces solía añadir más salsa de la debida a sus respuestas cuando le hacían alguna entrevista, sobre todo si se daba cuenta de que el entrevistador era un pardillo o no conocía demasiado el tema. En un artículo publicado en la revista Living Blues, Lou Curtiss explicaba que en una ocasión Sam le había dicho a un entrevistador de la revista Guitar Player que había sido miembro de los Louis Armstrong’s Hot Seven. Después Curtiss  le preguntó por qué había dicho semejante mentira y Sam le respondió que esas eran la clase de historias que querían escuchar los periodistas y que si no se tenían buenas historias que contar, seguramente ni lo imprimirían, ni lo publicarían. Según él, Guitar Player era una revista muy importante y si la gente leía aquello quizás sería la forma de conseguir por lo menos, tres o cuatro bolos mas.

No sabemos si su imaginación le sirvió para encontrar más trabajo. Pero, lo que es indudable es que, además de sus creativas historias de blues, su rebosante carisma, talento, encanto y simpatía consiguieron que tuviera una legión de fieles admiradores y seguidores de su obra.

A pesar de tener muchos devotos, Sam no gozó nunca de una gran popularidad que, sin embargo, si consiguieron muchos otros artistas de blues que fueron redescubiertos por los estudiosos del género y que tenían unas credenciales más amplias. De todos modos Sam se sentía muy orgulloso de los logros conseguidos durante los primeros años de su carrera y siempre se vanagloriaba que había sido el compositor de todas las letras de los temas que interpretaban sus doce hermanos y de los Mississippi Sheiks. Según él había escrito las letras de los standards “Stop And Listen”, “Sittin’ On The Top Of The World” y “Corrina Corrina”.

El periodista de Jackson, Mississippi Raad Cawthon escribió en el Clarion-Letger con motivo del fallecimiento de Chatmon, “Yo y muchos otros como yo vamos a echar muchísimo de menos el brillo y el guiño de sus ojos cuando se dejaba ir y se sumergía en la música y sobre todo en las letras de sus canciones. Estaba cantando y al mismo tiempo se ponía a reir cuando escuchaba algún comentario divertido de alguien entre el público. Todas sus canciones, incluso las mas duras y primitivas, mostraban claramente que tenia una gran experiencia de la vida. Sabia por ejemplo que al público le hacia mucha más gracia cuando en sus letras incluía insinuaciones y dobles sentidos relacionados con temas sexuales, que cuando hacía referencia a temas más serios que a él personalmente le hubiera gustado tratar. Voy a echar mucho de menos a una persona que era capaz de presentarse en la puerta de la casa del gobernador y empezar a cantar la canción “Stoop Down Mama And Let Your Daddy See”

Su vuelta a los escenarios en los años 60 no estuvo exenta de polémica. A pesar de ser apreciado por gran cantidad de aficionados, músicos de blues mucho más conocidos acaparaban todos los conciertos y festivales. Nunca llegó a conseguir tanta fama y popularidad como muchos de los bluesmen de aquella época y, además, el doble sentido de las letras de sus canciones le causaron más de un problema con algunos críticos de blues que nunca supieron ver al verdadero artista que tenían ante sí, quedándose únicamente con la superficialidad de las letras de sus canciones. Sin embargo todos los que le conocían bien sabían que Sam era todo un caballero, con mucha clase y talento. Y era precisamente a esos críticos con tan poca amplitud de miras a los que, como ya hemos comentado anteriormente, Sam disfrutaba engañándoles con historias imaginarías llenas de fantasía que explicaba con total naturalidad. Después de realizar largas entrevistas con él, su buen amigo Lou Curtiss decía que había conseguido saber cuando Sam le estaba enredando, porque hacia una especie de mueca y sus ojos le brillaban de una forma muy especial. Lou también explicaba que había aprendido a ver cuando Sam estaba cansado de la entrevista y quería parar, porque entonces le contaba una mentira enorme y desproporcionada. Entonces era ya el momento de despedirse de él hasta una próxima ocasión.

Sam Chatmon no perdió nunca su amabilidad y buen carácter con todas las personas que se acercaban a saludarle. Incluso cuando empezó a perder la visión de un ojo y su mente comenzó a flaquear, se acordaba de todos los que habían ido a visitarle o a escuchar su música. Era un hombre surgido de la tradición, un hombre del campo, que nunca se sintió atraído por las comodidades de la gran ciudad. Tenia un don especial y una gran experiencia en tratar con la gente, aunque en ocasiones les tomara un poco el pelo.

Su última aparición en público fue en 1982 en el Mississippi Delta Blues Festival. En San Diego -dónde había pasado mucho tiempo durante los últimos años de su vida-, la noticia de su muerte pasó casi desapercibida, excepto para los mas allegados que le consideraban un miembro más de su familia. Su muerte tuvo mas resonancia en Hollandale, donde realmente era considerado un hombre muy venerable, un hombre que pertenecía a una época que desgraciadamente estaba desapareciendo demasiado deprisa.

En ese último concierto –sólo unos meses antes de morir-, Sam era ya un hombre frágil, anciano, de larga barba blanca. Todavía le sacaba un impresionante sonido a su guitarra y sus ojos brillaban con la ilusión de un chaval de veinte años, En aquella postrera actuación y como si presintieran que no volverían a escucharle nunca más en directo, Sam salió al escenario frente a unos treinta mil aficionados que gritaban su nombre “¡Mr. Sa-aaam! ¡Mr. Sa-aaam! ¡Mr. Sa-aaam!” Debió ser una auténtica gozada poder ver a aquel venerable anciano de ochenta y tres años, solo en el escenario, cantando “Corrine, Corrina”, “Stoop Down Baby”, “Turnip Greens” y otros blues en el mas puro estilo del country-blues que había popularizado durante toda su carrera. Aquel mismo día, el Delta Arts Council bautizó a Mr. Sam como “el bluesman más venerado de todo el estado”.

Sam Chatmon murió el 2 de febrero de 1983 en el South Washington County Hospital de Hollandale a la edad de ochenta y cuatro años. De hecho estaba muy enfermo de neumonía, pero su mujer Elma le comentó a un periodista “Ay cariño, simplemente era ya muy viejo”.

En una húmeda, nubosa y fría mañana de domingo del mes de febrero, un pequeño grupo de gente se congregó en el gimnasio de una escuela de secundaria en Hollandale. No suele ser habitual realizar funerales en un gimnasio, pero en estas ciudades tan pobres del Delta del Mississippi, todavía hoy en día, pocas familias poseen recursos suficientes que les permitan celebrar un funeral en condiciones.

Algunos cámaras y fotógrafos venidos de Jackson, Memphis y Chicago disparaban sin cesar sus flashes y grababan los parlamentos de los invitados. El resplandor de los focos, hacían que los adornos metálicos del ataúd que contenía el cuerpo de Sam brillaran con destellos inimaginables. Ramos de flores rodeaban el féretro y algunos posters con motivos blueseros adornaban el gimnasio. Chicas jóvenes de color, ‘scouts girls’, ataviadas con sus trajes de domingo rodeaban el ataúd, Sam se hubiera sentido orgulloso al ver aquella preciosa ceremonia.

