LA HORA DEL BLUES
Artículos, Crónicas

English Version

 

CRONICA FESTIVAL BLUES TOLOSA
Tolosa, 2 a 5 Julio 2020

Degraciadamente la pandemia que estamos padeciendo ha hecho que desde el mes de marzo se hayan cancelado prácticamente todos los festivales de blues, no sólo en España sino a nivel mundial, por lo que la temporada de verano ha sido desastrosa para los conciertos y eventos de blues y el otoño se presenta lleno de dudas e incertidumbres. Una de las contadas excepciones ha sido el Festival de Blues de Tolosa que, aunque ha tenido que suprimir toda la contratación internacional, reducir el número de conciertos y adoptar medidas de seguridad, ha conseguido llevar a cabo una nueva edición de su festival, con todos los conciertos gratuitos y repartidos por las plazas de la villa.

Una vez más ha sido un placer desplazarme hasta allí y, aunque la poca disponibilidad de horarios de trenes para viajar ha hecho que no pudiera asistir al concierto inaugural y al de clausura, he podido desconectar por unos pocos días del confinamiento domiciliario, además de reencontrar buenos amigos y disfrutar de excelentes actuaciones, siempre con las medidas de seguridad establecidas.

Como acabo de mencionar no pude llegar a tiempo para el concierto inaugural de THE MOJO HAND, un grupo del que me habían hablado muy bien y que en su formación incluye a Gorka Azpiroz a la voz, Jon Aira a la guitarra, Paul San Martín al piano, Nando Neira al bajo y Karlos Arancegui a la batería, que practican un estilo de blues clásico y ortodoxo, por lo que espero tener la oportunidad de verles en alguna próxima ocasión.

El viernes, al caer la tarde, son THE LUCKYMAKERS, venidos desde Madrid, los encargados de llevar el blues a la plaza Guipuzkoa. Una formación fresca y vitalista que combina standards de blues con otras influencias como pueden ser el gospel, el rhythm & blues y alguna que otra electrizante balada. No conocía a su vocalista Patricia Goser y lo cierto es que derrochó fuerza, intensidad y feeling, en un repertorio hecho a su medida y respaldada por músicos bien reconocidos de la escena madrileña como J.B. Bony, el hombre de la eterna sonrisa, a la guitarra, Carlos Arsuaga a la batería y en esta ocasión sin su pianista habitual Tatiana Firminio, bien sustituida por un teclista que, aunque proveniente del jazz, dejó constancia de su buen hacer. Un concierto que se hizo corto y nos hizo disfrutar de buen blues, después de tanta sequía bluesera a causa del confinamiento.

 

 

 

Otra de las bandas emergentes del País Vasco es StarBlues. Pudimos verles a mediodía del sábado en la Plaza López Mendizábal. Prácticamente todo su repertorio está cantado en vasco lo que, para quienes no conocemos el idioma, da a sus temas un aire original y diferente. La mayoría son composiciones propias que, enraizadas en el blues, van más allá y exploran nuevos caminos, aunque sin olvidar de incluir algún clásico, lo que siempre se agradece. Liderados por Jon Barreros a la voz y la guitarra, el resto de la banda la forman Yon Labayen al piano y órgano, Mikel Atxega  al bajo y Fermín Etxeberria a la batería. En esta ocasión ofrecieron un concierto sobrio pero a la vez lleno de calidad y buenos momentos.

 

Formación inédita la que tuvimos la oportunidad de degustar al caer la tarde. NOA VOLL DAMN a la voz, VICTOR PUERTAS a la armónica y voces y FREDI PELÁEZ a los teclados. Músicos todos ellos provenientes de bandas diferentes y de contrastada calidad reunidos especialmente para la ocasión. Como no podía ser de otro modo, estuvieron a la altura que de ellos se esperaba, permitiéndonos apreciar de nuevo el feeling, el poderío y la fuerza expresiva de Noa, pero también el excelente trabajo de Víctor a la armónica que, como siempre, rozó la perfección y el comedido pero a la vez conciso y preciso trabajo de Fredi a los teclados. En todo momento Noa se erigió como dominadora del escenario, incluyendo temas de su repertorio junto a algunos clásicos que hicieron vibrar a todo el público congregado.

 

 

 

Para cerrar la noche en el magnifico escenario de la plaza Berria, un gigante del saxo tenor venido de Barcelona como es DANI PEREZ. Puro jump blues, swing y rhythm & blues desgranado con enorme profesionalidad por este maestro del saxo que ha participado en numerosas formaciones y que ahora canta y lidera su propia banda formada por músicos de innegable calidad como son VICTOR PUERTAS, esta vez al piano, BALTA BORDOY a la guitarra, MARC RUIZ a la batería y CARLES PEREZ al bajo. Aunque al principio del conciertos tuvieron diversos problemas de sonido, poco a poco se fueron entonando en un concierto que fue de menos a más, electrizando al público con su música contagiosa y bailable, además de la profesionalidad de Big Dani quien estuvo comunicativo, entregado y haciendo disfrutar al todo el publico congregado con un repertorio variado, festivo y hecho a su medida.

 

 

El festival finalizaba el domingo con un concierto acústico a cargo de IKER PIRIS, pero como ya he mencionado, los problemas de desplazamiento, hicieron que no me quedara más remedio que perdérmelo. Nuevamente felicitar a la organización y al Ayuntamiento de Tolosa por llevar adelante el festival en estos momentos tan difíciles y apostar decididamente por la cultura. ¡Gracias y esperando ya la edición del próximo año!


Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA FESTIVAL BLUES LUCERNA
14 a 16 Noviembre 2019

Si hay un festival que reúna a lo mejor del blues europeo e internacional, éste es sin duda el Festival de Blues de Lucerna. Situado en esta bella y típica localidad suiza a las orillas del lago de los Cuatro Cantones y a los pies de los montes Pilatus y Rigi, su centro histórico está formado por pequeñas callejuelas con acogedores restaurantes y pequeñas tiendas, siendo su mayor atracción el puente Kapellbrücke, que cruza el río Reuss, edificado todo en madera.

Es un enorme placer viajar a esta localidad para disfrutar no sólo de su belleza sino también de las increíbles actuaciones de blues que cada noche nos brinda el festival que este año llega a su edición número 25.

Durante toda la semana se celebran algunos conciertos y presentaciones pero el grueso de los mismos comienza el jueves y se alarga hasta el sábado. Puntualmente a las 19 y en la sala grande del edificio anexo al Casino, los GUMBO GRITS & GRAVY WITH ANNE HARRIS, MARCELLA SIMIEN & GUY DAVIS abren el fuego. Tres músicos provenientes de diferentes ámbitos del blues se unen en esta formación para ofrecernos música sureña, cajun, ritmos criollos y de New Orleans. Marcella Simien es hija del acordeonista de zydeco Terrance Simien e integrante de su banda. Su estilo al acordeón incluye sonidos de New Orleans, cajun y blues sureño. Anne Harris es una violinista muy versátil, todo energía, que puede interpretar desde música celta hasta pop, jazz manouche, blues o música americana. Por su parte el guitarrista y armonicista Guy Davis se mueve con soltura tanto en el blues tradicional como en el más contemporáneo. La fusión de los tres es realmente explosiva desarrollando un concierto lleno de especies musicales picantes y deliciosas en un guiso de lo más sabroso. 

 

Desde que en 2015 ganaron el premio al mejor cd autoproducido en el International Blues Challenge de Memphis, la fama de ALTERED FIVE BLUES BAND no ha dejado de crecer. Liderados por la gruesa voz del cantante Jeff Taylor y el brillante guitarrista Jeff Schroedl y bien respaldados por teclado, bajo y batería, ofrecieron un concierto muy versátil, demostrando que se sienten cómodos en diferentes estilos de blues que dieron variedad a su show. Roadhouse blues, blues rock, intensos temas lentos, algún que otro blues de Chicago, algo de soul y un buen racimo de temas propios toconformaron un concierto ameno y variado de esta banda de Milwakee que, aunque ya la había escuchado en disco, en directo me produjeron una muy buena impresión por su solidez, empaque y poderío.

El rhythm & blues y el soul tienen en BILLY PRICE a uno de sus grandes exponentes. Dotado de una voz muy personal y bien timbrada, perfecta para cantar los estilos que practica, supo sumergirnos inmediatamente en esa música bailable y contagiosa, gracias a su buen a hacer y una brillante y eficaz banda en la que destacó la labor del saxo Eric Spaulding, además de guitarra, teclado, bajo y batería. Una fulminante descarga de ritmo, soul y, por supuesto, algún que otro blues, a cargo de este cantante que controla todos los resortes para hacernos disfrutar de su música.

Sin apenas tiempo para reponer fuerzas REVEREND JOHN WILKINS sube al escenario. Hijo del legendario cantante de soul y gospel de Memphis Robert Wilkins, John ha heredado el conocimiento de estos estilos, a los que une la fuerza hipnótica del Mississippi North Hill Country Blues y algo de blues rural. La combinación de la música religiosa y la secular junto a la mezcla de todos estos ritmos bien diferenciados, se convierte en un repertorio explosivo donde su guitarra y su voz suenan tremendamente genuinas y poderosas. Si a ello añadimos el soporte vocal de sus tres hijas con unas voces magníficas que dieron vistosidad y variedad a todo el concierto, el resultado fue un concierto directo, de esos que te atrapan por su contundente sencillez y autenticidad, que se me hizo corto y del que disfruté enormemente.

 

Para finalizar la noche, a partir de la 1 y en la acogedora sala anexa Casineum tiene lugar un concierto más informal a cargo de CHICAGO BLUES REUNION FEAT. NICK GRAVENITES, BARRY GOLDBERG Y RICK REED a los que podremos volver a ver en el gran escenario. Un pequeño pero sustancioso aperitivo en el que los músicos tocan de forma muy relajada, invitando a algunos otros de los artistas del festival para goce y deleite de los presentes. Como su nombre indica, buen blues de Chicago surgido de la colaboración del legendario Nick Gravenites a la guitarra y voz, Barry Goldberg a los teclados y voz y Harvey Mandel (que no estuvo en esta ocasión siendo sustituido por Dave Melton a la guitarra que cumplió con solvencia el trago de sustituir a Mandel) junto a una buena base rítmica de músicos de Chicago como son Rob Stone a la armónica, Rick Reed al bajo y Gary Mallaber a la batería. En este anticipo todos ellos dejaron claro su conocimiento y experiencia acumulados a lo largo de los años lo que, como el vino añejo, mejora con los años.
Ellos son también los encargados de abrir la jornada del viernes. Todo un lujo poder ver en directo a Nick Gravenites y Barry Goldberg, integrantes de la legendaria Paul Butterfield Blues Band. Nick nos deleitó con sus viejas historias de aquellos años 60 y 70 marcadas por eventos como Woodstock o el éxodo Californiano, a base de un blues cercano y envolvente, sin olvidar a Rick Reed también de la Paul Butterfield blues band y colaborador de Canned Head, músicos a los que no pensaba poder ver en directo y que gracias al festival de Lucerna ha sido posible disfrutar de la sabiduría acumulada a lo largo de los años, siempre bien respaldados por auténticos conocedores del blues de Chicago. Un concierto para paladares exquisitos.

  

Este año y como miembro de la European Blues Union el festival quiso rendir homenaje al blues europeo con una reunión de los mejores músicos del viejo continente. Bajo el título de EUROPEAN BLUES SUMMIT se congregaron el escenario los hermanos ANDREAS ARLT a la guitarra, MICHAEL ARLT a la armónica y voz y FABIAN FRITZ a los teclados, los tres de los BB & THE BLUES SHACKS (un grupo por el que siento debilidad), el guitarrista francés NICO DUPORTAL, todos ellos dominadores del mejor jump blues de la Costa Oeste. Pero también estuvieron en el escenario el productor MIKE VERNON, a la voz, armónica y percusión, al austríaco RAPHAEL WRESSNIG a los teclados, los suecos ANDERS LÉWEN a la guitarra y LARS NÄSMAN al bajo. Otro de los grandes nombres del blues europeo es sin duda el cantante y armonicista STEVE "WEST" WESTON, sin olvidar al batería noruego MARTIN WINDSTAD. Todos son destacados instrumentistas de formaciones punteras en Europa, por lo que ofrecieron un espectáculo brillante, lleno de momentos de gran enjundia bluesera y una buena variedad de ritmos y estilos, permitiéndonos ver reunidos a algunos de los mejores músicos europeos que, sin duda, seria difícil ver con sus respectivas formaciones en un mismo festival.

 

Poco se puede decir de SHEMEKIA COPELAND, una mujer dotada de una voz extraordinaria que me impresiona siempre que la veo en directo. Hija del gran guitarrista tejano Johnny Copeland, posee unas cualidades vocales impresionantes que aplica con maestría tanto cuando interpreta blues como cuando se adentra por los caminos del gospel, el soul o las baladas. Todos estos estilos aparecieron en su concierto en Lucerna, mostrando que con la edad va ganando en presencia escénica y calidad interpretativa, en un show lleno de feeling en el que invitó a Anne Harris al violín y a Billy Branch a la armónica en algunos temas.

 

Pocas oportunidades se tienen hoy día de ver a uno de esos genuinos bluesmen que parecen salidos del sur profundo del Mississippi como es ROBERT LEE COLEMAN. Por eso es siempre un placer poder sumergirse y sentirse transportado al blues más añejo a cargo de uno de esos músicos de los que ya quedan pocos y que mueren en un escenario. No suele prodigarse mucho en Europa excepto en contadas ocasiones con la Music Maker Blues Revue, pues suele moverse por el estado de Georgia, alternando el blues con su trabajo como carpintero, por eso su concierto fue doblemente apreciado, porque sus blues salidos del corazón se saborean como algo difícil de poder degustar en los escenarios más convencionales. Acompañado por una banda que supo en todo momento resaltar el trabajo de Coleman, me sentí como si estuviera en uno de esos viejos porches de esas casas de madera escuchando blues al atardecer.

A partir de las 23 h y en la sala anexa Casineum se inician los dos conciertos programados, el primero con LILLY MARTIN cantante nacida en Nueva York pero residente en Suiza, concierto al que desgraciadamente no pude asistir por estar viendo los de la sala grande y el de LINDSAY BEAVER como aperitivo de su concierto con el que se inició la sesión del sábado. Lindsay es una poderosa batería y cantante que mezcla el rock & roll con el blues, el rhythm & blues incluso el country, estilos a los que en algunos momentos dota de un aire garagero. Realizó sus dos shows en pie desmelenándose tras la batería y mostrando sus buen registro vocal, bien respaldada por el guitarrista Brad Stivers (quien tuvo el detalle de declararse y pedirle matrimonio en el escenario principal de Lucerna) y el bajista Josh Williams. Sus dos conciertos fueron completamente energéticos y comunicativos lo que hizo que el público disfrutara de lo lindo.

Siento una especial debilidad por BILLY BRANCH. En esta ocasión se presentaba en un tándem inédito junto al cantante y bajista BENNY TURNER. Debo decir que no me defraudaron en absoluto y que, en mi opinión, fue el mejor concierto del festival. Ambos músicos estuvieron soberbios, brillantes y excepcionales, derrochando una enorme entrega y muchas ganas, lo que se transmitió a todos los presentes. Hermano del legendario Freddie King, Benny Turner fue durante años su bajista. Hoy en día lidera su propia banda. En Lucerna se presentó con una formación de piano, guitarra y batería con Billy Branch como invitado especial, presentándose como un auténtico bluesman y showman. Billy Branch estuvo exquisito tanto a la voz como a la armónica mostrando que es uno de los grandes del blues de Chicago actual. Un concierto intenso, lleno de feeling en el que ambos músicos se alternaron en el liderazgo y combinaron toda su sabiduría bluesera, que es mucha, para deleite de todos los presentes, en un show de auténtico blues de Chicago aderezado con unos toques de soul que nos hizo vibrar desde el primer minuto.