Un grupo de mujeres de la comunidad, ataviadas con uniformes blancos flanqueaban el féretro como una guardia de honor. Una joven blanca empezó a cantar una canción que el propio Sam le había enseñado tiempo atrás. Algunas autoridades y viejos amigos suyos realizaron diversos parlamentos glosando la figura del fallecido y sus recuerdos personales, al igual que algunos ministros de la iglesia, ministros que en muchas ocasiones habían calificado los blues como la “música del diablo”, pero que en aquella ocasión dejaron atrás sus prejuicios, para rendir homenaje al bluesman más anciano y respetado de todo el estado. Promotores de conciertos y propietarios de locales se sentaron junto a los miembros de la familia Chatmon rodeados de hijos y nietos. No cabía la menor duda de que en los círculos de blues del Delta, Sam Chatmon había sido una auténtica leyenda.

Poco tiempo después de su funeral, un viejo amigo de Sam comentaba con cierta amargura que los habitantes del Delta nunca habían sido conscientes de la gran persona que habían tenido entre ellos, porque si lo hubiesen sabido, habrían acudido en masa a su funeral. Según él mucha gente había perdido la oportunidad de conocer o, como mínimo, honrar en su funeral a la gran persona que Sam había sido. Pero esas palabras no eran del todo ciertas. Ese mismo amigo de Sam, también explicaba que, conduciendo a toda velocidad por la autopista, de repente apareció un agente motorizado que le hizo parar el coche. Era un tipo joven, blanco y de tez sonrosada. Le hizo bajar del coche y le pregunto a dónde se dirigía conduciendo a semejante velocidad. Le contestó que al funeral de Sam Chatmon. Al oír esas palabras, aquel sheriff le dijo que subiera inmediatamente al coche y se marchara rápido para honrar la memoria de Mr. Chatmon.


                                                                                                                                           Foto Rambling Steve Gardener from Country Blues Images


Material Gráfico: Archivo del Autor

SAM CHATMON POR SAM CHATMON
Cortesía de Alex Guitar.

Nacì en 1899 en Bolden, un pequeño lugar entre Jackson y Viksburg, en la casa de un hombre que se llamaba John Gaddess. Por aquel entonces èramos muchisimos de famìlia. Mi padre habìa tenido tres esposas y mi madre era la que menos hijos tuvo, solo trece. Papa decìa que habìa tenido sesenta con sus tres esposas, sin contar a Charlie Patton y a los otros, que eran hijos naturales. Mi padre muriò en 1934 despues de haber cumplido ciento nueve años de edad. Mi abuela sobreviviò hasta los ciento veinticinco. Decìa que habìa nacido en el sitio donde los blancos capturaban esclavos en el rio Niger. Contaba como los negreros ponìan melaza para atraparlos y luego se los llevaban como ganado en un barco. Mi papa tocaba el violin en los tiempos de la esclavitud y cuando eramos niños jugaba con nosotros y nos contaba historias de aquellos tiempos. Recuerdo una noche que salì a tocar y a la mañana siguiente mi hermano Bert me preguntò que cuanto habìa ganado. Me quejè que solo había sacado un dólar y medio. Papa hubièra dicho: “ bueno no tienes por que estar triste, yo tenìa que tocar todas las noches y no sacaba nada mas que latigazos. Los esclavos comian en largos abrevaderos como si fueran animales y su alimento era pan de maiz y fertilizante de ratas en la misma proporcion que la comida. Ponìan el duro y negro pan en aquellos abrevaderos para los niños y se lo hacìan comer como si fueran cerdos. Los domingos tenìan un manjar especial para sus delicadas bocas; un trozo de piltrafa atado a una cuerda. Mi papà siempre se quedaba retrasado para intentar pillar la piltrafa, por que serìa la unica carne que podrìa comer en su vida. Todas las mañanas antes de abandonar la casa, tenìan que presentarse al ama con una correa con la que ella les azotaba mientras decìa: teneis que ser buenos hijos mios ahora id a desayunar, y se alineaban ante el abrevadero.

Mi padre solìa tocar musica con el viejo Milton Bracy. Eran dos viloines sin ningun otro instrumento, no tocaban la clase de musica que tocamos ahora, sino viejas canciones si ningun éxito como “Old Grey Mule (la vieja mula gris), Chicken in the Bredpan Kiking up Dough ( pollos en la sarten dorandose) “ “Hen laid the Eggs ( la gallina puso los huevos)” y todas esas tonterìas.

Tenìa unas barbas que le llegaban a la cintura y cuando tocaba el violin tenìa que atarselas con un cordon a un lado para que no se le enredaran en el instrumento. No tocaba mucho por aquel entonces, que yo recuerde, pero si Lonnie querìa que papa tocara, le cogìa su violin y comenzaba a tocar una de sus piezas, entonces papà solìa decir: muchacho esa no es manera de tocar, trae ese violin y veràs como se hace. Aquellas viejas melodìas de los bailes a cuatro parejas requerìan mucha maestrìa, pero los blues y las cosas que tocamos hoy en dia ponen a un mùsico a prueba. Lonnie habìa aprendido a tocar el violin leyendo mùsica. Era el unico hermano que sabìa leer mùsica. Cuando los blancos querìan que tocàramos para ellos, compraban la partitura en Jackson y nos la daban; luego Lonnie nos enseñaba la parte respectiva de nuestros instrumentos y eso es todo lo que aprendimos de musica en nuestras vidas.

La mùsica fuè un don natural en nuestra familia. Yo aprendi observando a mis hermanos, fuè como aprender a conducir, te sientas junto a alguien y observas lo que hace y te das cuenta que tu puedes hacer lo mismo con un poco de practica, y si no tienes coraje para intentarlo todavìa puedes hacer algun pinito. Todos mis hermanos y hermanas tocaban algun instrumento, asi como papà y mamà tambien; todos tocabamos tantas y tan variadas piezas que podrìa estar horas enumeràndolas. Comencè atocar la guitarra cuando tenìa cuatro años, incluso antes de que yo comenzara a tocar, recuerdo que mi hermanastro mayor Ferdinand y Charlie Patton cantaban los primeros blues que yo escuchè en mi vida, algo asi como “voy rio abajo y si la tristezano me abandona me tiro desde una roca y me ahogo”. La primera cancion que aprendì fuè Make Me a Pallet Down on Your Floor”, Lonnie y yo la convertimos mas tarde en “If You Don't Want Me, You Don't Have to Dog Me Around” y la gente pensò que era una nueva canciòn que yo habìa compuesto.

Cuando tenìa siete años comencè a tocar el contrabajo con mi hermano Lonnie el “violin toro como él le decìa” tenìa que llevar siempre conmigo un cajon para subirme en él y poder llegar al contrabajo. Nunca vi un banjo hasta que tuve dieciocho años y fuè en Menphis, toquè el banjo tenor y lo afinaba como si fueran las cuatro primeras cuerdas de una guitarra. Llegamos a tocar hasta nueve hermanos juntos, Lonnie y Edgard tocaban el violin, Harry tocaba la guitarra, Bo solìa tocar la guitarra o el banjo y mi hermano Laurie tocaba la baterìa, yo generalmente tocaba el contrabajo; Walter Vincent se nos uniò en 1921, le llamaban “Walter Jacob”en los discos pero en realidad su padre era el viejo Vincent. Èl era un numero uno en los blues, antes de tocar detras de Lonnie y su violin, pero despues de tocar juntos con el violin, perdìa el mordiente que tenía, el golpear una guitarra de esa manera, desde luego que no es ninguna buena cosecha .

Solìamos actuar en las casas y locales de los blancos.....algunas veces tocàbamos en el baile de un hombre blanco durante tres horas y nos pagaba seis dòlares a cada mùsico, para luego al dia siguiente, trabajar en el campo para el mismo hombre durante quince horas y recibir cincuenta centavos. Cuando hacìamos un baile para nuestra propia gente, solìamos alquilar el local por dos dòlares y luego les cobràbamos dos centavos de entrada a cada uno de los asistentes, pero la mayoría de las veces trabajàbamos en los bailes de los blancos.

La unica otra banda que existìa en los alrededores era le de Carter Brothers y Henry Reed. Lonnie algunas veces tocaba con ellos por que no le gustaba el trabajo del campo. El resto de nosotros plantábamos una cosecha todos los años y cuando estábamos trabajando en la plantacion, Lonnie se iba a Raymond y tocaba con la banda de Carter Brothers; que yo supìera no habìa otras bandas por los alrededores y la nuestra era la que toda la gente contrataba, jamàs vi por los contornos ningun mùsico blanco.

Solìamos tocar toda la temporada en Cooper's Wells y en Brown's Wells, donde estaban las aguas medicinales, es decir cerca del corazon del distrito de Hiche County, incluso cuando me trasladè a Hollendale en 1928 solìa acercarme todas las temporadas para tocar para aquella gente, por lo general no eran mas de treinta a treinta y cinco parejas; tocàbamos musica de “baile a cuatro parejas” pero eso se fuè perdiendo poco a poco. La ultima vez que tocamos todos juntos antes de que Lonnie y Harry murieran, fuè en un local que habìan edificado en la trasera de Sunflower River a las afueras de Hollendale, nos pasaron whiskey en cubos para la melaza, nosotros nunca motejamos a los bailes como “un hombre blanco vestido de etiqueta con un bonito baston”. Siempre lo que mas me gustò fueron los blues, foxtrots y los onesteps por que en un baile a cuatro parejas nunca tenìas la oportunidad ni de cambiar una cuerda, algunas veces aquellas canciones duraban casi una hora y cuando pensabas que todo se habìa terminado, alguien decìa ¡vayamos al bar” invitaba a las señoras a un traguito y ….¡vuelta a empezar de nuevo!

En 1928 fuimos a Atlanta y grabamos para un chico llamado Brock o algo por el estilo, èl vino a nuestro pueblo y nos pidiò a Lonnie a Bo, a Walter y a mi que nos fuèramos a grabar, él no querìa un contrabajo por eso yo toquè la guitarra. Nosotros habìamos nacido en Bolden (Mississippi) por eso nos pusimos el nombre de los Jekes del Mississippi; me dio veinte dòlares y a Lonnie y a los otros treinta, sin derechos de autor, ahì fuè donde sacamos por primera vez Stop and Listen y Sitting on Top of the World, Bo se cambiò el nombre y se puso Carter, para asi poder grabar separàdo de nosotros, por que Brock le retenìa con un contrato, pienso que mis hermanos Lonnie y Harry tambien se cambiaron de nombre por la misma razon, Walter era un Vincent como ya mencionè antes, y se cambiò el nombre a Jacob, yo nunca cambiè de nombre, excepto el de pila,me pusieron “Vivian” que era un nombre de chica, y yo me lo cambiè a Sam por que no querìa tener un nombre de mujer.

La siguiente vez que grabè en Jackson, y estàbamos todos los hermanos juntos: Bo, Lonnie, Harry, Seth, Edgar, Willie yo y Walter Vincent y Charlie y Joe McCoy estaban tambien con Mephis Minnie, ya no volvì a grabar hasta 1936, cuando Lonnie y yo grabamos para la gente de Bluebird como los “Charmon Brothers” iba a grabar en Chicago para un hombre que se llamaba Williams, pero intentò escamotearme algun dinero y chantajearme por que no pertenecìa al sindicato, por eso le dije , notengo nada que hacer contigo.

En el año 1937 perdì a tres hermanos y dos hermanas y nuestra banda ya nunca jamas tocò, aunque yo rasgueaba la guitarra de vez en cuando. Me dediquè a los trabajos agricolas hasta 1950, alquilè unas tierras y las trabajè en equipo con unos amigos hasta que nos cansamos, despues me puse a trabajar como vigilante nocturno y me comprè una casa y medio acre de terreno, no toque mucho hasta 1965 cuando Ken Swerilas vino y me convenciò para que fuera a tocar a California, lleguè y en ello estoy desde entonces.

Todos esos hijos de mi papa que tocàbamos musica fuimos de un lugar a otro envejeciendo y debilitándonos hasta el momento actual en el que solo quedamos dos, pero yo todavìa estoy aquí y me siento muy bien ¡a propòsito! El señor tendrà que llevarme por yo no serè voluntario.

 

* * * * * * * * * * * * * * * *

BLUES-SUR-SEINE, UN FESTIVAL DE BLUES DIFERENTE
Conferencia del señor Jean Guillermo, responsable de relaciones exteriores del Festival Blues-Sur-Seine (Francia)

Hace unos días ha tenido lugar en Barcelona una interesante conferencia a cargo del señor Jean Guillermo, ganador en 2008 del premio “Keeping The Blues Alive” que anualmente concede la Blues Foundation de Memphis para premiar una vida dedicada a la promoción del blues. También es el responsable de relaciones exteriores del Festival Blues-sur-Seine que, desde hace doce años, se celebra simultáneamente y durante 17 días consecutivos del mes de noviembre, en 22 ciudades del extrarradio de Paris. Un festival diferente de los que estamos acostumbrados, que combina diversas vertientes, como son la artística, la social o la escolar-educativa. En una interesante conferencia, el señor Jean Guillermo nos ha explicado a grandes rasgos los aspectos más destacados de este Festival.

Para introducirnos en la idiosincrasia de este evento tan particular, Jean Guillermo nos explica la problemática de la zona en la que se celebra el festival: una región deprimida con ciudades dormitorio, marginación, subdesarrollo económico… En este entorno y gracias a la iniciativa de un centro sociocultural de Nantes que impulsa la socialización de los jóvenes a través de la música y la promoción de la cultura popular, nace la idea de la realización de un festival de blues.