 

En mi opinión, no fue una buena idea del festival poner a dos grandes armonicistas en el mismo día y uno tras de otro, pues el siguiente concierto presentaba a THE FABULOUS THUNDERBIRDS liderados por el gran armonicista KIM WILSON. Sin embargo eso no empaña que para mi fuera todo un lujo poder saborear la misma noche de dos de mis armonicistas preferidos. Con una remodelada formación en la que se incluye a Johnny Moeller a la guitarra, Steve Gomes al bajo, Kevin Anker a los teclados y Wes Watkins a la batería, Kim estuvo inconmensurable como siempre a la armónica, con muchas ganas, desgranando un repertorio en el que se incluyeron algunos de sus grandes éxitos como "Tuff Enough", "Scratch My Bag", "Wrap It Up" o "My Babe" junto a otros temas de jump blues o West Coast blues, además de deleitarnos con un escalofriante solo de armónica de más de 5 minutos de duración que pusieron la sala patas arriba.

 

 

Es costumbre del festival que el último concierto del escenario principal esté dedicado al zydeco y la música cajun. En esta ocasión los encargados son COREY LEDET ZYDECO. Corey es un joven cantante e intérprete de acordeón que sigue la tradición del zydeco de la Louisiana, donde solía viajar regularmente con sus padres. La música cajun y el zydeco más genuinos se mezclaron con algunos ritmos más actuales siempre dentro del estilo con el que se siente plenamente identificado. En su banda incluye a Lil 'Buck Senegal a la guitarra quien durante muchos años fue miembro de la banda del legendario Clifton Chenier.


 

Ya acomodados en la sala Casineum nos disponemos a ver de nuevo al legendario productor MIKE VERNON, esta vez acompañado de su banda THE MIGHTY COMBO que incluye en su formación a un excelente músico de nuestro país, Kid Carlos a la guitarra, a quien no había visto desde que era un chaval en el festival de blues de Cazorla. Carlos ha madurado como guitarrista mostrando una excelente técnica y una gran elegancia a la guitarra. Por su parte Mike se mostró como un artista dotado de bastante carisma y conocimiento del género que, a pesar de no ser un intérprete excepcional, supo estar en todo momento a la altura de las circunstancias sin desentonar en ningún momento bien respaldado por una banda que en todo momento supo realzar las cualidades y en buen hacer de su líder.

 

Como fin de fiesta y hasta altas horas de la madrugada, nada mejor que volver a ver a toda la excelente selección de músicos europeos agrupados bajo el nombre de EUROPEAN BLUES SUMMIT que de nuevo nos dejaron un gran sabor de boca, haciéndonos disfrutar y bailar con excelentes interpretaciones para despedir un gran festival que siempre se supera y al que dejamos con mucha pena.

He añadido algunos videos extraidos de youtube de algun tema de los conciertos del festival.


Texto y fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA BLUES NIGHTS EN HAMBURGO
Sasel Haus. 25 y 26 Octubre 2019

Por segunda vez he tenido la inmensa suerte de poder viajar a Hamburgo para disfrutar de un excelente fin de semana de blues que se organiza en Sasel Haus, un acogedor recinto a modo de aula de cultura que, sin ningún tipo de pretensiones y en un ambiente totalmente familiar, nos permite saborear una más que interesante programación realizada con esmero y que, en las las dos ocasiones que he podido acudir, ha resultado altamente satisfactoria.

Cada noche se programan tres actuaciones diferentes, todas ellas de con un alto nivel de calidad. El viernes y puntualmente a las 19 h sube al escenario MICHAEL VAN MERWYK. Michael es un buen guitarrista y cantante de blues acústico, que ha participado con éxito en el IBC de Memphis. Su experiencia y buena técnica a la guitarra, dobro e incluso de la cigar box guitar, acompañadas de una voz grave y poderosa, muestran que domina a la perfección los secretos del blues rural, aunque no se le pueda considerar como un músico purista del género. Su concierto fue muy gratificante, plagado de buenos momentos de blues tradicional, de ese que suele llegar al corazón de los oyentes, sabiamente mezclado con composiciones propias que supo mezclar para dar un aire más actual a su concierto.

Tenía unas ganas enormes de ver a VICTOR WAINWRIGHT. Hoy en día está considerado como uno de los jóvenes cantantes y pianistas más versátiles e innovadores del panorama de blues no sólo en Estados Unidos sino a nivel internacional, además de ganador en los Blues Music Awards y de haber sido nominado a los premios Grammy. Venía acompañado de su banda THE TRAIN, un grupo realmente sólido y contundente con Pat Harrington a la guitarra y voz, Pat Harrington también a la guitarra y voz y Billy Dean a la batería y voz. Ciertamente el inicio de su concierto fue totalmente electrizante, dejándome asombrada por su capacidad de interpretar el boogie-woogie y su electrizante presencia escénica. Después de este inicio fulgurante, fue desgranando un repertorio más ecléctico con el que dejó constancia de su buena técnica y del dominio de diversos estilos musicales, no sólo al piano sino también a la voz, para finalizar de nuevo en lo más alto, dejándome con ganas de escucharle más.

Completamente diferente fue el concierto que cerró la noche y que corrió a cargo de la cantante, guitarrista y compositora CÉCILE DOO-KINGUÉ, una artista diferente y original que combina los ritmos africanos con el blues, el soul, el folk o incluso el jazz, dotándolo de un aire muy contemporaneo y un sonido profundo y áspero, gracias a una voz muy personal, que acompaña con un toque de guitarra muy efectivo y unas canciones a veces reivindicativas pero siempre dotadas de grandes dosis de sensibilidad y buen gusto.

La jornada del sábado se inicia con SMOOTH GENTLEMEN, un trío por el que siento debilidad. Proveniente de la formación The Boogie Boys, Bartek Szopinski es un cantante y pianista dotado de un enorme feeling, que se mueve con soltura en el boogie-woogie, el blues y el rock and roll. Con una buena presencia escénica, sabe sacar partido de sus interpretaciones, dotándolas de mucho carisma por lo que inmediatamente conecta con el público. El contrapunto lo tiene en Piotr Bienkiewicz, un elegante guitarrista que domina el jump blues, por lo que la combinación entre ambos es realmente explosiva, bien acompañados por Chris Nugent a la batería que realiza una labor sobria pero muy eficaz. Blues, jump blues, boogie y rock & roll estuvieron presentes en su repertorio en un concierto que se me hizo corto. Todo un gusto disfrutar de su música.

Dos más que interesantes guitarristas cantantes como son MARCUS MALONE e INNES SIBUN unen sus fuerzas en el siguiente concierto. De estilos diferentes, Marcus se desenvuelve bien tanto el el blues clásico como en el blues rock e Innes ha sido guitarrista con Robert Plant por lo que domina el más energético rock blues a las mil maravillas aunque sus guiños al blues son también muy notables. Juntos desarrollan un repertorio en el que el rock, el blues, el soul e incluso el funk adquieren protagonismo, mostrando ambos su compenetración y su dominio del instrumento en un concierto variado donde ambos muestran su buen hacer.

Para cerrar estas blues nights de Hamburgo, se presenta otro guitarrista de esos que están tan en boga hoy día. El es NICK SCHEBELEN, joven guitarrista y cantante proveniente de Kansas que sorprendió agradablemente por la energía que transmite en cuanto se pone a interpretar rock y blues, estilos a lo que imprime una incendiaria expresividad. Acompañado únicamente por Cliff al bajo y Adam Hagerman a la batería, todo un espectáculo detrás de los tambores, su concierto podría a priori pecar de simplicidad, pero escuchado con detenimiento es fácil encontrar una más que interesante riqueza cualitativa no sólo a la eléctrica sino también cuando nos deleitó con algunos temas al dobro, que sin duda este artista puede aportar al panorama del rock blues actual.

En definitiva, dos excitantes noches y seis conciertos de magnífico y variado blues en un ambiente relajado y familiar. ¿Se puede pedir más?

Finalmente algún que otro vídeo de estas dos noches de blues.

  

 

Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES CHÂTEAURENARD
18 y 19 Octubre 2019

En mi última visita al festival de blues de Cahors tuve la oportunidad de coincidir con los organizadores del festival de blues de Châteaurenard, una pequeña localidad muy cercana a Avignon. Gracias a la amabilidad y la gentil invitación de Michel Laporte, Silvie Declas y el resto del equipo, pude asistir a un evento, quizás no demasiado conocido a nivel internacional, pero realizado con gran profesionalidad y esmero.

Los conciertos tienen lugar en la Salle de l'Etoile, un auditorio dotado de una magnífica iluminación y una excelente acústica que permiten disfrutar de las actuaciones en los más mínimos detalles, lo que siempre se agradece enormemente. De nuevo una huelga en los servicios ferroviarios franceses retrasó mi llegada e hizo que tuviera que volver a las sobre las 5 y algo de la madrugada del domingo en Flixbus, agradeciendo de nuevo a Michel por acompañarme hasta la parada del autobús a esas intempestivas horas.

Con todas las entradas prácticamente vendidas en cada una de las dos jornadas, este festival me ha permitido conocer a algunos grupos y artistas franceses totalmente desconocidos para mí, junto a algunos otros a los que ya había visto en alguna ocasión. Así el viernes pude reencontrarme con BIG DEZ y su banda, esta vez en formación de big band, con sección de viento y el refuerzo de algunas voces femeninas entre las que destacó la presencia de JESSIE LEE que, con su banda, estuvo en el festival de Benicassim, que tuve el honor de poder seleccionar como representante del festival castellonense para actuar en el festival. Siempre es un placer escuchar a BIG DEZ y su banda que llevaron a cabo la primera parte del concierto con buenas dosis de blues de Chicago y Texas para pasar, después de un intermedio, a compartir escenario con una serie de músicos invitados como la organista RHODA SCOTT, los cantantes y guitarristas franceses ALEX BAUER y NORBERT "NONO" KRIEF, además del incombustible cantante y guitarrista británico IAN SIEGAL quien, como siempre, nos fascinó con su presencia escénica y su enorme feeling. La noche terminó en una apoteosis con todos los músicos tocando juntos en el escenario, dejándonos un gratísimo sabor de boca.

 

Después de visitar prácticamente todos los rincones de la pequeña villa de Châteaurenard, la jornada del sábado se inicia con el cantante y guitarrista tejano, hoy afincado en Francia, NEAL BLACK y su banda THE HEALERS. Excelente compositor, se mueve con soltura en el blues y el rock, brindándonos un concierto muy variado y con muy buenos e intensos momentos que nos permitieron descubrir a un músico de calidad.


Para finalizar la noche pudimos conocer al cantante y guitarrista PAUL PERSONNE. Con cerca de treinta años de carrera y catalogado como músico de blues, tiene también una vena de cantautor, dotado de buenas dosis de sensibilidad, especialmente cuando interpreta baladas que desarrolla de forma cálida y melodiosa. Un artista diferente y original con el que finalizó un festival con excelente nivel de calidad al que espero poder volver en alguna próxima ocasión.

Os dejo también algunos videos del festival filmados por la organización del mismo.

 

         

 

      

 

 

Texto y Fotos: Roser Blues  

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES CACERES
3 a 6 Octubre 2019

Aunque pecando de ser repetitiva, la ciudad de Cáceres se convierte cada año en un precioso marco para disfrutar del blues pues, no sólo nos ofrece su belleza monumental sino también su excelente clima, su deliciosa gastronomía y la genial acogida de sus habitantes y de todos cuantos hacen posible la celebración de un festival de blues que este año ha llegado a su décima edición. Para celebrarlo la Asociación de Blues de Cáceres ha preparado con esmero un variado cartel que, con algunos pequeños altibajos, ha satisfecho con creces a los innumerables aficionados que han respondido a la llamada del festival y han acudido en masa a todos los conciertos que, además, son todos ellos gratuitos.

Los conciertos principales se han celebrado las noches del viernes y el sábado en la amplia plaza de Santa María en la zona monumental de la ciudad. Personalmente el cartel del viernes me resultó especialmente atractivo, ofreciendo una gran variedad de estilos, dejando para el sábado una selección de guitarristas más agresivos.

Mención aparte merece el tema de la iluminación de los conciertos. Si en cada edición del festival nos hemos quejado de la mala calidad de la iluminación lo que hace que apenas se puedan tomar fotografías, este año ha sido de lo más surrealista, no permitiendo ni ver las caras ni la forma de tocar de los músicos, además de un abuso de humos de colores que dificultaban enormemente la visión, donde los músicos aparecían como visiones fantasmales entre la niebla, además de mostrarse siempre en el escenario totalmente coloreados o bien completamente oscuros. Tanto es así que todos los fotógrafos recogieron sus máquinas y abandonaron el foso haciendo huelga de máquinas caídas. Ante las reiteradas protestas la iluminación mejoró algo en el primer concierto del sábado volviendo a caer paulatinamente en los mismos errores a medida que avanzaba la noche. Desde aquí solicitamos encarecidamente a la organización que se tome en serio este tema que, sin duda, empaña en gran medida la calidad y espectacularidad de los conciertos. 

Formalmente el festival se inicia la tarde-noche del jueves en la terraza de El Corral de las Cigüeñas. Un nuevo valor de las escena del blues internacional como es VANESSA COLLIER es la encargada de abrir el fuego. Vanessa es una joven cantante y saxofonista que empezó a tocar el saxo con sólo nueve años y que actualmente se esta afianzando en el panorama del blues, aunque también domina se atreve con el soul y el rock. En Cáceres realizó un concierto muy correcto y en algunos momentos brillante, mostrando su calidad al saxo y sus buenas dotes como cantante. Hay que alegrarse de la aparición de músicos jóvenes como Vanessa que siguen la tradición del blues, dándole un aire actual pero siempre dentro de la ortodoxia. Sin duda ella reúne todas las condiciones para llegar a lo más alto. Un más que interesante concierto para abrir el festival.

Abrir el fuego la noche del viernes con TRAVELLIN' BROTHERS LITTLE BAND es una apuesta segura, además de garantía de calidad y un buen espectáculo. En esta ocasión venían con sus dos teclistas oficiales, una sección de viento de trompeta y trombón para reforzar el saxo de Alain Sancho y una voz femenina como coro. A pesar de que el sonido no fue todo lo brillante que la banda se merece, estuvieron a la altura y brindaron un concierto variado en el que incluyeron una selección de sus temas más emblemáticos y otros de más reciente factura que conectaron inmediatamente con todos los presentes, invitando también a Ian Siegal a unirse a la fiesta en algunas canciones. 

Como no podía ser de otro modo, BOB MARGOLIN & TOTA BLUES brillaron a gran altura. Desde que los Tota Blues fueran requeridos por Vicente Zúmel, en aquel momento presidente de la SBB, para acompañar a Bob Margolin contratado por Zúmel y la SBB, el grupo se ha convertido en su mejor banda de acompañamiento cuando visita España. Todos sus integrantes conocen perfectamente el blues de Chicago, siendo expertos en el blues de la ciudad del viento. En esta ocasión venían con el refuerzo de JOSE LUIS PARDO a la guitarra, por lo que Martín Merino demostró su buen hacer en el bajo. Además de interpretar un repertorio trufado de standards del género junto a algún homenaje al maestro Muddy Waters, Bob Margolin dio protagonismo a todos los músicos con pequeños duetos (Merino-Margolin, Cristian Moya-Margolin o Tota-Margolin) a lo largo de un show muy satisfactorio que permitió poder disfrutar de un Bob Margolin en plena forma, desgranando excelente blues de Chicago.