Desde su primera edición el festival se divide en tres áreas a las que se les confiere la misma importancia: Artística, Social y Educativa-Escolar,

Vertiente Artística

Con el subtítulo de “Espíritu y Colores del Blues”, el Festival elabora una amplia programación basada en el blues, el rock blues, el rhyrhm & blues, el gospel o el folk blues, incluyendo a artistas franceses que posean el espíritu y el sentimiento del blues, con más de cincuenta formaciones provenientes de todos los rincones del planeta (Estados Unidos, Europa, Africa, Sudamérica, Rusia….) En esta programación se incluye a los vencedores de la modalidad “solo-duo” del International Blues Challenge otorgados por la Blues Foundation de Memphis, así como a los vencedores en las modalidades “solo-duo” y “bandas” del concurso de blues nacional francés.

Asimismo existe un apartado que bajo el título “Trampolin Blues-sur-Seine” ofrece la posibilidad a grupos noveles sin cds distribuidos en el mercado, de participar en un concurso donde 15 jurados seleccionan seis finalistas que participan el en festival. El ganador actúa en siete festivales de renombre, premio de 1.000 euros a los que canten en francés y se produce un cd con dos temas de los seis grupos finalistas.

Otras actividades son un encuentro de “Blues y Música Clásica”, un show tipo Broadway titulado “Blind Lemon Blues”, representaciones de teatro realizadas por obreros de las fabricas como la “501 Blues” por las obreras de la fábrica Lewis en proceso de deslocalización, talleres de “slam blues” para adolescentes y madres analfabetas, exposiciones, concurso de cuentos de blues, creación de espectáculos por los adolescentes como una historia del blues realizada en slam, hip-hop, sesiones de dj’s de blues… etc.

Vertiente social

Bajo el título de “Encuentros para todos”, se realizan conciertos y otras actividades relacionadas con el blues en centros de acogida para vagabundos, ex-alcohólicos, mujeres analfabetas, niños con enfermedades mentales, residencias geriátricas, centros de rehabilitación física, menores tutelados, cárceles… etc.

Vertiente escolar-educativa

Bajo el título “Importancia de la práctica de la música el descubrimiento de las artes escénicas y los géneros musicales”, se realizan diversas actividades antes y durante el Festival en centros de primaria y secundaria  Entre las primeras destacan la iniciación a la armónica y el canto a unos 600 alumnos de primaria durante las seis semanas anteriores al festival y que realizan un concierto escolar con presencia de los padres como uno de los actos de la programación del festival, además de conciertos, obras de teatro, presentación de instrumentos, espectáculos de marionetas, bus itinerante para más de 2.500 alumnos de las escuelas de primaria. En las escuelas de secundaria se programan conferencias/audiciones donde se combinan el canto con el discurso, actuaciones de diversos artistas programados en el festival, talleres a cargo de especialistas norteamericanos, conferencias dirigidas a los profesores donde se trabaja la transversalidad, etc, que llegan a más de 1.500 alumnos. Todas estas últimas actividades se realizan también en centros universitarios.

El señor Jean Guillermo, responsable de relaciones esteriores del Fesiival Blues-Sur-Seine

Otras iniciativas artísticas.

Blues-Sur-Seine ha impulsado también otras iniciativas como la producción de una guía del blues para profesores, un cuaderno de ejercicios de diversas asignaturas (matemáticas, inglés, historia, geografía….) relacionando todas estas materias con el blues, una colaboración con la red de ferrocarriles para elaborar un programa de la lucha contra el analfabetismo, un concurso literario de blues para las escuelas de primaria, donde se contempla la escritura colectiva o individual de un poema o una canción de blues, donde los premiados se incluyen en el cuaderno del blues, un taller dirigido exclusivamente a profesores, donde se les enseña a implementar nuevos recursos pedagógicos para la enseñanza de música, inglés, etc.

Proyectos de futuro.

Finalmente mencionar que entre los próximos proyectos que Blues.Sur-Seine planea llevar a cabo se encuentran un hermanamiento con el Festival de Blues de Montreal, la potenciación de intercambios de artistas y grupos, tanto noveles como profesionales, el asesoramiento a los músicos para buscar actuaciones fuera de Francia, la potenciación de concursos de bandas de blues, la participación en el International Blues Challenge de la Blues Foundation de Memphis, el impulso de la European Blues Union… etc.

Como se desprende de todas estas actividades, Blues-Sur-Seine es un festival único y muy especial, que aporta nuevas e interesantes ideas para poner en práctica.

Roser Infiesta Valls, Mrs. Zúmel

* * * * * * * * * * * * * * * *

una aproximaciÓn al inicio de la armónica
Es difícil realizar en un breve artículo como este, una aproximación a la historia e importancia de este pequeño instrumento llamado armónica, porque el tema es amplio y realmente extenso.

Aunque sus orígenes se remontan a civilizaciones asiáticas anteriores a Cristo, el término "armónica" fue empleado por primera vez en Europa y Norteamérica a finales del siglo XVIII, como un nombre genérico aplicado a diversos instrumentos musicales. La primera referencia importante de la 'mouth organ' nos remonta al siglo XVII, concretamente al escritor francés Marin Mersènne quien, en 1636, describió una 'armónica' que provenía de Asia. Durante las siguientes décadas este instrumento se popularizó entre las clases mas altas de la sociedad francesa, e incluso un miembro de la corte de Luis XIV describió en sus memorias una fiesta en Versailles amenizada por unos artistas que provenían de Persia y que tocaban este instrumento. Pero, sin duda, el gran impulsor y fabricante de lo que hoy conocemos como armónica fue el alemán Matthias Hohner.


Marin Mersènne

Los primeros instrumentos Hohner que llegaron a los Estados Unidos seguramente fueron enviados por Matthias a unos parientes que habían emigrado a Chicago. El señor Hohner firmó los primeros contratos de exportación a los USA en 1862. A partir de este momento se empezaron a introducir armónicas Hohner de las series Marine Band o la hoy ya desaparecida Caruso entre muchos músicos y bandas americanas de la época por lo que, en 1880, el 70% de la producción anual de Hohner se enviaba por barco a Norteamérica. En 1901 Matthias Hohner abrió una sucursal en Nueva York, dirigida por su hijo, Hans. Ese fue sin duda el inicio de la gran popularidad de la armónica en Estados Unidos, no solamente en el ámbito rural sino también en la música más urbana. Para los músicos del campo de los años veinte, ya fueran blancos como de color, la armónica se convirtió en un instrumento indispensable. Interpretes de musica festiva como Peg Leg Sam, tradicional como Harmonica Frank Floyd, folk como Sonny Terry, country como Herman Crook o blues como Will Shade, Noah Lewis o Jed Davenport. se sirvieron de ella para alcanzar un enorme prestigio. Una de las características mas relevantes de los armonicistas rurales de la época era intentar imitar palabras como 'daddy', 'mummy', 'woman' o 'water', así como diversos sonidos y onomatopeyas como la locomotora de vapor, el silbido del tren, el aullido del lobo, el ladrido del perro, el maullido del gato, etc..