Completamente diferente fue el concierto que cerró la noche del viernes. LEIF DE LEEUW BAND se presentaba en España con su tributo a los Allman Brothers Band y una formación espectacular que incluía dos baterías y tres guitarristas además por supuesto de voz, bajo y batería. Leif es un excelente guitarrista holandés que ha representado a su país en el European Blues Challenge de 2014. Como ya he dicho, para su actuación en Cáceres se presentó con su tributo a los Allman Brothers y lo cierto es que realizaron un soberbio concierto, mostrando una solidez y un respeto por el sonido original de los Allman verdaderamente destacables, sorprendiendo muy gratamente al numeroso público congregado.

La jornada del sábado noche se abrió con SARON CRENSHAW, un cantante y guitarrista a medio camino entre el soul, el blues y el funk. Aunque en todo momento intentó agradar y comunicar buen rollo bajando del escenario a tocar entre el público o incluso haciendo tocar su guitarra a algún niño, su concierto fue de más a menos, quizás debido a la extrema longitud de sus temas que en algunos momentos resultaros excesivamente repetitivos y, aunque puso mucho empeño, le faltó algo de chispa para acabar de redondear una gran actuación, que finalmente resultó muy correcta y con buenas dosis de guitarra bien estructurada y no carente de elegancia.

Sin duda IAN SIEGAL fue el triunfador de la noche. Personaje singular a medio camino entre canalla y macarra, empezó algo dubitativo pero se fue creciendo acabando con el público totalmente entregado a su figura. Respaldado por un buen trío en el que guitarra, bajo y batería cumplieron las expectativas, Siegal fue afianzándose hasta acabar convertido en amo y señor del escenario, desgranando un repertorio muy bluesero con algunas pinceladas de rock setentero. Temas como "How Many More Years" de Howlin' Wolf, tributos a Muddy Waters o una escalofriante versión de "Forever Young" de Bob Dylan dejaron al público boquiabierto y rendido a los pies de este "hombre malo del blues".

Difícil papeleta para los BIG YUYU cerrar el festival y hacerlo después de Ian Siegal. El trío tiró de experiencia y profesionalidad demostrando que poseen un sonido perfectamente conjuntado con un excelente trabajo de Joan Amaro al bajo y Esteve Huguet a la batería a los que, para la ocasión, se les unió Big Papa a los teclados, arropando todos ellos a Jordi Alvarez a la guitarra y voz, quien mostró su buena técnica en el instrumento y la razón por la que actualmente están considerados como unos excelentes representantes del power blues nacional, poniendo de este modo un buen punto final a una noche en la que las guitarras dominaron de forma absoluta sin llegar a tener la variedad de la noche anterior.

Como es habitual, el mediodía del sábado se celebra la tradicional comida de socios de la Asociación Amigos del Blues de Cáceres en la más que agradable terraza de El Corral de las Cigüeñas. Este es quizás uno de los momentos más distendidos del festival, perfecto para charlas y reencuentros junto a una buena comida y vinos de la tierra, esta vez con un improvisado concierto acústico a cargo de IAN SIEGAL mostrando su faceta más bluesera. Finalizada la comida, se abren las puertas del Corral al público, que en pocos segundos abarrota el espacio. Es el momento en que BLUES TRIUNVIRATE o, lo que es lo mismo, Mingo Balaguer, Pablo Sanpa y Francisco Simón, suben al escenario para mostrar su sabiduría bluesera y confirmar que veteranía y juventud pueden darse la mano, mostrando que el futuro del blues está asegurado con jóvenes músicos como Pablo Sanpa a la guitarra, Ricky Avila al bajo y Guillaume Destarac a la batería, además de los incombustibles Mingo Balaguer a la armónica y voz y Francisco Simon a la guitarra liderando ambos la banda. Dos horas del más genuíno blues que nos transportó a las esencias del género.

Desde hace un par de años el festival ha añadido un aperitivo blues a mediodía del domingo en El Corral de las Cigüeñas. Este año se presentaban THE RAMBLERS, venidos desde Portugal, concretamente desde Lisboa, que se convirtieron en un verdadero descubrimiento para todos los asistentes. Músicos todos ellos muy jóvenes, liderados por la excelente voz de su cantante Mafalda Raposo. Con su buen hacer, frescura, simpatía y un bien escogido repertorio donde mezclaron hábilmente el blues, el soul o el rock, se ganaron al público en un concierto que terminó en una verdadera apoteosis, con el público totalmente entregado que no les quería dejar marchar. Puedo asegurar que si siguen por este camino tiene un gran futuro ante sí.

He dejado para el final algo que se ha convertido en uno de los elementos más importantes para todos los que cada año acudimos al festival. Me refiero a la increíble jam sesion y "saraos" diversos que cada año se montan en el asombroso e indescriptible HOTEL ALFONSO IX, gracias a todo el magnífico y amable personal del hotel bajo la dirección de BENI e ITA MANZANO y la colaboración de músicos como los de la banda de GUITAR NOT SO SLIM, además del calor y el buen rollo de todos cuantos año tras año acudimos a este hotel para disfrutar del magnífico ambiente, tanto en la jam session del viernes como la comida-merienda del domingo, además de la gran acogida que siempre recibimos y que hace que nos sintamos como en casa.

De nuevo ¡¡gracias Cáceres!! y ya con ganas de volver el próximo año.

 

Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES & PLUS
Torrefarrera. 30 agosto a 1 septiembre 2019

Desde hace ya siete años, la Societat de Blues de Lleida celebra su festival. Excelentemente acogidos por la localidad de Torrefarrera, nuevamente ha vuelto con más ganas e ilusión a esta fiesta bluesera que, durante un fin de semana, lleva el blues a las tierras de poniente y que gracias al empuje de Rosa y todo su equipo, hace que cada año no podamos dejar de asistir para compartir blues y buen rollo.

Todos los conciertos son gratuitos lo que se convierte en un aliciente más para desplazarse y apoyar a este pequeño pero a la vez gran festival. Los encargados de abrir el fuego son TOMACCOS, venidos expresamente desde Madrid para hacernos pasar un buen rato con este sonido mezcla del blues de New Orleans, los sonidos cajun de la Louisiana, los minstrel shows, el vaudevil y el blues más campestre. Todos estos estilos los mezclan con habilidad para entretener, amenizar y hacernos disfrutar de un concierto muy contagioso y bailable.

Totalmente diferentes son LOS WINTERS, banda surgida como tributo al tristemente desaparecido Johnny Winter, pero que ha conseguido crearse un sello propio sin olvidar por supuesto al gran maestro tejano, gracias a la profesionalidad, experiencia y buen hacer de los músicos que integran la formación y que son Kpow Alburquerque a la voz y guitarra, Oskar González también a la guitarra, Phineas Sánchez al bajo y Pino Sambataro a la batería, todos ellos músicos de enjundia en la escena del blues no solo madrileño sino nacional. En su repertorio no faltaron clásicos del "Mad Albino" como "Rock & Roll Hoochie Koo", "Johnny B. Goode" o, por supuesto, uno de mis temas favoritos "Be Careful With A Fool" que tuvieron la gentileza de dedicarme.


Para los más noctámbulos y en la sede de la Sociedad de Blues de Lleida, se organiza una jam session que reúne a los músicos participantes y algunos buenos aficionados hasta altas horas de la madrugada, jam que se repite en la noche del sábado.

El sábado a la hora del aperitivo se celebra el concurso de blues especialmente dedicado a formaciones noveles de este estilo. Es un buen momento para descubrir a jóvenes valores que quieren abrirse camino y aportar nueva savia al blues como son HONKERS BARCELONA BIG BAND, THE TUMBLEWEEDS, FROM THE GUTS o NAHUEL MOLLER, este último fuera de programa. Cada formación en su estilo dieron lo mejor de sí mismos resultando finalmente los Honkers BBB los ganadores. Después de una excelente paella se realiza la foto grupal en solidaridad con el Festival de Blues de Hondarribia, en el que todos los participantes se enfundan una camiseta del hoy desaparecido festival. Dicha fotografía les será enviada a los organizadores del mismo.

 

Al caer la tarde encontramos a LLUIS FIGUERAS en el escenario. Partiendo de guitarristas como Eric Clapton, Lluis desarrolla un repertorio que nos adentra por caminos intimistas e introspectivos, con buenas dosis de buen gusto y una forma especial de interpretar tanto versiones como composiciones propias, desarrolladas siempre con buenas maneras.


Ganadores de la edición anterior del concurso de formaciones noveles, WALKIN' ROOTS son un dúo formado por Santi de Pablo a la guitarra y Juh Japleroots a la voz. Desde su actuación en el concurso han ganado en seguridad, fuerza y presencia escénica, combinando blues, soul, rock blues y algo de jazz en su repertorio. Las cualidades vocales de Juh son innegables, perfectamente apoyadas en el sobrio pero eficaz trabajo de guitarra de Santi. Janis Joplin, Nina Simone, Ray Charles o Robert Johnson están presentes en su repertorio, en un concierto variado y con buenas dosis de feeling.

Poco se puede decir de TOTA BLUES BAND que los aficionados no sepan ya. Abanderados y adalides del más genuino blues de Chicago (no en vano son la banda de Bob Margolin en sus giras por España) y firmemente liderados por la armónica y la voz de TOTA, demostraron su solidez como banda. Perfecto el trabajo sobrio y eficiente de Martín J. Merino a la guitarra, brillante Cristian "Poyo" Moya a los teclados y perfectamente engrasada su sección rítmica con Roger Guardia a la batería y José Pilar al bajo. Blues auténtico, sin artificios e interpretado con sentimiento, honestidad y pasión es lo que nos ofrecen siempre en sus conciertos y que en esta ocasión se convirtió también en una fiesta bluesera.

STILL RIVER vienen del norte de España con un repertorio basado en el soul y el funk. Los había visto en el festival de blues de Benicassim donde me parecieron algo fríos y poco comunicativos. Sin embargo en esta ocasión, estuvieron cálidos, vibrantes y mostraron una gran autenticidad moviéndose con soltura tanto en el blues como en el soul, el rock sureño o la Americana roots music. Realizaron una actuación altamente gratificante que prácticamente puso el broche de oro a un excelente festival que cada año nos regala excelentes propuestas.

El último acto del festival tiene lugar en el local de la Sociedad de Blues de Lleida con una conferencia, que este año corre a cargo de José Luis Martín y que con el titulo de "Guitarristas Blancos Pioneros del Blues Americano" nos introduce en las grandes leyendas que partiendo del blues negro ampliaron sus horizontes a un público mucho más amplio.

De nuevo enhorabuena a la Sociedad de Blues de Lleida por su trabajo constante a lo largo de ya siete años y por hacer posible este festival que, sin pretensiones, se convierte en una auténtica fiesta bluesera. ¡¡Hasta el próximo año!!

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES DE BAZTAN
Elizondo (Navarra). 17 Agosto 2019

Gracias al empeño de sus organizadores, con mucha voluntad, entusiasmo y pocos medios, se celebra en la bella localidad navarra de Elizondo, este pequeño pero acogedor festival que este año ha llegado a su tercera edición. Este año se han concentrado todos los conciertos y eventos en un sólo día, lo que nos ha permitido disfrutar también del magnífico entorno, sus montañas y prados, su gastronomía y la compañía de nuestros buenos amigos navarros que han conseguido realizar este evento tres años consecutivos para delicia de todos los que hemos acudido en su tres ediciones y que deseamos sean muchas más.

Hay que agradecer muy especialmente a la Sociedad de Blues de Elizondo por su magnífica acogida y el trato que nos han dispensado que hacen que siempre sea un placer viajar para disfrutar de su compañía, además de un buen cartel de blues.

Dicho esto, este año los conciertos estuvieron dedicados a las mujeres del blues, pero también se incluyeron dos excelentes charlas a cargo de HECTOR MARTÍNEZ, la primera, a mediodía, dedicada a la cocina popular de los bluesmen afroamericanos, apoyada en el libro escrito por el conferenciante "Comer y cantar/ Soul Food & Blues" en el que nos ilustra con deliciosas recetas culinarias y otras interesantes anécdotas y la segunda, a media tarde, dedicada a "Las Mujeres y el Blues" en una más que interesante charla musicada.

LAZY RIVER son los encargados de abrir los conciertos a la hora del aperitivo. Venidos de Zaragoza, son un trío Lazy River de blues acústico, formado por Anna Mir a la voz, Guillermo Garralaga a la guitarra y Jorge Liñán a la armónica, éste último sustituido por Diego Hervalejo, al piano que estuvo sobrio pero a la vez muy efectivo conociendo perfectamente el terreno que pisa. Conocedores del blues rural del Delta o el ragtime, desgranaron un repertorio formado por temas de las grandes voces femeninas de principios del siglo XX como Lucille Bogan, Memphis Minnie o Ida Cox, interpretados con gran elegancia y buen gusto por la bonita y bien timbrada voz de Anna Mir y el buen respaldo de sus dos acompañantes, sin dejar por ello de lado algunos temas más actuales de artistas como Sugar Ray Norcia o Jimmy Vaughan. Un excelente trío y un buen descubrimento. Lástima que no se prodiguen más fuera de Aragón pues fue una gozada disfrutar de su música.

Comida popular, conferencia, blues djs y reencuentros blueseros hacen que la tarde se pase muy rápidamente y sin apenas darnos cuenta, cae la noche y volvemos al escenario para saborear los conciertos.

RACHEL REYES & THE FIREBALLS son una formación de Madrid a medio camino entre el soul y blues que incluye en sus filas a Rachel Reyes a la voz, Javi Suárez a la guitarra, Alvar García al bajo y Adrián Carrera a la batería. Destaca en la formación el gran trabajo Javi Suárez a la guitarra que en todo momento proporciona brillantez e intensidad a la banda, además de invitar a Pablo Sanpa en diversos temas en un auténtico duelo de grandes guitarristas. Aunque Rachel estuvo muy comunicativa, en algunas ocasiones su voz sonó muy académica y falta de la pasión y el feeling que un repertorio como el que interpreta requiere. Ello no empaña sus ganas de agradar, el buen trabajo de toda la banda y un repertorio festivo y muy bailable que todo el publico supo agradecer.

BEATRIZ ZARAGOZA es uno de los valores en alza de la escena del blues madrileño. Dotada de gran sensibilidad y elegancial, es también una buena conocedora de los blues que interpretaban aquellas legendarias pioneras como Big Mama Thornton, Sippie Wallace, Alberta Hunter o Memphis Minnie a las que ha homenajeado grabando un álbum dedicado a todas esas mujeres que la han inspirado para dedicarse al blues. Beatriz supo desgranar esos blues primigenios con elegancia, resultando un concierto a veces intimista, desarrollado con buen gusto y mucha sensibilidad bien acompañada por una banda donde destacó el trabajo de Pablo Sanpa a la guitarra.

En definitiva, una excelente iniciativa que espero se siga ampliando y consolidando para disfrute de los amantes del blues. Gracias y esperamos volver muy pronto.

 

Texto y Fotos: Roser Blues

 

  

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES CAHORS (FRANCIA)
12 a 18 Julio 2019

De unos años a esta parte, Cahors se ha convertido en una de mis citas ineludibles, no sólo por la solera de un festival que ya lleva treinta y ocho años celebrándose, sino porque, como representante del Festival de Blues de Bénicassim, colaboro como jurado del Mississippi Blues Trail Challenge, un concurso internacional para artistas de blues y que tiene como premio la actuación de alguno de los cuatro grupos finalistas en el festival o evento que cada uno de los jurados representa.

Cahors es una bella villa de la región de Occitania de unos 20.000 habitantes, rodeada por el río Lot y conocida por su vinos extraídos de una variedad de uva denominada uva de Cahors. Como ya he dicho, desde hace ya treinta y ocho años, se celebra a mediados de julio su reconocido festival de blues.

Una avería en los servicios ferroviarios franceses me impidió llegar a la primera jornada del festival, por lo que mi primer contacto se produjo al día siguente sábado 13 de julio, jornada totalmente gratuita y dedicada a la semifinal del Mississippi Blues Trail Challenge y a los conciertos que con el título "Le Blues Dans La Ville" se realizan por muchos de los bares y restaurantes de la villa, además de un espectacular castillo de fuegos artificiales que desde lo alto de una colina cercana se reflejan sobre el río. 

Después de una árdua selección, ocho formaciones en las que se mezclan solo/dúos y bandas llegan a la semifinal del Mississippi Blues Trail Challenge. Son One Rusty Band (dúo), Ronan & Marko Balland (dúo), Yoann Minkoff & Kris Nolly (dúo), Big Dez (quinteto), Elise & The Sugar Sweets (quinteto), Lucky Gas & Little Peter (quinteto), Same Player Shoot Again (quinteto), y Sweet Scarlett (quinteto). Bajo un calor sofocante cada una de las formaciones realiza aproximadamente unos 30 minutos de actuación. Los grupos que pasan a la final son anunciados a la hora de la cena y a la vez en todos los bares y restaurantes que participan en "Le Blues Dans La Ville".

Siempre es agradable callejear por Cahors descubriendo bares, tabernas y restaurantes en los que diversos combos de blues amenizan la noche, a la vez que disfrutar de la variedad de posibilidades gastronómicas y estilos musicales, con el alicience añadido de esperar con impaciencia conocer los nombres de las cuatro formaciones que han pasado a la final y que en este caso han sido BIG DEZ BAND, ONE RUSTY BAND, ELISE & THE SUGARSWEETS y SAME PLAYER SHOOT AGAIN que volverán a actuar el en gran escenario en la final del concurso.

A partir de las 17 horas del domingo 14 se inician los conciertos gratuitos de la tarde con una muestra de algunos de los músicos y bandas que pertenecen a la siempre activa Toulouse Blues Society, dirigida con entusiasmo y dedicación por Luc Tran Van. Formaciones y músicos prácticamente desconocidos para mí pero que me permiten descubrir la vitalidad de la escena bluesera de la zona de Toulouse.


A partir de las 20 horas y en el escenario se desarrolla la gran final del Mississippi Blues Trail Challenge. Los cuatro finalistas demuestran poseer una gran calidad y se hace muy difícil para todos los jurados escoger quién actuará en su festival o evento. Finalmente los premios otorgados por los representantes del jurado son los siguientes:
Premio del HookRock Festival (Bélgica): ONE RUSTY BAND
Premio del Thrill Blues Festival (Croacia): SAME PLAYER SHOOT AGAIN
Premio Euro Disney (Francia): ELISE & THE SUGARSWEET
Premio Delta Booking & Festival (Polonia): ELISE & THE SUGARSWEET + ONE RUSTY BAND
Premio Ameno Blues Festival (Italia): SAME PLAYER SHOOT AGAIN
Premio Baden Blues Festival (Suiza): SAME PLAYER SHOOT AGAIN
Premio Benicassim Blues Festival (España): BIG DEZ
Prix Avignon Blues & Rock Chateaurenard Festival (Francia): SAME PLAYER SHOOT AGAIN
Prix Cahors Blues Festival (Francia): SAME PLAYER SHOOT AGAIN + ONE RUSTY BAND
Premio France Blues (Francia): BIG DEZ



Los cuatro finalistas del Mississippi Blues Trail Challenge

La noche se completa con el impresionante concierto de MALTED MILK SOUL ORCHESTRA featuring HUGH COLTMAN. Su líder el guitarrista y cantante Arnaud Fradin es un músico experimentado con más de veinte años de carrera que ha trabajado tanto en dúo como en bandas, hasta llegar a una formación de orquesta en formato de septeto. En su concierto saben mezclar con habilidad el soul más ortodoxo con el blues y el funk más actual. Para la ocasión contaron también con el cantante y compositor británico afincado en Francia, Hugh Coltman, un artista muy ecléctico y de amplias posibilidades que, del rock se pasó al jazz y al blues, especialmente el de New Orleans. Un show variado, vibrante y que no defraudó en absoluto a todo el público asistente.

 

Las mañanas de lunes y martes permiten pasear, conocer la villa, ir de compras o dar un agradable y relajante paseo turístico en barco por el río que circunda Cahors lo que ofrece una nueva perspectiva de todo el entorno y del paisaje.


A partir de las 17 horas comienzan los conciertos gratuitos en le escenario anexo y que en la jornada del lunes presenta a MISTER BO WEAVIL, que ofrece un más que interesante concierto acústico de blues rural y a VERONIQUE "WILD CAT" GAYOT cantante de rock blues de voz grave y desgarrada junto al guitarrista TIMO GROSS como invitado especial y productor de su último trabajo discográfico.


Los conciertos de la noche se inician con CHRIS BERGSON & ELLIS HOOK BAND. Ambos músicos suelen colaborar regularmente por lo que la compenetración entre ellos es muy buena. Chris es un guitarrista muy efectivo y con buenas dosis de feeling que en algunos momentos puede recordar a Freddie King, además de un vocalista convincente. Por su parte Ellis Hook es un buen cantante que se mueve con soltura en el soul, el rhythm & blues e incluso el gospel. Respaldados por una eficaz sección rítmica ofrecieron un concierto solvente y lleno de buenos momentos.

 

 


Sin duda Michelle David fue una de las grandes sorpresas del festival. A medio camino entre el gospel y el blues, demostró ser una cantante con un impresionante feeling, una voz extraordinaria y una enorme comunicación con el público. Nacida en Nueva York, actualmente reside en Holanda, donde es una de las cantantes más reconocidas en aquel país, habiendo actuando incluso ante los reyes holandeses. Realizó un show vibrante, bien acompañada por su grupo The Gospel Sessions quienes en todos momentos supieron estar a la altura. Michelle demostró una gran entrega y un domino indiscutible del escenario. En mi opinión, si sigue por este camino, puede dar mucho que hablar en en un próximo futuro.

Casi sin darnos cuenta llegamos a la última jornada del Festival de Cahors. Es costumbre del festival que el primer concierto del último dia esté dedicado al rockabilly, en esta ocasión a cargo de ROCK & GIROLLES quienes, a pesar del calor, consiguen hacerlos bailar, además de brindarnos una pincelada de color. LORENZA es una mujer que durante años ha convivido con las tribus indias estadounidenses de las que ha aprendido los secretos de su cultura y de su espiritualidad. A pesar de no dedicarse intensamente a la música, ha sabido combinar el blues con los ritmos de las tribus indias en una simbiosis llena de magia y exotismo. Finalmente AUTOMATIC CITY, un grupo muy curioso que se basa sobre todo en el trabajo de las diferentes percusiones y la voz y la guitarra.

Para cerrar el festival dos grandes conciertos a cual mejor. Por una parte CURTIS SALGADO, impresionante cantante y buen armonicista fue uno de los inspiradores de los Blues Brothers, además de liderar a los Nighthawks, ser el cantante de la Roomful of Blues y el armonicista en la banda de Robert Cray de la primera época. Después de superar un cancer, ha vuelto con enorme fuerza, tal como demostró en su concierto con un repertorio muy variado que incluyó buenas dosis de blues pero también algo de soul, rock sureño y hasta rock & roll. A lo largo de todo su show estuvo con muchas ganas, dirigiendo a sus músicos con una amplia banda que incluía sección de vientos, guitarra, teclados, bajo, batería y un coro de voces femeninas que dieron también un gran colorido a todos y cada uno de los bien seleccionados temas.

 

   

El broche de oro de Festival estuvo a cargo de DON BRYANT & THE BO KEYS. Don es un cantante de Memphis bien reconocido en los ambientes de soul y gospel por haber colaborado con Ann Peebles par la que escribió varias canciones emblemáticas como "I Can Not Stand the Rain" y "99 Pounds", además de otros musicos como Al Green, Syl Johnson, O.V. Wright y Otis Clay. Después de un tiempo de retiro se unió a THE BO KEYS, un grupo de soul y gospel, con los que su carrera ha resurgido con un nuevo brío. Realizó un concierto brillante, donde demostró que domina como nadie esa música que, desde Memphis, ha llegado a todos los rincones del mundo.

 


 

En definitiva, unas magnificas jornadas de blues, que siempre se hacen cortas, en un festival con un enorme pedigree como es el festival de blues de Cahors.

 

Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES TOLOSA
27 a 30 Junio 2019

Después de la magnífica experiencia vivida el pasado año en Tolosa, me ha faltado tiempo para volver a la edición de este año, en esta ocasión con un cartel dedicado en su mayoría a las mujeres, sabiendo que no saldría defraudada como así ha sido. Un festival que mantiene cada año un excelente nivel de calidad con conciertos totalmente gratuitos en lugares diferentes de la villa de Tolosa, a lo que se une una magnífica gastronomía y un bello entorno que invitan a pasar unos días excelentes.

Un festival que se inicia el jueves tarde con un concierto como el de NOA VOLL DAMN & THE HELL DRINKERS ya promete una serie de emociones fuertes. Como es habitual en ella, Noa y su banda estuvieron a la altura de las circunstancias, en una actuación vibrante donde no faltaron algunas de sus canciones más emblemáticas como "The Call Me Big Mama", "Voodoo Woman", "My friend Johnny", "Crossroads" o "Got My Mojo Workin'". Noa es una cantante que, además de una gran simpatía, destila fuerza por los cuatro costados, estéa dotada de una poderosa voz, siempre con una gran entrega y comunicando mucha energía positiva, tanto por su parte como por la del resto de músicos que la arropan perfectamente.


La programación del viernes se concreta en un concierto por la tarde en una terraza de una de las típicas tabernas de vinos y pinchos y otro en el gran escenario de la plaza Euskal Herria. En la Taberna Ilargi y sobre las 19,30 se inicia el concierto del cuarteto liderado por STER WAX a la voz junto a su inseparable DAVID GIORCELLI al piano, ORIOL FONTANALS al contrabajo y REGI VILARDELL a la batería. Consolidada como una de las más sólidas formaciones de blues, boogie y rhythm & blues nacional, ofrecen un concierto lleno de feeling, contagiando al público y consiguiendo que el público se levantara de sus asientos para bailar y corear algunas de las canciones más emblemáticas de este interesante cuarteto.


El adjetivo que mejor describe el concierto de ARETHA SOUL DIVAS & THE SILVERBACKS es el de poderoso. Cuatro grandes divas del soul rivalizando en poderío vocal y fuerza en un repertorio que, en buena parte del mismo rindió tributo a la gran Aretha Franklin con un repaso a sus temas más conocidos y algunos mas oscuros. Astrid Jones (Astrid Jones & The Blue Flaps), Juno Kotto King (Juno & Darrell), Mayka Edjole (The Sweet Vandals) y Shirley Davis (The Silverbacks) poseen diferentes registros vocales que supieron combinar perfectamente cuando cantaron las cuatro juntoas, alternandose también como voz principal mientras las otras tres realizaban el respaldo vocal adecuado para cada tema. Si cada una de ellas en solitario ya es capaz de llenar un escenario, juntas se convirtieron en un auténtico espectáculo de excelente soul, sin olvidar tampoco el sólido respaldo de los Silverbacks que en todo momento estuvieron a la altura de las cuatro divas. Grandes éxitos como "I Say a Little Prayer", "Respect" "Think" o "Chain of Fools" se alternaron con otros menos conocidos, pero todos de gran calidad, donde el más contagioso soul se erigió en el gran protagonista de la noche. 


Formación insólita, especialmente y en estreno para el festival la formada por MYRYAM SWANSON a la voz, MIGUEL TALAVERA al dobro y la guitarra y JOAN PAU CUMELLAS a la armónica, tres músicos de alto voltaje que juntos se convierten en un cocktail explosivo. De sobras es conocida el estilo tan personal de Myriam, una cantate completamente diferente en el panorama del blues español, que interpreta como nadie aquellos viejos temas de las grandes mujeres del blues de pre-guerra y de vaudeville y las hace suyas dándoles un aire propio lleno de desparpajo y una voz inimitable, consiguiendo incluso que a veces tengan un primitivismo africano. En esta ocasión y perfectamente arropada por dos grandes y virtuosos músicos como son Miguel Talavera y Joan Pau Cumellas supo hacer las delicias en sus dos conciertos del sábado y domingo a mediodía, con un repertorio de esos viejos clásicos del blues que en su voz tomaron una nueva dimensión.

Tenía ganas de ver una actuación de Betta, a la que sólo había escuchado en un par de temas en una jam session de la Sociedad de Blues de Madrid y lo cierto es que su concierto a media tarde en la Taberna Saikin no defraudó mis expectativas. Betta es una cantante residente en Madrid que estuvo viviendo una temporada en Chicago donde pudo adquirir experiencia actuando en algunos clubs y jam sessions de la ciudad del viento. Ese aprendizaje se nota en sus conciertos que se nutren del blues de la mítica ciudad estadounidense aunque también rindió homenaje a algunas de sus grandes heroínas como Etta James, Bessie Smith, Koko Taylor o Big Mama Thornton. Bien arropada por unos excelentes y muy profesionales músicos de la escena madrileña como Pablo Sanpa a la guitarra, Phineas Sanchez al bajo, Tatiana Firminio al piano y Pino Sambataro a la batería, realizó un concierto lleno de buenos momentos blueseros que se nos hizo realmente corto.


Mitch Kashmar es sin duda uno de los grandes armonicistas y cantantes de la escena del West Coast blues californiano. Fundador de la mítica banda The Pontiax que tuvo el privilegio de acompañar a Charlie Musselwhite, Albert Collins o Pinetop Perkins, se ha ganado el reconocimiento no sólo de los aficionados al blues de los cinco continentes sino también de muchos otros bluesmen. Para la ocasión estuvo acompañado por una eficaz banda alemana formada por Jan Hirto a la guitarra, Niels Von Der Leyen a los teclados y Andreas Bock a la batería. En sus dos conciertos del sábado noche en la Plaza Berrian y el domingo tarde como clausura del festival en La Txurreria, Mitck Kasmar demostró que es un armonicista de una gran elegancia, que posee un fraseo extremadamente fluido y que está en buena forma. En ambos conciertos estuvo a la altura y se ganó al público que reconoció la excelente técnica de este gran armonicista. Mención especial también para el buen trabajo de la banda y en especial de Niels Von Dere Leyen a los teclados quien mostró un gran dominio del instrumento.


Lo bueno siempre se acaba pronto. Afortunadamente hemos disfrutado de unos días de excelente blues, por lo que no nos cabe más que felicitar a Iñigo Martín y el resto de organizadores por el gran nivel alcanzado, además de por su excelente acogida que han hecho que ya estemos pensando en la próxima edición del Festival de Blues de Tolosa. ¡Gracias!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES BENICASSIM
31 Mayo, 1 y 2 Junio 2019

Un año más no podía faltar a la cita esperada durante muchos meses con el Festival de Blues de Benicassim que este año ha llegado a su octava edición y se ha convertido ya en un referente entre los festivales de blues nacionales por su buena organización, la gratuidad de todos los conciertos y la innegable calidad general de todas las bandas y músicos participantes.

Los conciertos principales se desarrollan en dos escenarios, el de la plaza de los Dolores, salpicada de variedad de terrazas, donde tienen lugar los de la tarde y la antigua plaza de la Éstación donde se celebran los de la noche, aunque también se programan pequeños conciertos-vermut en diversos bares de la localidad.