En lo que al jazz se refiere, la popularidad de la armónica dio comienzo a mediados de los años veinte, cuando Hohner fabricó sus primeras armónicas cromáticas que inmediatamente se hicieron muy conocidas entre los armonicistas de jazz que hasta ese momento solamente tocaban la diatónica en bandas de jug y de washboard. El descubrimiento de la cromática con sus inmensas e ilimitadas posibilidades, abrieron las puertas para que este instrumento se integrara en orquestas como las de Buddy Rich, Lionel Hampton, Louis Armstrong o Gene Krupa, de donde surgieron auténticos virtuosos y talentos del instrumento como por ejemplo Don Les o Charles Leighton.


Matthias Hohner


Pero la armónica, especialmente la cromática, sobrepasó todas las expectativas de la música popular para introducirse también en el campo de la música clásica. Larry Adler gozó de un enorme prestigio como solista clásico con este instrumento y grandes compositores como Darius Milhaud y Benjamín Arnold compusieron obras para armónica. John Sebastian fue el primer armonicista que se dedicó exclusivamente a interpretar un repertorio clásico, causando gran sorpresa y admiración entre el público que asistía a sus recitales

Volviendo de nuevo a la música popular, el punto de inflexión de este instrumento llegó en 1951, cuando el bluesman Little Walter Jacobs empleó por primera vez en la historia un micrófono conectado a un amplificador de guitarra para soplar su armónica diatónica. Jacobs poseía un tono profundo, intenso, emotivo, excitante y sobre todo una creatividad sorprendente. Músicos como Jacobs, Big Mama Thornton quien, aparte de cantar también tocaba la armónica, o Arthur 'Big Boy' Crudup que en algunas ocasiones, incluía también la armónica en sus combos, serian algunas de las originarias fuentes en las que se inspiraría Elvis Presley y algunos otros músicos de la época, aunque posteriormente la armónica desapareció de la instrumentación del rock and roll,. Todo esto cambió en 1963 con 'Love Me Do', uno de los primeros temas de los Beatles, canción con un simpático y pegadizo 'riff' que John Lennon interpretaba a la armónica como estribillo principal del tema.

Little Walter

Lo realmente sorprendente fue que la mayoría de las bandas inglesas que consiguieron el éxito en los Estados Unidos siguiendo la estela de los Beatles y, muy especialmente los Stones, se revelaron como discípulos del blues y consiguieron popularizar entre los jóvenes americanos 'covers' -que en su mayoría incluían la armónica en su instrumentación- originales de sus propios artistas de color que en Estados Unidos estaban vetados por la sociedad blanca como música 'race' es decir, música de negros y para negros. Paul Butterfield fue el primer músico blanco que se atrevió a tocar la armónica en los por aquel entonces peligrosos antros del South Side de Chicago y formó la primera banda de rock y blues compuesta por músicos blancos y de color que fusionaron con solvencia el rock que escuchaba el público anglosajón con el blues mayoritario entre la audiencia afroamericana. El resto es una historia bien conocida por los verdaderos aficionados al blues.

Hoy en día la armónica se ha convertido en uno de los instrumentos básicos en la música popular, no sòlo en el blues, sino también en el folk, el country, el rock, la música 'sureña', etc. La oferta, tanto en armónicas como en sus accesorios, se ha ampliado de manera diversa, constante y selectiva (micrófonos, amplificadores, efectos, pedales…) y han aparecido nuevas marcas, como las Lee Oskar, Suzuki o Huang, aunque Hohner sigue manteniendo su prestigio con ventas que superan el millón de ejemplares anuales solamente en Estados Unidos. Pero son los intérpretes y no los fabricantes quienes han mantenido y siguen manteniendo viva y creciente la llama de este instrumento.

Vicente Zúmel

 





 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 


 

RECOPILACION DE ARTICULOS O CRONICAS PUBLICADAS CON ANTERIORIDAD
Links a algunos artículos o crónicas publicadas con anterioridad:

Crónica Festival Blues Frederikshavn (Dinamarca). (noviembre 2015)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2015)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2015)
Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2015)
Crónica Festival Blues Leganes (abril 2015)
Crónica European Blues Challenge, GA, Blues Market, Blues Expo & Blues Behind The Scenes. Bruselas 2015

Crónica Festival Blues Lucerna (Suiza) (noviembre 2014)
Crónica Festival Blues Frederikshavn (Dinamarca) (noviembre 2014)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2014)
Crónica Festival Blues Hondarribia (Julio 2014)
Crónica Festival Blues Cazorla (julio 2014)

Crónica Festival Blues Benicássim (junio 2014)
Crónica Festival Blues Valladolid (junio 2014)
Crónica European Blues Challenge, GA & Blues Market 2014 (Riga) (español e inglés)
Crónica Cedric Burnside. Festival Jazz Terrassa (marzo 2014)

Cronica Festival Blues Lucerna (noviembre 2013)
Crónica Barbacoa & Blues (octubre 2013)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2013)
Crónica Festival Blues Cazorla (julio 2013)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2013)

Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2013)
Cronica Concierto Johnny Winter en Barcelona (abril 2013)
Crónica European Blues Challenge, GA & Blues Market 2013 (Toulouse)

Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2012)
Crónica concierto Marcia Ball en Badalona (marzo 2012)

 

* * * * * * * * * * * * * * * *

Pagina Principal/Home
El Programa de Radio/The Blues Radio Show - La Programación/Playlist - Novedades Cds/Cds Received -
Criticas Cds/Actual Cd Reviews - Criticas Discos Antiguas/Old Cds Reviews - Reconocimientos/Show Aknowledgements - Links de Interés/Logo Links - Posters Blueseros/Blues Posters


Quien es Zúmel/Who is Zumel - Las Fotos/Blues Gallery - La "Harmonica Zúmel Blues Band"/The late "Harmonica Zúmel Blues Band" - La Sociedad de Blues de Barcelona S.B.B/Barcelona Blues Society SBB


Agenda de Conciertos/Blues Gigs Calendar - Las Noticias Nacionales/Spanish Blues News - Nuestras Entrevistas/National Interviews - El Diccionario de Blues - El Vídeo del Mes/Monthly Recommended Video

Las Noticias Internacionales/International Blues News - Los Articulos Internacionales /International Blues Articles -
Las Entrevistas/The USA Interviews
E-mail/Feedback

 


LA HORA DEL BLUES
Blues Articles, Columns

Versión en Español

* * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

LUCERNE BLUES FESTIVAL REPORT
13TH to 15TH November 2014

Every time I have been able to travel to Lucerne to assist to this magnificent blues festival under the excellent direction of Gus Schmidt and Martin Bruendler who, not only manage a great festival, but also give us a kind treatment, I come back home with the feeling of have lived a real blues explosion. A three days discharge of incredible canon shots of the best blues you can imagine, that hit and shake our floating line as if there were blues missiles shots that hit the deepest part of our souls.