La plaza de los Dolores tiene un atractivo muy especial, puesto que sus amplias terrazas invitan a sentarse a disfrutar tanto de una buena cerveza y sus correspondientes tapas como a escuchar los conciertos allí programados. Así ha sucedido con todos ellos como el de los BLUET, grupo local que tuvieron el honor de abril el fesrival la tarde del viernes de forma más que digna.


A continuación subieron al escenario los barceloneses THE FLAT PACK, proyecto liderado por Alberto Noel Calvillo a la guitarra y voz, junto a Joan Vigo al contrabajo, ambos de los a Contra Blues, y Jake Klamburg a la batería, un trío que practica un estilo muy personal, mezclando con habilidad el rockabilly con el swing, el bluegrass o el western swing, todo aderezado con la técnica guitarrística del "fingerpicking", en un gratificante viaje musical que ellos conducen con solvencia y dinamismo.

La tarde del sábado desfilaron por este mismo escenario grupos como TOFOL MARTINEZ BLUES BAND que, en mi opinión, fueron una de las mejores bandas del festival. La enorme eficacia de Agustí Borrell a la batería junto al meritorio trabajo al órgano y ocasionalmente a la guitarra de Gerard Nieto, crearon una base perfecta para que sus dos solistas Joan Pau Cumellas a la armónica y voz y Tófol Martínez como líder indiscutible a la guitarra y voz, pudieran desarrollar toda su técnica y sapiencia musical en un repertorio variado y muy bluesero interpretado con enorme buen gusto a cargo de estos cuatro fenomenales músicos.


A continuación y venidos del País Vasco, NOA VOLL DAMN & THE HELLRAISERS fueron los receptores del reconocimiento que este año el Festival ha querido otorgar a otro gran festival como el de Hondarribia, en estos momentos sin visos de continuidad, por la extraordinaria labor en la difusión del blues así como por los hitos conseguidos en sus años de existencia que han sido ejemplo para otros festivales como el de Benicassim, abogando por su pronto retorno, en un acto muy emotivo en el que, a pesar de la distancia, ambos festivales y todos los asistentes estuvieron hermanados en un gran aplauso colectivo.
Musicalmente hablando Noa es una cantante explosiva, llena de fuerza y poderío que no deja a nadie indiferente, una verdadera descarga de blues, interpretado con un enorme feeling, bien respaldada por unos músicos siempre pendientes de realzar las cualidades vocales de esta mujer que siente el blues desde el fondo de las entrañas. Un repertorio básicamente integrado clásicos del género como "Voodoo Woman", "Talk To Your Daughter" o "Crossroads", junto a algún tema propio, elevaron la temperatura de la plaza hasta límites insospechados.

Los conciertos en este escenario de la plaza de los Dolores se cerraron con broche de oro el domingo a mediodía con un auténtico recital de blues a cargo de SHANNA WATERSTOWN. Respaldada por guitarra, bajo y batería y a pesar del intenso calor, Shanna se dejó la piel realizando un concierto soberbio, estando incluso mucho mejor que en de la noche anterior en el escenario principal debido, en mi modesta opinión, a que en esta ocasión optó por la autenticidad y el blues más genuíno, interpretado con enorme fuerza y amplitud de registros vocales que nos trasladaron a los tórridos juke joints y clubs estadounidenses.

El Festival ha ofrecido también otros aspectos mas culturales como las masterclasses a cargo de JOAN PAU CUMELLAS y TOFOL MARTINEZ, la presentación del libro de MANUEL LOPEZ POY, la conferencia de JOSE LUIS MARTIN, además de actividades infantiles relacionadas con el blues o las clases de baile de swing o lindy hop.

El gran escenario instalado en la plaza de la Antigua Estación acoge los conciertos de la noche, así como la paella popular del sábado a mediodía. En este escenario este año se han dado cita muy variadas formaciones todas ellas de contrastada calidad como es el caso de los franceses JESSIE LEE & THE ALCHEMISTS, que se han desplazado a Benicassim como fruto de la colaboración establecida entre el Festival de Cahors y el de Benicassim que participa desde hace ya tres años en el Mississippi Blues Trail, concurso organizado por el festival francés en el que, representado por Roser, escoge a un grupo entre los finalistas para actuar en Benicassim. Este año los escogidos fueron Jessie Lee & The Alchemists, que convencieron plenamente gracias a la gran voz de Jessie y su dominio de la guitarra, muy en el estilo de Ana Popovic. Aunque su repertorio se inclina más al rock que al blues, posee una gran fuerza escénica realizando un concierto de alto voltaje, perfectamente respaldada por una banda bien conjuntada en la que destaca especialmente la labor de su guitarrista Alexis Didier, Mr. Al.

 

Otro excelente grupo que pisó el gran escenario y que constituyó un gran descubriemiento para muchos fue sin duda SOUTHERN AVENUE, una de las bandas más jovenes liderados por el guitarrista Ory Naftali y la joven y gran vocalista de Memphis Tierinii Jackson que se acerca al soul contemporáneo, todo energía en el escenario, causando un gran impacto en el público. Una banda que partiendo del blues y del sonido Stax, han evolucionado hacia un repertorio muy ecléctico y actual no exento de algún toque rapero.


Southern Avenue


Ganadores del concurso para grupos noveles que organiza el Festival Blues & Plus de Lleida, el dúo WALKING ROOTS con Santi de Pablo a la guitarra y Juh Japleroots, a la voz mostraron el merecimiento de haber sido ganadores del mencionado concurso. Basados en el blues, el soul y el jazz interpretan con solvencia y buen gusto algun de otro tema propio y versiones de artistas tan variados como Robert Johnson, Nina Simone, Ray Charles, Janis Joplin, Amy Winehouse, Otis Redding, Tracy Chapman o Carole King. La sobresaliente voz de Juh llena de matices junto a un eficaz Santi a la guitarra consiguieron conectar con el público que, a pesar de ser un momento de charla degustando una excelente paella valenciana, prestaron atención, apreciando el talento de este prometedor dúo que, nuevamente junto a JESSIE LEE & THE ALCHEMISTS demostraron que ambas formaciones tienen un gran futuro por delante.

Dos bandas de peso se dieron cita la noche del sábado en este mismo escenario. SHANNA WATERSTOWN y su banda con el refuerzo de dos pesos pesados de la escena del blues barcelonesa como son VICTOR PUERTAS, esta vez a los teclados, y BIG DANI PEREZ al saxo. Si tal como ya se ha mencionado, el concierto del domingo a mediodía fue auténticamente bluesero, en esta ocasión realizó un repertorio más variado y ecléctico. moviéndose con soltura en géneros como el gospel, el soul, el funk con algunos toques de blues. Personalmente y a pesar de la excelente contribución de Víctor Puertas y Dani Pérez, me llegó mucho más su concierto del domingo, pues en mi opinión, se entregó mucho más y estuvo mucho más suelta, quizas sin la responsabilidad de tener que contar con dos invitados de la categoria de Víctor y Dani y tener que realizar un repertorio mucho más standarizado y con menos sentimiento.

Los TRAVELLIN' BROTHERS son siempre una apuesta segura. A lo largo de sus ya bastantes años de carrera han conseguido un dominio del escenario y una comunicación con el público realmente envidiables, fruto de la compenetración entre todos sus integrantes y de su constante trabajo. Por si todo esto no fuera poco son una banda que creen en lo que hacen y que siempre muestran un increíble buen rollo, dando siempre la impresión de que disfrutan tanto como si se tratara de unos principiantes. Todo ello hace que la comunicación con el público sea inmediata y su calidad innegable. Además en esta ocasión tenían como invitado especial a un enorme cantante como es EARL THOMAS, quien se adueño inmediatamente del escenario y por supuesto del publico, mostrando sus enormes recursos vocales en una actuación sobria pero a la vez vibrante y llena de feeling. No faltaron los dúos y desafíos vocales entre Earl Thomas y Jon Careaga, además de una sabia mezcla de blues con contundente rhythm & blues o pegadizo soul a lo largo de un show plagado de buenos momentos tanto por parte de Earl Thomas como por todos los integrantes de los Travellin' Brothers que como ya nos tienen acostumbrados, se mostraron compactos y sin fisuras.

 

Como ya se ha mencionado la edición de este año añadió a su programación un concierto vermut que corrió a cargo de SHANNA WATERSTOWN junto a su banda habitual. En esta ocasión y bajo un calor sofocante, Shana se dejó de artificios y se dedicó a interpretar genuino blues, mostrando que domina el género y que cuando quiere sabe interpretar auténtico blues de Chicago. Es de agradecer su entrega bajo el enorme calor, mostrando su vena más bluesera, dando lo mejor de sí misma junto a unos músicos eficaces y solventes.

Para finalizar el festival, el domingo a la caída de la tarde, nos dirigimos al bello escenario del paseo marítimo, junto al mar y a la torre de San Vicente. Allí se presentaba ALEXIS EVANS SEXTET, una formación emergente de rhythm & blues proveniente de Francia. Ciertamente no acabaron de conectar con el publico que se había congregado en el paseo y se mostraron muy fríos. Les faltó brío, energía y brillantez. Personalmente me dejaron totalmente indiferente y, al igual que muchos otros asistentes, decidimos sentarnos en una terraza a tomar una cerveza de despedida y charlar con algunos de los amigos asistentes, lo que fue una lástima ya que en anteriores ediciones este show final siempre era un momento especial y los conciertos tenían siempre un extraordinario feeling. Eso no empaña la gran calidad de todo el festival en conjunto, un festival que siempre consigue engancharnos y estar ya deseando que se celebre su próxima edición. ¡¡Gracias Benicassim y hasta el año que viene!!


Texto y Fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CRONICA FESTIVAL BLUES BALTICA. EUTIN (ALEMANIA)

16 a 18 Mayo 2019

 

Rodeado de una increíble vegetación e idílicos lagos que invitan a perderse en bellos paseos, Eutin es uno de esos típicos pueblos alemanes de casitas bajas con tejados inclinados, pequeñas tiendas, bellas iglesias, algunas casas señoriales a modo de pequeños palacios-castillos. Su plaza central alberga acogedores bares y es en esta típica plaza donde se celebra desde hace treinta años este festival de blues al que he acudido por segunda vez. Un festival gratuito, al aire libre y que tiene a gala, gracias a la dedicación de sus organizadores Helge Nickel y Barbara junto a todos los que contribuyen con su esfuerzo y su trabajo, ofrecer un cuidado cartel de actuaciones que en su inmensa mayoría son grupos de blues europeos pero en el que también tienen cabida algunos artistas estadounidenses. El festival se inicia con algunos pequeños conciertos en el Brauhaus, un típico bar alemán situado frente al escenario, con mesas y bancos de madera y enormes jarras de cerveza que acoge también exposiciones pictóricas y fotográficas de blues y pequeñas sesiones musicales "after hours".

 

 

Gracias a la gentil invitación de Helge y Barbara, nuevamente he podido asistir, aunque no en su totalidad, a un evento que, como en la anterior ocasión, me ha dejado un excelente sabor de boca por la buena organización, la calidad musical y el buen ambiente que se respira en todo momento, además de reencontrarme con algunos de los buenos aficionados de la familia bluesera.

 

 

Musicalmente hablando, he podido volver a degustar la calidad musical de la LATVIAN BLUES BAND, un grupo bien conocido en la escena musical europea que ha alcanzado ya su mayoría de edad y que, en todo momento, mostraron una gran profesionalidad y dominio del género con un blues de nivel, gracias a su engrasada sección rítmica que supo dar un excelente soporte a los solistas que estuvieron siempre a la altura de las circunstancias.

 


 

 

El festival también ofrece la oportunidad de descubrir a excelentes bandas a las que es difícil poder ver en España, como los polacos TWO TIMER, una formación que practica un blues sucio y rugoso que nos sumerge en las raices más pantanosas del género en un concierto lleno de autenticidad y fuerza, o disfrutar con los alemanes RICHIE ARNDT & BAND, ganadores del German Blues Challenge y representantes este año de Alemania en el European Blues Challenge en Ponta Delgada (Azores - Portugal), que practican un blues de alto nivel cualitativo y que inmediatamente consiguen atrapar al público en un concierto con grandes e intensos momentos de blues.

 

Two Timer (foto izquierda)          Richie Arndt (foto derecha)

 

  


Otro descubrimiento han sido los daneses-holandeses BAYOU ALLIGATORS que practican un blues festivo y muy comunicativo ideal para hacernos bailar con su música a medio camino entre el blues y el zydeco con influencias de New Orleans pero también con guiños al blues más rockero, gracias al buen hacer de su cantante, acordeonista, guitarrista y armonicista Frank "Eggi" Gator.

 

Completamente diferente es el estilo de los daneses FRIED OKRA BAND. Representantes de su pais en el European Blues Challenge 2018 en Hell, practican un blues introspectivo, en el que mezclan con sabiduría el blues alternativo con el Mississippi Hill County blues, intimista en algunos momentos y en otros lleno de fuerza e intensidad.

 


Fried Okra

 

 

 


Otra propuesta realmente llamativa fue la de los daneses THE RAGTIME RUMOURS. Ganadores del European Blues Challenge en 2018 en Hell (Noruega), realizan un repertorio muy original donde mezclan con buen gusto y originalidad el viejo ragtime con el gypsy jazz o el roots blues, dotando a esta mezcla de un aire muy contemporáneo que sorprendió muy gratamente a todo el público, a lo largo de un concierto lleno de buenos momentos, gracias a uno músicos que supieron demostrar su buena disposición y profesionalidad.

 

The Ragtime Rumours

 

  

 


Si las bandas europeas brillaron a gran altura, no quedaron a la zaga los artistas internacionales que completaron el cartel como LISA MILLS, una artista que mezcla el rock, el blues con toques de americana interpretados con una voz desgarrada o JONATHAN "BOOGIE" LONG, un dinámico e imprevisible guitarrista y cantante norteamericano que supo mezclar con habilidad el southern rock con el blues con enorme potencia y credibilidad cautivando a los asistentes, además de invitar a su compatriota Jeff Jensen en algunos temas, o SEAN CHAMBERS quien, en formato de power trío, ofreció un electrizante concierto de heavy-power-blues, dando en todo momento lo mejor de sí mismo durante todo su apasionado y efectista set.

 


Lisa Mills

 





Jonathan "Boogie" Long

 

 
 

 


Sean Chambers

 

 

 

Un placer haber estado nuevamente en Eutin, asistiendo y disfrutando de un festival en el que, a pesar de no entender ni una sola palabra de alemán, uno no siente extraño, pues el ambiente familiar y de buen rollo están garantizados, así como la variedad y calidad musical del mismo. ¡Gracias Eutin y esperamos volver pronto!