Lucerne is a beautiful city located on the shores of 4 Cantons lake near Pilatus mountain. It is one of the most beautiful and touristic Swiss towns and although the usual weather tends to be grey and cold, it is always a pleasure to come back and visit again the beautiful village corners, besides enjoying this great blues.

This year the festival celebrated its 20 anniversary. My sincere congratulations for the great work the whole organization carry out, taking care of the smaller details, from the sound up to the lighting and the whole festival setting, so I wish them at least twenty more years of success in order we can enjoy such good blues as they have given us till now.

 

Punctually at 19 p.m. the shows begin at Grand Casino. As every year a crowded audience and a legion of photographers who avidly wait for the blues explosion  the festival has accustomed us in every new edition. The local band RICHARD KOECHLI & THE BLUES ROOTS COMPAGNIE open the fire, with Richard Koechli alone on stage only backed with his dobro doing a good version of "You Gotta Move," and then together with drummer and an excellent piano ragtime. Songs rooted in Americana music, with a more than interesting guitar player work, who curiously plays with no pick. A pleasant surprise was the collaboration of a real young good guitarist who played a more than good version of "Key To The Highway".  Little by little we become trapped by his blues in the path of J.J. Cale and his good slide technique.

Richard Koechli

This time JOHN NÉMETH was not backed by The Okdemiz (as in Frederickshavn Blues Festival) but by a young very experienced band that perfectly understood their work to give the best suppor to such an artist like John Németh. Nominated several times to Blues Music Aeards, John did a very inspired show with the attitude to please the audience. Gifted with an excellent intense voice with a wide range of registers, together with a good technique on harmonica and a deep fat tone, he offered a varied repertoire, starting his set with one of those heavy wrapping blues, followed by a delicious ballad, other more soul inspired songs, intense slows and even a rock & roll where he payed tribute to Carl Perkins, besides some good versions of classics like "I'm A Country Boy", "Testify My Love" or "My Baby Is Gone".



John Németh

I was very pleasantly surprised by STEVE KRASE BLUES BAND, not quite well known in Europe, but who have won the IBC awards in Memphis a couple of times. They are very intense on stage. Steve showed he is a real good harmonica player and a powerful singer too. Together with the electrifying guitar solos they warmed up every one who was waiting for Trudy Lynn. Despite she is not an outstanding singer, her show always wakes up passions, as she really takes care of the smallest details like clothing (a priceless red dress that matched with her red hair, red nails and her dazzling jewelry ornments), stage presence, interaction with the audience, knowledge about conducting a show or acting as a great diva. Ballads, blues, and well-known standards such as "I Just Want To Make Love To You", "Got My Mojo Working" or "Confessing The Blues", drove us to those 30's and 40's night clubs full of glamour.


Steve Krase Blues Band


Trudy Lynn

Pierre Lacocque has renewed his band, THE MISSISSIPPI HEAT. The band we were honoured to book to perform in Hospitalet de Llobregat has had different changes and it only were on stage drummer Kenny Smith and of course Pierre Lacocque on harmonica. This time singer Inneta Viewer was not on stage due to a physical disease and in her place we could enjoy a young singer coming from the blues scene of of Chicago, Carla Denise Stinson, who provided strength and energy enough to communicate wiyh the audience, although it was difficult to forget the Inetta's stage presence. Mississippi Heat performed a really good Chicago blues, spiced with some more actual rhythms, so they never disappoint us. I really love drummer Kenny Smith playing, because he always gets the bands he plays with, walk like a perfectly greased machine and it seems he does it with no effort. Songs like "Big Boss Man", a tribute to Gene Chandler, some slows and other swinging repertoire were formed a highly rewarding repertoire where harmonica deep fat tone of Pierre Lacocque was really outstanding.


Mississippi Heat

CYRIL NEVILLE is a singer percussionist who does not let anyone indifferent. You will like or dislike his performing, but the true thing is his strength and energy on stage always catch the audience. Both in his shows in the small room and on the main stage, he mixed the most actual New Orleans blues with latin rhythms, soul and funk blues. His two performances had a thrilling fast pace, where Cyril did not stopp to move and dance to drive people round to his side, well-supported by a very young powerful band. Although this is not my preferred style of blues, i must admit that he connected with the audience by his enormous delivery and the terrific energy he was able to communicate.


Cyril Neville

Friday shows became again a real shot of pure dynamite. To begin with we had on stage all the strength of Australian singer and guita plater KARA GRAINGER and her band. She is a young woman gifted with an excellent voice she combines with a good work on guitar. Starting from blues, she has evolved to other styles such as soul and roots rock to build up a very eclectic and actual repertoire. I especially lover her version of Sonny Boy Williamson's "Help Me" together with Kirk Fletcher who joined her on stage to play a couple of songs.


Kara Grainger

I was really looking forward to seeing JIMMY JOHNSON again because I have great memories of him when I met him in Barcelona and later on in Chicago. I have always been impressed by his voice and his unique falsetto when he sings blues in minor keys. Despite his age his vocal conditions are no longer the same that used to be, he showed he is still in great form, and he moved me with intense songs like "Little By Little", "Cold Cold Feeling" or "You Don't Know What Love Is". Also mention the good support by DAVE SPECTER, a fine very tasteful guitar player and a great person too, and it is always a pleasure to watch and listen him play.


Dave Specter                                                                                                                                     Jimmy Johnson


Jimmy Johnson

OTIS CLAY is an artist who goes more to soul or gospel music tham to the blues. Backed by a strong band with an effective horn section, two female voices and with the valuablues support of guitar player JOHNNY RAWLS as guest musician, all them immediately conncectes with the more dancing people of the audience, with a good dose of plesasant joyful soul. Perhaps the most bluesy moments of his set were when he invited DAVE SPECTER on stage who again pleased the audience with his tasteful elegant and well measured guitar solos.

THE FORTY FOURS are a genuine roadhouse blues band road. They play real straigthforward blues roots music that knocks you down. This time they had the valuable collaboration of KIRK FLETCHER as guest musician, so high quality blues was guaranteed. Although in his two performances (Friday at Grand Casino hall and Saturday at Casineum room), Kirk had not the main role and he stayed in the background, as it could not be otherwise his guitar solos had an amazing quality. All them drove us to a superb travel to the most electrifying Texas blues because all musicians did an excellent job. Songs like "Easy Baby", "Devil Woman", the hypnotic boogie "Hanging Free" or the instrumental encore with a tribute to Albert Collins were really effective and impressed ther audience with all band's musicians extreme quality, with a special mention to the excellent harmonica playing that perfectly matched with the electrifyng swingin' lead guitars, and the perfect ehythm engine of bass and drums.


Johnny Main                                                                                                                                      Kirk Fletcher & Johnny Main


Kork Feltcher                                                                                                    Johnny Main                                                                                            Kirk Fletcher

Sometimes one show begins whe other one is still running, so it becomes difficult to see a complete performing. That happened to be with BONNY B. Anyway they were an orthodox band, which know very well what they do and have a great future ahead in the international blues market.


Bonny B

To end Friday night and start Saturday shows, the stage was totally filled witn inexhaustible SUGARAY RAYFORD and his band, an unbeliebable rhythm shot with an extreme strength, great delivery and undeniable communication with the audience. Despite his big anatomy, Sugaray is always full of energetoc vitality, he dances, moves and immediately stablishes a complicity with people, but his talent as singer and musician exceeds his staging presence. And if Rayford is supported by such a band like the one he presented in Lucerne which included bass, drums, guitar, keyboards, a three horn section and female backing singer, together with the special collaboration of BOB CORRITORE on harmonica as guest musician, success was guaranteed. Electrifying slow songs like "Worry, Worry", shuffles like "Stuck For A Buck" and other more soulful ones where his voice shined at a very high level showing he is not only a good entertainer but also an outstanding artist. In fact he two shows seemed to be very short and all of us really enjoyed them.


Bob Corritore                                                                                                                                                           Sugarary Rayford

DELBERT MCCLINTON perfectly knows how combine blues with Americana, folk and even country music. His show was a tasteful walk around these styles he really feels comfortable with. He showed he is in good form, with excellent vocal qualities and a good harmonica technique, surrounded by a professional band with guitar, two horns, keyboard, bass and drums, which did a great work to support Delbert who, despite his age, still keeps a powerful voice with a great feeling. Also mention the good work of lead guitar player.


Delbert McClinton

Every year Lucerne Blues Festival ends the shows of Grand Casino hall on a festive way including a zydeco band. This time they brought BUCKWHEAT ZYDECO to make us dance. Although I really love this kind of music for its communicative joy and the hypnotic rhythm that traps and bewitches me, this time I had to share his performance with the one of our brand new winners of 2014 European Blues Challenge in Riga, A CONTRA BLUES, so it was difficult for me to get deeply into the wrapping rhythm created by accordion, washboard, drums and bass, plus a guitar and a trumpet that was not necessary at all. Buckwheat was in good form, showing he was willing to please the audience with his the accordion and singing in English and French, bringing us the joy of New Orleans music.


Buckwheat Zydeco                                                                                                 Buckwheat Zydeco Band Member

At Casineum, our friends A CONTRA BLUES put the room upside down. Spanish blues is practically unknown in Europe and for some time now, it is surprising and impressing audiences outside our borders. As usual A Contra Blues performance was full of strength and soon they got people eating out of their hands. Led by the overwhelming voice of lead singer Jonathan Herrero, perfectly backed by a teamed rhythm section, their two guitarists Alberto Calvillo and Hector Martin caught people with their delivery and good work too. A ahow that, as usual, received very favorable comments.


A Contra Blues

Once again Lucerne Blues Festival has exceeded my expectations. Our big thanks to the organizators for the amazing musical quality of every artist playing there and for always keeping a very high standard. Till next year, Lucerne!

Text and pictures: Roser Blues

 

 

 


* * * * * * * * * * * * * * * *


 

 

 

 

 

BLUES-SUR-SEINE, A DIFFERENT BLUES FESTIVAL
Conference by Jean Guillermo, external relations manager of Blues-Sur-Seine Festival in France.

A few days ago we have had in Barcelona (spain) an interesting lecture by Mr. Jean Guillermo, winner of 2008 Blues Foundation “Keeping The Blues Alive" Award which every year honours a lifetime dedicated to promote the blues. He is also responsible of external relations of Blues-Sur-Seine Festival that for twelve years, is being held simultaneously along 17 days in November in 22 different cities on the outskirts of Paris. An special festival of what we are accustomed to, which combines various aspects, such as artistic, social or educational ones. In an interesting conference, Mr. Jean Guillermo explained us the highlights of this interesting festival.

To get into the spirit of this special event, Mr. Jean Guillermo begins to tell us the problems in the area where the festival takes place: a depressed region marginalization, economic underdevelopment... In this background and thanks to the initiative of a sociocultural centre in Nantes which main aim was to socialize young people through music, and the promotion of popular culture, came up the idea of doing a blues festival.

Since its first edition, the festival is divided into three areas of the same importance: Artistic, Social and Educational.

Artistic Area.

With the subtitle "Spirit and Colours of the Blues", the Festival produces a wide program based on blues, rock blues, rhythm & blues, gospel, folk or blues, including French artists who have got the spirit and feeling of the blues, with more than fifty venues of musicians coming from all over the world (USA, Europe, Africa, South America, Russia....) The program also includes International Blues Challlenge "solo-duo" contest winners, awarded by the Blues Foundation in Memphis, as well as the winners of French national blues competition in "solo-duo" and "bands" categories.

There is also a section entitled "Trampolin Blues-Sur-Seine" that gives an opportunity to new groups without cds distributed in the market, to participate in a contest where a Jury of 15 people select six finalists who participate in the festival program. The winner plays in seven prestigious festivals. There is also a 1,000 euros prize to the a French singing blues artist and the festival produces a CD with two tracks of the six finalist groups.

Other activities include a "Blues and Classical Music Meeting", a Broadway inspired show entitled "Blind Lemon Blues", theatre plays made by workers in different factories, such as "501 Blues" done by Lewis factory workers who are in process of relocation, “slam blues" workshops for teenagers and illiterate mothers, exhibitions, a blues short story contest, creation and development of theatre shows by teenagers, such as a history of blues performed in slam or hip-hop, blues dj sessions…

Social Area.

Under the title of "Meetings for everybody" concerts and other activities related to the blues are done in homeless shelters, for ex-alcoholics, illiterate women, children with mental illness, nursing homes, physical rehabilitation centres, children in care of local administration due to  unstructured families environment, prisons ... etc.

Educational and School Area.

Under the title of "Importance of music practice, performing arts and musical genres discovery”, various activities take place in primary and secondary school before and during the Festival. Primary school activities include an introduction harmonica playing and singing for about 600 children six weeks before the festival that end with a school concert to the parents, included as one of the festival acts. They also take in concerts, theatre plays, different instruments presentations, puppet shows  or a travelling blues bus for more than 2,500 primary pupils. In secondary schools there are scheduled conferences-auditions that combine singing with the speech, performances by various artists scheduled at the festival, workshops by experts coming from U.S. other specialized workshops aimed to teachers conferences working on mainstreaming, etc, All these activities gather more than 1500 students and are also displayed in universities.

Mr. Jean Guillermo, Blues-Sur-Seina external relations manager
 

Other cultural initiatives.

Blues-Sur-Seine has also encouraged other initiatives such as producing a blues guide for teachers, a work and exercise book of different course subjects (Math, English, History, Geography....), all them related with blues music, a collaboration with National Rail network to develop a program to fight against illiteracy, a blues literary competition for primary schools, which provides for a collective or individual students to write a poem or a blues song where the wining ones are included in the blues workbook, a teachers workshop, where they are taught about techniques to implement new resources for teaching music, English, etc

Future projects.