 

(Reproducimos algunos vídeos de youtube correspondientes al festival)

 

 

Texto y fotos: Roser Blues

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

RECOPILACION DE ARTICULOS O CRONICAS PUBLICADAS CON ANTERIORIDAD
Links a algunos artículos o crónicas publicadas con anterioridad:
Links to previously published articles or reports:

2019
Crónica Festival Blues Hell Ride. Les Alqueries (abril 2019)
Bernard Allison. Festival Jazz Terrassa (marzo 2019)

 

2018
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2018)
Crónica Festival Blues & Plus. Torrefarrera (agosto 2018)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2018)

Crónica Festival Blues Tolosa (junio 2018)
Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2018)

2017
Crónica Festival Blues Lucerna (noviembre 2017)
Crónica Festival Blues In Heaven. Frederickshavn (noviembre 2017)
Crónica Festival Blues Caceres (octubre 2017)

Crónica Festival Blues & Plus (septiembre 2017)
Crónica Festival Blues Baztan (agosto 2017)
Crónica Festival Blues Cahors (julio 2017)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2017)
Crónica Festival Blues BBB. Baixa da Banheira (Portugal) (junio 2017)
Crónica Festival Blues Leganes. (junio 2017)
Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2017)

2016
Crónica Festival Blues Lucerna (Suiza) (noviembre 2016)
Crónica Festival Blues Frederickshavn (Dinamarca) (noviembre 2016)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2016)
Crónica Festival Blues Baztango (septiembre 2016)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2016)
Crónica Festival Blues Goteborg (junio 2016)
Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2016)
Crónica Festival Blues Leganés (mayo 2016)

2015
Crónica Festival Blues Frederikshavn (Dinamarca). (noviembre 2015)
Crónica Festival Blues Valencia (octubre 2015)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2015)
Crónica Festival Blues Cerdanyola (octubre 2015)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2015)
Fyona Boyes & Kyla Brox Band. Festival Blues Reus. 7 Julio 2015
Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2015)
Crónica Festival Blues Leganes (abril 2015)
Crónica European Blues Challenge, GA, Blues Market, Blues Expo & Blues Behind The Scenes. Bruselas 2015

2014
Crónica Festival Blues Lucerna (Suiza) (noviembre 2014)
Crónica Festival Blues Frederikshavn (Dinamarca) (noviembre 2014)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2014)
Crónica Festival Blues Hondarribia (Julio 2014)
Crónica Festival Blues Cazorla (julio 2014)

Crónica Festival Blues Benicássim (junio 2014)
Crónica Festival Blues Valladolid (junio 2014)
Crónica European Blues Challenge, GA & Blues Market 2014 (Riga) (español e inglés)
Crónica Cedric Burnside. Festival Jazz Terrassa (marzo 2014)

2013
Crónica Festival Blues Lucerna (noviembre 2013)
Crónica Barbacoa & Blues (octubre 2013)
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2013)
Crónica Festival Blues Cazorla (julio 2013)
Crónica Festival Blues Hondarribia (julio 2013)

Crónica Festival Blues Benicassim (junio 2013)
Crónica Concierto Johnny Winter en Barcelona (abril 2013)
Crónica European Blues Challenge, GA & Blues Market 2013 (Toulouse)

2012
Crónica Festival Blues Cáceres (octubre 2012)
Crónica concierto Marcia Ball en Badalona (marzo 2012)

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 


 



 

 

 

PUBLICACIÓN DEL PRIMER BLUES, "DALLAS BLUES"

Muy poca  gente lo sabe, poquísima, por no decir prácticamente nadie que en el año 2012 se conmemoró el centenario de la publicación del primer blues de la historia.

En marzo del año 1912 fue publicada la canción “Dallas Blues”. Aunque no era la primera composición que llevaba la palabra blues en su título, sin embargo sí fue el primer blues en cuanto a su forma, métrica y construcción. “Dallas Blues” poseía los característicos doce compases que diferenciarían en el futuro, el blues propiamente dicho, de otros estilos y géneros  musicales.

Contrariamente a lo que se pueda pensar y a lo paradójico que parezca, “Dallas Blues” fue escrita por un blanco, sí, leéis bien, un blanco llamado Hart Wand que provenía de la ciudad de Oklahoma. Su padre había sido uno de los primeros hombres en adentrarse en territorio indio, y había abierto una tienda en dicha ciudad. Hart trabajaba para su padre y lideraba una pequeña orquesta de baile, con la que tocaba en algunas fiestas sociales de la ciudad y también en las reservas indias de Winewood y Purcell. Hart Wand tocaba el violín y a menudo practicaba en la trastienda del establecimiento. Había compuesto una canción para tocarla con su orquesta, que no recordaba haber oído en ningún sitio y solía interpretarla muchas tardes cuando ensayaba. En la tienda trabajaba un portero de color que había llegado a aquel territorio desde Dallas. Solía silbar la canción mientras Hart la tocaba. Una tarde mientras el ‘moreno’ estaba barriendo y escuchando aquella canción, masculló entre dientes: “Este ‘blues’ me da ganas de volver de nuevo a Dallas”.

Esta frase permaneció en la mente de Hart. Con una amiga suya que tocaba el piano llamada Annabelle Robbins hicieron los arreglos de la canción. Hart la publicó en marzo con el titulo impreso en letras doradas sobre un fondo azul oscuro y la distribuyó en todas las tiendas por el módico precio de diez céntimos por cada copia de la partitura. La primera edición la hizo en una semana, después realizó una segunda edición y empezó a distribuir la partitura en otras ciudades cercanas a Oklahoma City. Pronto empezaron a llegarle pedidos de tiendas de otras muchas ciudades y poblaciones. Esta segunda edición se hizo casi tan rápido como la primera y fue todo un éxito. Ni siquiera había tenido tiempo de sacar el copyright de la misma, cuando ya estaba trabajando en la tercera edición. Finalmente envió una copia de esta tercera edición para darla de alta en autores y fue registrada con su correspondiente copyright, con fecha 12 de septiembre de 1912. El resto es historia…… Hart Wand falleció el 9 de agosto de 1960.

Curiosamente y, para terminar, ese mismo año 1912 se publicaron dos canciones más que llevaban la palabra blues en sus títulos, la segunda “Baby Seals Blues”, editada en agosto y compuesta por Arthur Seals y la tercera, “Memphis Blues” de W.C. Handy, fue publicada en septiembre. Irónicamente Handy se autodenominaba a sí mismo como el ‘Padre del Blues’. Sorprende asimismo el hecho de que ninguna de estas dos canciones eran blues propiamente dichos, sino un tipo de música muy popular por aquellos años denominada ‘cake-walk’. “Dallas Blues” fue publicada en 1912 como un blues instrumental. En 1918, seis años más tarde, Lloyd Garret compuso la letra para esta canción, quedando así definitivamente terminada. Pero la cuestión de la letra es otra historia que seguramente contaré dentro de seis años, cuando se cumpla el centenario, es decir, en el año 2018.

Vicente Zúmel

(Cartel extraído de Internet)

 

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SAM CHATMON, UN BLUESMAN INJUSTAMENTE OLVIDADO
por Vicente Zúmel

En el viejo porche de una granja de Hollandale, MS, una guitarra y una profunda voz entonan las notas del tema “Corina, Corina”. Esas notas nos traen inmediatamente a la mente el nombre de Sam Chatmon, un bluesman de larga barba y aspecto bonachón que, a pesar de no haber conseguido la fama que merecía, nos legó en sus grabaciones, algunos de los momentos más deliciosos de blues que he escuchado jamás.

Nacido el 10 de enero de 1899 en Bolton, Mississippi, su padre se llamaba Henderson Chatmon, y fue un antiguo esclavo e intérprete de violín muy popular en la zona. Su madre Eliza Jackson era también guitarrista.

Sam tuvo once hermanos (Lonnie, Harry, Bo, Edgar, Willie, Seth, Lamarr, Larry, Burt, Ty, y Charlie) y numerosos hermanastros (incluyendo a Charley Patton) además de varias hermanas que también solían tocar los blues, música popular, pre-blues y canciones old time. Varios de sus hermanos, además del guitarrista Walter Vinson, fueron conocidos con el nombre de Mississippi Sheiks, El grupo no tenía músicos estables y por él pasaron en diferentes épocas, casi todos sus hermanos. Sin embargo, en las grabaciones que realizaron, la formación más regular incluía a Vinson, Lonnie y Bo Chatmon, junto a Sam a la guitarra en algunas sesiones.

Empezó a tocar música con sus hermanos cuando solo tenía doce años y al llegar a la adolescencia, formó pareja con su hermano Lonnie, que era quien producía la mayor parte del material que interpretaba su familia. Su forma de trabajar era recoger canciones que oían tocar a los músicos callejeros y cambiarlas a su manera, para hacer que parecieran propias. A veces Lonnie también escribía algún tema, e incluso, como alguna vez había relatado el propio Sam: “Si oíamos a alguien tocar alguna canción que nos gustaba, escribíamos las palabras en un papel y se las llevábamos a Lonnie, con él recomponíamos la canción y le dábamos un aire totalmente nuevo. Como Lonnie sabía escribir música, una vez hecho todo esto, se la pasaba a mi hermano Harry para que la tocara al piano. De esta forma y entre todos sacábamos un tema totalmente nuevo”. Desgraciadamente nunca sabremos como sonaba aquella banda formada por los doce hermanos y sus amigos Walter Vinson, Charlie y Joe McCoy porque no realizaron ninguna grabación. En 1928 Bo Carter (aka Bo Chatmon) hizo sus primeras grabaciones con los hermanos McCoy y, hacia 1930, Sam publicó sus primeros discos junto a Bo y Lonnie con el nombre de The Mississippi Sheiks.

Según relato de Lou Curtiss, Sam solía decir que no podían ir a tocar todos los hermanos juntos, porque no les pagaban suficiente dinero, así que lo que solían hacer, era turnarse en diferentes formaciones. Mientras Bo, Lonnie y Walter Vinson estaban en Jackson, en Atlanta o en Grafton, Sam solía tocar en otros lugares con el resto de sus hermanos liderando la banda. También decía que se ganaba mas dinero tocando ragtime, baladas y canciones de baile en las fiestas, que teniendo que ir grabar a cualquier lugar donde les pagaran cuatro chavos. De todos modos Sam estuvo un par de veces en San Antonio y otra vez en Atlanta contratado para diversas grabaciones, aunque por alguna extraña razón que nunca explicó claramente, la de Atlanta nunca se realizó. Sam también participó como invitado en algunas sesiones realizadas bajo el nombre de los Chatman Brothers, e incluso en una ocasión tocó como guitarrista de sesión para Texas Alexander. Poco tiempo después de grabar para Bluebird, los Chatman Brothers se disolvieron y nunca más volvieron a reunirse bajo ese nombre. En 1936 Sam grabó por última vez junto a su hermano Lonnie en Nueva Orleans. Lonnie ya estaba enfermo y cuando murió un par de años mas tarde, Sam se sintió tan afectado que dejó la música y se dedicó a trabajar en el campo como granjero. Siempre se sintió orgulloso de haber conseguido con muchísimo esfuerzo y un trabajo muy duro tener su propia casa y una extensión de tierra de cultivo. Muchos años más tarde cuando Chris Strachwitz, Paul Oliver y Ken Swerilas, estudiosos y enamorados del blues, contactaron con él, Sam se había establecido ya en Hollandale, tenía una vida apacible y estaba preparado para empezar una nueva carrera musical.


Walter Vinson, Lonnie Chatmon & Bo Carter

Lou Curtiss, productor del San Diego Folk Festival y buen amigo de Sam,  relata que conoció a Sam Chatmon en 1965 en un viaje que hizo para alojarse en casa del coleccionista de discos Ken Swerilas. En aquella época Sam estaba prácticamente retirado de la música desde hacia veinticinco años, para ser más exactos desde el fallecimiento de su hermano Lonnie. A principios de los sesenta Chatmon había recibido diversas visitas de coleccionistas y estudiosos del folklore, interesados sobre todo en recabar información de su hermano Bo Carter. Ocasionalmente Sam había grabado algunas canciones para Chris Strachwitz, propietario del sello Arhoolie, acompañándose de una guitarra, de la que Chris siempre dijo que era tan vieja y destartalada que era prácticamente imposible tocar con ella. Cuando Ken Swerilas visitó por primera vez a Sam Chatmon, en el verano de 1965, buscando también información sobre Bo Carter, cuando se enteró que Bo había fallecido, pensó que para no realizar el viaje en vano, podía quedarse algún tiempo en Hollandale para contactar con músicos locales y recoger información. Eso le permitió conocer bien a Sam, surgiendo entre ellos una buena amistad. Finalmente Ken invitó a Chatmon a viajar con él a San Diego e iniciar allí una nueva andadura. Una vez allí, Ken y Lou Curtiss le encontraron algunas actuaciones en diferentes bares y locales. Sam empezó a tocar en festivales y participó también en catorce de las dieciséis ediciones del San Diego Folk Festival, por lo que cada verano pasaba algunos meses viviendo con la familia Swerilas y actuando en clubs y otros eventos en el área de San Diego. Sus tres LP’s editados en USA se grabaron precisamente allí, uno para Blue Goose, otro para Rounder y el tercero para Flying Fish, restando material suficiente como para haber grabado un par de LP’s mas.

Desde 1967 hasta su fallecimiento en 1983 Sam Chatmon se convirtió en uno de los artistas preferidos de los circuitos del folk-blues, tocando muy a menudo en el San Diego Folk Festival, el Mississippi Delta Blues Festival y otros eventos de renombre como University Of Chicago Folk Festival, River City Blues Festival, Smithsonian Festival Of American Folklife, Mariposa Folk Festival, Winnipeg Folk Festival, Harbor Col Folk Festival, New Orleans Jazz & Heritage Festival, Santa Rosa Folk Festival o el American Folk Music Festival.

Sus últimas grabaciones incluyen un álbum en colaboración con Walter Vinson y otro con The New Mississippi Sheiks para el sello Rounder. Bajo su propio nombre grabó para las compañias Blue Goose, Rounder, Flyin Fish y Albatros. Según palabras del crítico del New York Times Robert Palmer referidas al álbum “The Mississippi Sheik” grabado por Sam para Blue Goose: “desde las legendarias grabaciones de Mississippi John Hurt en los años sesenta, no he vuelto a escuchar un álbum con tantísimo talento como el de este músico llamado Sam Chatmon y que hoy acabo de redescubrir”

Pero además de ser un excelente músico, Chatmon tenía una personalidad especial que no dejaba a nadie indiferente. Se dedicó siempre con gran entusiasmo a mantener vivo el legado de la música de los Mississippi Sheiks, así como muchos de los blues popularizados por su hermano Bo durante los años treinta (quien usaba el sobrenombre de Bo Carter en la mayoría de las grabaciones que realizó a lo largo de su vida).

Sam Chatmon fue considerado por una gran mayoría de jóvenes y devotos aficionados como una especie de gurú del blues, cosa que a él le hacia mucha gracia, lo que incluso le llevó a dejarse una larga barba blanca para conseguir dar la imagen de un santón. También le encantaba explicar historias a cualquiera que se acercara a preguntarle. Muchas veces exageraba demasiado en temas como su contribución en las grabaciones de los Mississippi Sheiks y fabulaba sobre los músicos de blues y jazz con los que había tocado. En una entrevista de 1969 realizada por Lou Curtiss director del San Diego Folk Festival para la revista Khrome Kazoo, Sam manifestó sin ningún tipo de rubor: “Ayudé a todos los King que se movían por Arola, Mississippi Yo controlaba zona y todos trabajaron en la misma plantación que yo. B.B., Albert, Freddie… todos eran mis hermanos”.

Otra de sus genialidades era que muchas veces solía añadir más salsa de la debida a sus respuestas cuando le hacían alguna entrevista, sobre todo si se daba cuenta de que el entrevistador era un pardillo o no conocía demasiado el tema. En un artículo publicado en la revista Living Blues, Lou Curtiss explicaba que en una ocasión Sam le había dicho a un entrevistador de la revista Guitar Player que había sido miembro de los Louis Armstrong’s Hot Seven. Después Curtiss  le preguntó por qué había dicho semejante mentira y Sam le respondió que esas eran la clase de historias que querían escuchar los periodistas y que si no se tenían buenas historias que contar, seguramente ni lo imprimirían, ni lo publicarían. Según él, Guitar Player era una revista muy importante y si la gente leía aquello quizás sería la forma de conseguir por lo menos, tres o cuatro bolos mas.

No sabemos si su imaginación le sirvió para encontrar más trabajo. Pero, lo que es indudable es que, además de sus creativas historias de blues, su rebosante carisma, talento, encanto y simpatía consiguieron que tuviera una legión de fieles admiradores y seguidores de su obra.