Finally mention some upcoming projects Blues.Sur-Seine plans to do in the nest future. They include a twinning with Montreal Blues Festival, to promote exchanges of artists and groups, both new and professional ones, to give advice to musicians in order to find  performances outside France, to support blues bands competitions, an active participation in Blues Foundation International Blues Challenge in Memphis, Blues Foundation of Memphis, to develop the new European Blues Union association... etc.

All these activities confirm Blues-Sur-Seine is a unique and very special festival, that brings new and interesting ideas to put in practise.

Roser Infiesta Valls, Mrs. Zúmel

* * * * * * * * * *

SHORT APPROACHING TO THE BEGINNING OF HARMONICA

It is difficult to make on a brief review an approach to the history and importance of this small instrument called harmonica, because the subject is vast and really extensive.

Although its origins go back to Asian civilisations before Christ, the term "harmonica" was first used in Europe and North America in the late eighteenth century, as a generic name applied to various musical instruments. The first significant reference to the 'mouth organ' us back to the seventeenth century, specifically the French writer Marin Mersenne, who, in 1636, described a 'harmonica' that was originated in Asia. During the following decades, this instrument became popular among the higher classes of French society, and even a member of the court of Louis XIV described in his memoirs a party at Versailles enlivened by a few artists who came from Persia and who played that instrument. But undoubtedly, the great promoter and producer of what is now known as harmonica, was a German man called Matthias Hohner.

Marin Mersenne

The first Hohner made instruments which arrived to the United States, were probably sent by Matthias to some relatives who had emigrated to Chicago. Mr. Hohner signed the first contracts for exporting instruments to USA in 1862. From then on he began to introduce harmonica series Hohner Marine Band or the late Caruso among many musicians and American bands of that time so, in 1880, 70% of Hohner annual production was sent by ship to America. In 1901 Matthias Hohner opened a new branch in New York, directed by his son, Hans. This was certainly the beginning of the great popularity of the harmonica in the U.S., not only in rural music but also in a more urban one. For white and black rural musicians of the twenties, the harmonica became an indispensable tool. Festive music performers such as Peg Leg Sam, traditional music players like Harmonica Frank Floyd, folk players like Sonny Terry, country musicians like Herman Crook or blues players like Will Shade, Noah Lewis and Jed Davenport, usually played it, which gave them an enormous prestige and success. One of the major characteristics of rural harmonica players at that time was, while playing, they tried to imitate words like 'daddy', 'mummy', 'woman' or 'water', and other various sounds and onomatopoeia, like the steam of a locomotive, the whistle of a train, the howl of a wolf, the barking of a dog, the cat's meow, etc…

As far as jazz is concerned, the popularity of the harmonica began in the mid-twenties, when Hohner manufactured the first chromatic harmonicas, that immediately became well known among jazz harmonica players who until then had been only playing diatonic harmonicas in only in jug and washboard bands. The discovery of chromatic ones with its immense and unlimited possibilities, opened the doors to integrate this small instrument into different bands and orchestras, such as Buddy Rich, Lionel Hampton, Louis Armstrong and Gene Krupa ones, where real virtuosos and talents emerged like Don Les or Charles Leighton among others.



Matthias Hohner

But the harmonica, especially the chromatic one, surpassed all expectations of popular music to be introduced also in the classical music field. Larry Adler got an enormous prestige as a classical solo instrument. Great composers such as Darius Milhaud and Arnold Benjamin wrote musical works for harmonica. John Sebastian was the first harmonica player who was dedicated exclusively to play a classical repertoire, causing great surprise and admiration in the audience who attended his concerts

Coming back to popular music, the turning point of this instrument came in 1951 when the bluesman Little Walter Jacobs used for the first time in history a microphone connected to a guitar amp to blow his diatonic harmonica. Jacobs had a deep tone, intense, emotional, exciting and over all, with an amazing creativity. Different musicians like Jacobs, Big Mama Thornton who, besides singing was also an harmonica player, or Arthur "Big Boy" Crudup, who sometimes included harmonica in his orchestras too. Those musicians were some of the original sources that would inspire Elvis Presley and other musicians of the time, although, later on, harmonica almost disappeared of rock and roll instrumentation. Fortunately all this changed in 1963 with 'Love Me Do', one of the first songs of the Beatles that included a cute and catchy 'riff' where John Lennon played the harmonica as the principal chorus of the song.


Little Walter

The most surprising thing was that many British bands who got a great success in the United States following the Beatles and, specially, the Stones path, worshipped and loved blues and their music faithfully reflected their blues influences. Paradoxically despised Afroamerican music got popular among young Americans, thanks to ‘covers’ white British bands played, which mostly included harmonica in its instrumentation and came from original United States black artists who were systematically blocked by white society as 'race' music, only devoted to black people. Paul Butterfield was the first white musician who dared to play harmonica in the at that time dangerous Chicago South Side black clubs. He also formed the first rock and blues band that included white and black musicians playing together and they cleverly mixed the rock that was being listened by Anglo audiences with the blues which was mainly heard by Afroamerican audiences. The rest is a familiar well-known story for all blues fans.

Today harmonica has become one of the basic instruments in popular music, not only in  blues music, but also in folk, country, rock, 'southern' music and other similar styles. The availability, both in harmonicas and accessories, has continuously expanded in different ways (microphones, amplifiers, effects, pedals…) New manufacturers and harmonica models have emerged, such as Lee Oskar, Suzuki or Huang, but Hohner still keeps the first place, with sales that, only in United States, exceed a million items per year. But, the true thing is they are musicians and not manufacturers who have kept and today still keep alive the flame and growing up of this small but at the same time big instrument called Harmonica.

Vicente Zúmel

* * * * * * * * * * * * * * * *

 



Pagina Principal/Home
El Programa de Radio/The Blues Radio Show - La Programación/Playlist - Novedades Cds/Cds Received -
Criticas Cds/Actual Cd Reviews - Criticas Discos Antiguas/Old Cds Reviews - Reconocimientos/Show Aknowledgements - Links de Interés/Logo Links - Posters Blueseros/Blues Posters


Quien es Zúmel/Who is Zumel - Las Fotos/Blues Gallery - La "Harmonica Zúmel Blues Band"/The late "Harmonica Zúmel Blues Band" - La Sociedad de Blues de Barcelona S.B.B/Barcelona Blues Society SBB


Agenda de Conciertos/Blues Gigs Calendar - Las Noticias Nacionales/Spanish Blues News - Nuestras Entrevistas/National Interviews - El Diccionario de Blues - El Vídeo del Mes/Monthly Recommended Video

Las Noticias Internacionales/International Blues News - Los Articulos Internacionales /International Blues Articles -
Las Entrevistas desde USA/The USA Interviews
E-mail/Feedback