A pesar de tener muchos devotos, Sam no gozó nunca de una gran popularidad que, sin embargo, si consiguieron muchos otros artistas de blues que fueron redescubiertos por los estudiosos del género y que tenían unas credenciales más amplias. De todos modos Sam se sentía muy orgulloso de los logros conseguidos durante los primeros años de su carrera y siempre se vanagloriaba que había sido el compositor de todas las letras de los temas que interpretaban sus doce hermanos y de los Mississippi Sheiks. Según él había escrito las letras de los standards “Stop And Listen”, “Sittin’ On The Top Of The World” y “Corrina Corrina”.

El periodista de Jackson, Mississippi Raad Cawthon escribió en el Clarion-Letger con motivo del fallecimiento de Chatmon, “Yo y muchos otros como yo vamos a echar muchísimo de menos el brillo y el guiño de sus ojos cuando se dejaba ir y se sumergía en la música y sobre todo en las letras de sus canciones. Estaba cantando y al mismo tiempo se ponía a reir cuando escuchaba algún comentario divertido de alguien entre el público. Todas sus canciones, incluso las mas duras y primitivas, mostraban claramente que tenia una gran experiencia de la vida. Sabia por ejemplo que al público le hacia mucha más gracia cuando en sus letras incluía insinuaciones y dobles sentidos relacionados con temas sexuales, que cuando hacía referencia a temas más serios que a él personalmente le hubiera gustado tratar. Voy a echar mucho de menos a una persona que era capaz de presentarse en la puerta de la casa del gobernador y empezar a cantar la canción “Stoop Down Mama And Let Your Daddy See”

Su vuelta a los escenarios en los años 60 no estuvo exenta de polémica. A pesar de ser apreciado por gran cantidad de aficionados, músicos de blues mucho más conocidos acaparaban todos los conciertos y festivales. Nunca llegó a conseguir tanta fama y popularidad como muchos de los bluesmen de aquella época y, además, el doble sentido de las letras de sus canciones le causaron más de un problema con algunos críticos de blues que nunca supieron ver al verdadero artista que tenían ante sí, quedándose únicamente con la superficialidad de las letras de sus canciones. Sin embargo todos los que le conocían bien sabían que Sam era todo un caballero, con mucha clase y talento. Y era precisamente a esos críticos con tan poca amplitud de miras a los que, como ya hemos comentado anteriormente, Sam disfrutaba engañándoles con historias imaginarías llenas de fantasía que explicaba con total naturalidad. Después de realizar largas entrevistas con él, su buen amigo Lou Curtiss decía que había conseguido saber cuando Sam le estaba enredando, porque hacia una especie de mueca y sus ojos le brillaban de una forma muy especial. Lou también explicaba que había aprendido a ver cuando Sam estaba cansado de la entrevista y quería parar, porque entonces le contaba una mentira enorme y desproporcionada. Entonces era ya el momento de despedirse de él hasta una próxima ocasión.

Sam Chatmon no perdió nunca su amabilidad y buen carácter con todas las personas que se acercaban a saludarle. Incluso cuando empezó a perder la visión de un ojo y su mente comenzó a flaquear, se acordaba de todos los que habían ido a visitarle o a escuchar su música. Era un hombre surgido de la tradición, un hombre del campo, que nunca se sintió atraído por las comodidades de la gran ciudad. Tenia un don especial y una gran experiencia en tratar con la gente, aunque en ocasiones les tomara un poco el pelo.

Su última aparición en público fue en 1982 en el Mississippi Delta Blues Festival. En San Diego -dónde había pasado mucho tiempo durante los últimos años de su vida-, la noticia de su muerte pasó casi desapercibida, excepto para los mas allegados que le consideraban un miembro más de su familia. Su muerte tuvo mas resonancia en Hollandale, donde realmente era considerado un hombre muy venerable, un hombre que pertenecía a una época que desgraciadamente estaba desapareciendo demasiado deprisa.

En ese último concierto –sólo unos meses antes de morir-, Sam era ya un hombre frágil, anciano, de larga barba blanca. Todavía le sacaba un impresionante sonido a su guitarra y sus ojos brillaban con la ilusión de un chaval de veinte años, En aquella postrera actuación y como si presintieran que no volverían a escucharle nunca más en directo, Sam salió al escenario frente a unos treinta mil aficionados que gritaban su nombre “¡Mr. Sa-aaam! ¡Mr. Sa-aaam! ¡Mr. Sa-aaam!” Debió ser una auténtica gozada poder ver a aquel venerable anciano de ochenta y tres años, solo en el escenario, cantando “Corrine, Corrina”, “Stoop Down Baby”, “Turnip Greens” y otros blues en el mas puro estilo del country-blues que había popularizado durante toda su carrera. Aquel mismo día, el Delta Arts Council bautizó a Mr. Sam como “el bluesman más venerado de todo el estado”.

Sam Chatmon murió el 2 de febrero de 1983 en el South Washington County Hospital de Hollandale a la edad de ochenta y cuatro años. De hecho estaba muy enfermo de neumonía, pero su mujer Elma le comentó a un periodista “Ay cariño, simplemente era ya muy viejo”.

En una húmeda, nubosa y fría mañana de domingo del mes de febrero, un pequeño grupo de gente se congregó en el gimnasio de una escuela de secundaria en Hollandale. No suele ser habitual realizar funerales en un gimnasio, pero en estas ciudades tan pobres del Delta del Mississippi, todavía hoy en día, pocas familias poseen recursos suficientes que les permitan celebrar un funeral en condiciones.

Algunos cámaras y fotógrafos venidos de Jackson, Memphis y Chicago disparaban sin cesar sus flashes y grababan los parlamentos de los invitados. El resplandor de los focos, hacían que los adornos metálicos del ataúd que contenía el cuerpo de Sam brillaran con destellos inimaginables. Ramos de flores rodeaban el féretro y algunos posters con motivos blueseros adornaban el gimnasio. Chicas jóvenes de color, ‘scouts girls’, ataviadas con sus trajes de domingo rodeaban el ataúd, Sam se hubiera sentido orgulloso al ver aquella preciosa ceremonia.

Un grupo de mujeres de la comunidad, ataviadas con uniformes blancos flanqueaban el féretro como una guardia de honor. Una joven blanca empezó a cantar una canción que el propio Sam le había enseñado tiempo atrás. Algunas autoridades y viejos amigos suyos realizaron diversos parlamentos glosando la figura del fallecido y sus recuerdos personales, al igual que algunos ministros de la iglesia, ministros que en muchas ocasiones habían calificado los blues como la “música del diablo”, pero que en aquella ocasión dejaron atrás sus prejuicios, para rendir homenaje al bluesman más anciano y respetado de todo el estado. Promotores de conciertos y propietarios de locales se sentaron junto a los miembros de la familia Chatmon rodeados de hijos y nietos. No cabía la menor duda de que en los círculos de blues del Delta, Sam Chatmon había sido una auténtica leyenda.

Poco tiempo después de su funeral, un viejo amigo de Sam comentaba con cierta amargura que los habitantes del Delta nunca habían sido conscientes de la gran persona que habían tenido entre ellos, porque si lo hubiesen sabido, habrían acudido en masa a su funeral. Según él mucha gente había perdido la oportunidad de conocer o, como mínimo, honrar en su funeral a la gran persona que Sam había sido. Pero esas palabras no eran del todo ciertas. Ese mismo amigo de Sam, también explicaba que, conduciendo a toda velocidad por la autopista, de repente apareció un agente motorizado que le hizo parar el coche. Era un tipo joven, blanco y de tez sonrosada. Le hizo bajar del coche y le pregunto a dónde se dirigía conduciendo a semejante velocidad. Le contestó que al funeral de Sam Chatmon. Al oír esas palabras, aquel sheriff le dijo que subiera inmediatamente al coche y se marchara rápido para honrar la memoria de Mr. Chatmon.


                                                                                                                                           Foto Rambling Steve Gardener from Country Blues Images


Material Gráfico: Archivo del Autor

SAM CHATMON POR SAM CHATMON
Cortesía de Alex Guitar.

Nacì en 1899 en Bolden, un pequeño lugar entre Jackson y Viksburg, en la casa de un hombre que se llamaba John Gaddess. Por aquel entonces èramos muchisimos de famìlia. Mi padre habìa tenido tres esposas y mi madre era la que menos hijos tuvo, solo trece. Papa decìa que habìa tenido sesenta con sus tres esposas, sin contar a Charlie Patton y a los otros, que eran hijos naturales. Mi padre muriò en 1934 despues de haber cumplido ciento nueve años de edad. Mi abuela sobreviviò hasta los ciento veinticinco. Decìa que habìa nacido en el sitio donde los blancos capturaban esclavos en el rio Niger. Contaba como los negreros ponìan melaza para atraparlos y luego se los llevaban como ganado en un barco. Mi papa tocaba el violin en los tiempos de la esclavitud y cuando eramos niños jugaba con nosotros y nos contaba historias de aquellos tiempos. Recuerdo una noche que salì a tocar y a la mañana siguiente mi hermano Bert me preguntò que cuanto habìa ganado. Me quejè que solo había sacado un dólar y medio. Papa hubièra dicho: “ bueno no tienes por que estar triste, yo tenìa que tocar todas las noches y no sacaba nada mas que latigazos. Los esclavos comian en largos abrevaderos como si fueran animales y su alimento era pan de maiz y fertilizante de ratas en la misma proporcion que la comida. Ponìan el duro y negro pan en aquellos abrevaderos para los niños y se lo hacìan comer como si fueran cerdos. Los domingos tenìan un manjar especial para sus delicadas bocas; un trozo de piltrafa atado a una cuerda. Mi papà siempre se quedaba retrasado para intentar pillar la piltrafa, por que serìa la unica carne que podrìa comer en su vida. Todas las mañanas antes de abandonar la casa, tenìan que presentarse al ama con una correa con la que ella les azotaba mientras decìa: teneis que ser buenos hijos mios ahora id a desayunar, y se alineaban ante el abrevadero.

Mi padre solìa tocar musica con el viejo Milton Bracy. Eran dos viloines sin ningun otro instrumento, no tocaban la clase de musica que tocamos ahora, sino viejas canciones si ningun éxito como “Old Grey Mule (la vieja mula gris), Chicken in the Bredpan Kiking up Dough ( pollos en la sarten dorandose) “ “Hen laid the Eggs ( la gallina puso los huevos)” y todas esas tonterìas.

Tenìa unas barbas que le llegaban a la cintura y cuando tocaba el violin tenìa que atarselas con un cordon a un lado para que no se le enredaran en el instrumento. No tocaba mucho por aquel entonces, que yo recuerde, pero si Lonnie querìa que papa tocara, le cogìa su violin y comenzaba a tocar una de sus piezas, entonces papà solìa decir: muchacho esa no es manera de tocar, trae ese violin y veràs como se hace. Aquellas viejas melodìas de los bailes a cuatro parejas requerìan mucha maestrìa, pero los blues y las cosas que tocamos hoy en dia ponen a un mùsico a prueba. Lonnie habìa aprendido a tocar el violin leyendo mùsica. Era el unico hermano que sabìa leer mùsica. Cuando los blancos querìan que tocàramos para ellos, compraban la partitura en Jackson y nos la daban; luego Lonnie nos enseñaba la parte respectiva de nuestros instrumentos y eso es todo lo que aprendimos de musica en nuestras vidas.

La mùsica fuè un don natural en nuestra familia. Yo aprendi observando a mis hermanos, fuè como aprender a conducir, te sientas junto a alguien y observas lo que hace y te das cuenta que tu puedes hacer lo mismo con un poco de practica, y si no tienes coraje para intentarlo todavìa puedes hacer algun pinito. Todos mis hermanos y hermanas tocaban algun instrumento, asi como papà y mamà tambien; todos tocabamos tantas y tan variadas piezas que podrìa estar horas enumeràndolas. Comencè atocar la guitarra cuando tenìa cuatro años, incluso antes de que yo comenzara a tocar, recuerdo que mi hermanastro mayor Ferdinand y Charlie Patton cantaban los primeros blues que yo escuchè en mi vida, algo asi como “voy rio abajo y si la tristezano me abandona me tiro desde una roca y me ahogo”. La primera cancion que aprendì fuè Make Me a Pallet Down on Your Floor”, Lonnie y yo la convertimos mas tarde en “If You Don't Want Me, You Don't Have to Dog Me Around” y la gente pensò que era una nueva canciòn que yo habìa compuesto.

Cuando tenìa siete años comencè a tocar el contrabajo con mi hermano Lonnie el “violin toro como él le decìa” tenìa que llevar siempre conmigo un cajon para subirme en él y poder llegar al contrabajo. Nunca vi un banjo hasta que tuve dieciocho años y fuè en Menphis, toquè el banjo tenor y lo afinaba como si fueran las cuatro primeras cuerdas de una guitarra. Llegamos a tocar hasta nueve hermanos juntos, Lonnie y Edgard tocaban el violin, Harry tocaba la guitarra, Bo solìa tocar la guitarra o el banjo y mi hermano Laurie tocaba la baterìa, yo generalmente tocaba el contrabajo; Walter Vincent se nos uniò en 1921, le llamaban “Walter Jacob”en los discos pero en realidad su padre era el viejo Vincent. Èl era un numero uno en los blues, antes de tocar detras de Lonnie y su violin, pero despues de tocar juntos con el violin, perdìa el mordiente que tenía, el golpear una guitarra de esa manera, desde luego que no es ninguna buena cosecha .

Solìamos actuar en las casas y locales de los blancos.....algunas veces tocàbamos en el baile de un hombre blanco durante tres horas y nos pagaba seis dòlares a cada mùsico, para luego al dia siguiente, trabajar en el campo para el mismo hombre durante quince horas y recibir cincuenta centavos. Cuando hacìamos un baile para nuestra propia gente, solìamos alquilar el local por dos dòlares y luego les cobràbamos dos centavos de entrada a cada uno de los asistentes, pero la mayoría de las veces trabajàbamos en los bailes de los blancos.

La unica otra banda que existìa en los alrededores era le de Carter Brothers y Henry Reed. Lonnie algunas veces tocaba con ellos por que no le gustaba el trabajo del campo. El resto de nosotros plantábamos una cosecha todos los años y cuando estábamos trabajando en la plantacion, Lonnie se iba a Raymond y tocaba con la banda de Carter Brothers; que yo supìera no habìa otras bandas por los alrededores y la nuestra era la que toda la gente contrataba, jamàs vi por los contornos ningun mùsico blanco.

Solìamos tocar toda la temporada en Cooper's Wells y en Brown's Wells, donde estaban las aguas medicinales, es decir cerca del corazon del distrito de Hiche County, incluso cuando me trasladè a Hollendale en 1928 solìa acercarme todas las temporadas para tocar para aquella gente, por lo general no eran mas de treinta a treinta y cinco parejas; tocàbamos musica de “baile a cuatro parejas” pero eso se fuè perdiendo poco a poco. La ultima vez que tocamos todos juntos antes de que Lonnie y Harry murieran, fuè en un local que habìan edificado en la trasera de Sunflower River a las afueras de Hollendale, nos pasaron whiskey en cubos para la melaza, nosotros nunca motejamos a los bailes como “un hombre blanco vestido de etiqueta con un bonito baston”. Siempre lo que mas me gustò fueron los blues, foxtrots y los onesteps por que en un baile a cuatro parejas nunca tenìas la oportunidad ni de cambiar una cuerda, algunas veces aquellas canciones duraban casi una hora y cuando pensabas que todo se habìa terminado, alguien decìa ¡vayamos al bar” invitaba a las señoras a un traguito y ….¡vuelta a empezar de nuevo!

En 1928 fuimos a Atlanta y grabamos para un chico llamado Brock o algo por el estilo, èl vino a nuestro pueblo y nos pidiò a Lonnie a Bo, a Walter y a mi que nos fuèramos a grabar, él no querìa un contrabajo por eso yo toquè la guitarra. Nosotros habìamos nacido en Bolden (Mississippi) por eso nos pusimos el nombre de los Jekes del Mississippi; me dio veinte dòlares y a Lonnie y a los otros treinta, sin derechos de autor, ahì fuè donde sacamos por primera vez Stop and Listen y Sitting on Top of the World, Bo se cambiò el nombre y se puso Carter, para asi poder grabar separàdo de nosotros, por que Brock le retenìa con un contrato, pienso que mis hermanos Lonnie y Harry tambien se cambiaron de nombre por la misma razon, Walter era un Vincent como ya mencionè antes, y se cambiò el nombre a Jacob, yo nunca cambiè de nombre, excepto el de pila,me pusieron “Vivian” que era un nombre de chica, y yo me lo cambiè a Sam por que no querìa tener un nombre de mujer.

La siguiente vez que grabè en Jackson, y estàbamos todos los hermanos juntos: Bo, Lonnie, Harry, Seth, Edgar, Willie yo y Walter Vincent y Charlie y Joe McCoy estaban tambien con Mephis Minnie, ya no volvì a grabar hasta 1936, cuando Lonnie y yo grabamos para la gente de Bluebird como los “Charmon Brothers” iba a grabar en Chicago para un hombre que se llamaba Williams, pero intentò escamotearme algun dinero y chantajearme por que no pertenecìa al sindicato, por eso le dije , notengo nada que hacer contigo.

En el año 1937 perdì a tres hermanos y dos hermanas y nuestra banda ya nunca jamas tocò, aunque yo rasgueaba la guitarra de vez en cuando. Me dediquè a los trabajos agricolas hasta 1950, alquilè unas tierras y las trabajè en equipo con unos amigos hasta que nos cansamos, despues me puse a trabajar como vigilante nocturno y me comprè una casa y medio acre de terreno, no toque mucho hasta 1965 cuando Ken Swerilas vino y me convenciò para que fuera a tocar a California, lleguè y en ello estoy desde entonces.

Todos esos hijos de mi papa que tocàbamos musica fuimos de un lugar a otro envejeciendo y debilitándonos hasta el momento actual en el que solo quedamos dos, pero yo todavìa estoy aquí y me siento muy bien ¡a propòsito! El señor tendrà que llevarme por yo no seré voluntario.

 

 

 

 

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

 

 

 

 

 

BLUES-SUR-SEINE, UN FESTIVAL DE BLUES DIFERENTE
Conferencia del señor Jean Guillermo, responsable de relaciones exteriores del Festival Blues-Sur-Seine (Francia)

Hace unos días ha tenido lugar en Barcelona una interesante conferencia a cargo del señor Jean Guillermo, ganador en 2008 del premio “Keeping The Blues Alive” que anualmente concede la Blues Foundation de Memphis para premiar una vida dedicada a la promoción del blues. También es el responsable de relaciones exteriores del Festival Blues-sur-Seine que, desde hace doce años, se celebra simultáneamente y durante 17 días consecutivos del mes de noviembre, en 22 ciudades del extrarradio de Paris. Un festival diferente de los que estamos acostumbrados, que combina diversas vertientes, como son la artística, la social o la escolar-educativa. En una interesante conferencia, el señor Jean Guillermo nos ha explicado a grandes rasgos los aspectos más destacados de este Festival.

Para introducirnos en la idiosincrasia de este evento tan particular, Jean Guillermo nos explica la problemática de la zona en la que se celebra el festival: una región deprimida con ciudades dormitorio, marginación, subdesarrollo económico… En este entorno y gracias a la iniciativa de un centro sociocultural de Nantes que impulsa la socialización de los jóvenes a través de la música y la promoción de la cultura popular, nace la idea de la realización de un festival de blues.

Desde su primera edición el festival se divide en tres áreas a las que se les confiere la misma importancia: Artística, Social y Educativa-Escolar,

Vertiente Artística

Con el subtítulo de “Espíritu y Colores del Blues”, el Festival elabora una amplia programación basada en el blues, el rock blues, el rhyrhm & blues, el gospel o el folk blues, incluyendo a artistas franceses que posean el espíritu y el sentimiento del blues, con más de cincuenta formaciones provenientes de todos los rincones del planeta (Estados Unidos, Europa, Africa, Sudamérica, Rusia….) En esta programación se incluye a los vencedores de la modalidad “solo-duo” del International Blues Challenge otorgados por la Blues Foundation de Memphis, así como a los vencedores en las modalidades “solo-duo” y “bandas” del concurso de blues nacional francés.

Asimismo existe un apartado que bajo el título “Trampolin Blues-sur-Seine” ofrece la posibilidad a grupos noveles sin cds distribuidos en el mercado, de participar en un concurso donde 15 jurados seleccionan seis finalistas que participan el en festival. El ganador actúa en siete festivales de renombre, premio de 1.000 euros a los que canten en francés y se produce un cd con dos temas de los seis grupos finalistas.

Otras actividades son un encuentro de “Blues y Música Clásica”, un show tipo Broadway titulado “Blind Lemon Blues”, representaciones de teatro realizadas por obreros de las fabricas como la “501 Blues” por las obreras de la fábrica Lewis en proceso de deslocalización, talleres de “slam blues” para adolescentes y madres analfabetas, exposiciones, concurso de cuentos de blues, creación de espectáculos por los adolescentes como una historia del blues realizada en slam, hip-hop, sesiones de dj’s de blues… etc.

Vertiente social

Bajo el título de “Encuentros para todos”, se realizan conciertos y otras actividades relacionadas con el blues en centros de acogida para vagabundos, ex-alcohólicos, mujeres analfabetas, niños con enfermedades mentales, residencias geriátricas, centros de rehabilitación física, menores tutelados, cárceles… etc.

Vertiente escolar-educativa

Bajo el título “Importancia de la práctica de la música el descubrimiento de las artes escénicas y los géneros musicales”, se realizan diversas actividades antes y durante el Festival en centros de primaria y secundaria  Entre las primeras destacan la iniciación a la armónica y el canto a unos 600 alumnos de primaria durante las seis semanas anteriores al festival y que realizan un concierto escolar con presencia de los padres como uno de los actos de la programación del festival, además de conciertos, obras de teatro, presentación de instrumentos, espectáculos de marionetas, bus itinerante para más de 2.500 alumnos de las escuelas de primaria. En las escuelas de secundaria se programan conferencias/audiciones donde se combinan el canto con el discurso, actuaciones de diversos artistas programados en el festival, talleres a cargo de especialistas norteamericanos, conferencias dirigidas a los profesores donde se trabaja la transversalidad, etc, que llegan a más de 1.500 alumnos. Todas estas últimas actividades se realizan también en centros universitarios.

El señor Jean Guillermo, responsable de relaciones esteriores del Fesiival Blues-Sur-Seine

Otras iniciativas artísticas.

Blues-Sur-Seine ha impulsado también otras iniciativas como la producción de una guía del blues para profesores, un cuaderno de ejercicios de diversas asignaturas (matemáticas, inglés, historia, geografía….) relacionando todas estas materias con el blues, una colaboración con la red de ferrocarriles para elaborar un programa de la lucha contra el analfabetismo, un concurso literario de blues para las escuelas de primaria, donde se contempla la escritura colectiva o individual de un poema o una canción de blues, donde los premiados se incluyen en el cuaderno del blues, un taller dirigido exclusivamente a profesores, donde se les enseña a implementar nuevos recursos pedagógicos para la enseñanza de música, inglés, etc.

Proyectos de futuro.

Finalmente mencionar que entre los próximos proyectos que Blues.Sur-Seine planea llevar a cabo se encuentran un hermanamiento con el Festival de Blues de Montreal, la potenciación de intercambios de artistas y grupos, tanto noveles como profesionales, el asesoramiento a los músicos para buscar actuaciones fuera de Francia, la potenciación de concursos de bandas de blues, la participación en el International Blues Challenge de la Blues Foundation de Memphis, el impulso de la European Blues Union… etc.

Como se desprende de todas estas actividades, Blues-Sur-Seine es un festival único y muy especial, que aporta nuevas e interesantes ideas para poner en práctica.

Roser Infiesta Valls, Mrs. Zúmel

* * * * * * * * * * * * * * * *

una aproximaciÓn al inicio de la armónica
Es difícil realizar en un breve artículo como este, una aproximación a la historia e importancia de este pequeño instrumento llamado armónica, porque el tema es amplio y realmente extenso.

Aunque sus orígenes se remontan a civilizaciones asiáticas anteriores a Cristo, el término "armónica" fue empleado por primera vez en Europa y Norteamérica a finales del siglo XVIII, como un nombre genérico aplicado a diversos instrumentos musicales. La primera referencia importante de la 'mouth organ' nos remonta al siglo XVII, concretamente al escritor francés Marin Mersènne quien, en 1636, describió una 'armónica' que provenía de Asia. Durante las siguientes décadas este instrumento se popularizó entre las clases mas altas de la sociedad francesa, e incluso un miembro de la corte de Luis XIV describió en sus memorias una fiesta en Versailles amenizada por unos artistas que provenían de Persia y que tocaban este instrumento. Pero, sin duda, el gran impulsor y fabricante de lo que hoy conocemos como armónica fue el alemán Matthias Hohner.


Marin Mersènne

Los primeros instrumentos Hohner que llegaron a los Estados Unidos seguramente fueron enviados por Matthias a unos parientes que habían emigrado a Chicago. El señor Hohner firmó los primeros contratos de exportación a los USA en 1862. A partir de este momento se empezaron a introducir armónicas Hohner de las series Marine Band o la hoy ya desaparecida Caruso entre muchos músicos y bandas americanas de la época por lo que, en 1880, el 70% de la producción anual de Hohner se enviaba por barco a Norteamérica. En 1901 Matthias Hohner abrió una sucursal en Nueva York, dirigida por su hijo, Hans. Ese fue sin duda el inicio de la gran popularidad de la armónica en Estados Unidos, no solamente en el ámbito rural sino también en la música más urbana. Para los músicos del campo de los años veinte, ya fueran blancos como de color, la armónica se convirtió en un instrumento indispensable. Interpretes de musica festiva como Peg Leg Sam, tradicional como Harmonica Frank Floyd, folk como Sonny Terry, country como Herman Crook o blues como Will Shade, Noah Lewis o Jed Davenport. se sirvieron de ella para alcanzar un enorme prestigio. Una de las características mas relevantes de los armonicistas rurales de la época era intentar imitar palabras como 'daddy', 'mummy', 'woman' o 'water', así como diversos sonidos y onomatopeyas como la locomotora de vapor, el silbido del tren, el aullido del lobo, el ladrido del perro, el maullido del gato, etc..

En lo que al jazz se refiere, la popularidad de la armónica dio comienzo a mediados de los años veinte, cuando Hohner fabricó sus primeras armónicas cromáticas que inmediatamente se hicieron muy conocidas entre los armonicistas de jazz que hasta ese momento solamente tocaban la diatónica en bandas de jug y de washboard. El descubrimiento de la cromática con sus inmensas e ilimitadas posibilidades, abrieron las puertas para que este instrumento se integrara en orquestas como las de Buddy Rich, Lionel Hampton, Louis Armstrong o Gene Krupa, de donde surgieron auténticos virtuosos y talentos del instrumento como por ejemplo Don Les o Charles Leighton.


Matthias Hohner


Pero la armónica, especialmente la cromática, sobrepasó todas las expectativas de la música popular para introducirse también en el campo de la música clásica. Larry Adler gozó de un enorme prestigio como solista clásico con este instrumento y grandes compositores como Darius Milhaud y Benjamín Arnold compusieron obras para armónica. John Sebastian fue el primer armonicista que se dedicó exclusivamente a interpretar un repertorio clásico, causando gran sorpresa y admiración entre el público que asistía a sus recitales

Volviendo de nuevo a la música popular, el punto de inflexión de este instrumento llegó en 1951, cuando el bluesman Little Walter Jacobs empleó por primera vez en la historia un micrófono conectado a un amplificador de guitarra para soplar su armónica diatónica. Jacobs poseía un tono profundo, intenso, emotivo, excitante y sobre todo una creatividad sorprendente. Músicos como Jacobs, Big Mama Thornton quien, aparte de cantar también tocaba la armónica, o Arthur 'Big Boy' Crudup que en algunas ocasiones, incluía también la armónica en sus combos, serian algunas de las originarias fuentes en las que se inspiraría Elvis Presley y algunos otros músicos de la época, aunque posteriormente la armónica desapareció de la instrumentación del rock and roll,. Todo esto cambió en 1963 con 'Love Me Do', uno de los primeros temas de los Beatles, canción con un simpático y pegadizo 'riff' que John Lennon interpretaba a la armónica como estribillo principal del tema.

Little Walter

Lo realmente sorprendente fue que la mayoría de las bandas inglesas que consiguieron el éxito en los Estados Unidos siguiendo la estela de los Beatles y, muy especialmente los Stones, se revelaron como discípulos del blues y consiguieron popularizar entre los jóvenes americanos 'covers' -que en su mayoría incluían la armónica en su instrumentación- originales de sus propios artistas de color que en Estados Unidos estaban vetados por la sociedad blanca como música 'race' es decir, música de negros y para negros. Paul Butterfield fue el primer músico blanco que se atrevió a tocar la armónica en los por aquel entonces peligrosos antros del South Side de Chicago y formó la primera banda de rock y blues compuesta por músicos blancos y de color que fusionaron con solvencia el rock que escuchaba el público anglosajón con el blues mayoritario entre la audiencia afroamericana. El resto es una historia bien conocida por los verdaderos aficionados al blues.

Hoy en día la armónica se ha convertido en uno de los instrumentos básicos en la música popular, no sòlo en el blues, sino también en el folk, el country, el rock, la música 'sureña', etc. La oferta, tanto en armónicas como en sus accesorios, se ha ampliado de manera diversa, constante y selectiva (micrófonos, amplificadores, efectos, pedales…) y han aparecido nuevas marcas, como las Lee Oskar, Suzuki o Huang, aunque Hohner sigue manteniendo su prestigio con ventas que superan el millón de ejemplares anuales solamente en Estados Unidos. Pero son los intérpretes y no los fabricantes quienes han mantenido y siguen manteniendo viva y creciente la llama de este instrumento.

Vicente Zúmel

 





 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

Pagina Principal/Home
El Programa de Radio/The Blues Radio Show - La Programación/Playlist - Novedades Cds/Cds Received -
Criticas Cds/Actual Cd Reviews - Criticas Discos Antiguas/Old Cds Reviews - Reconocimientos/Show Aknowledgements - Links de Interés/Logo Links - Posters Blueseros/Blues Posters


Quien es Zúmel/Who is Zumel - Las Fotos/Blues Gallery - La "Harmonica Zúmel Blues Band"/The late "Harmonica Zúmel Blues Band" - La Sociedad de Blues de Barcelona S.B.B/Barcelona Blues Society SBB


Agenda de Conciertos/Blues Gigs Calendar - Las Noticias Nacionales/Spanish Blues News - Nuestras Entrevistas/National Interviews - El Diccionario de Blues - El Vídeo del Mes/Monthly Recommended Video

Las Noticias Internacionales/International Blues News - Los Articulos Internacionales /International Blues Articles -
Las Entrevistas/The USA Interviews
E-mail/Feedback

 


 


* * * * * * * * * * * * * * * *


 

 

 

 

 

BLUES-SUR-SEINE, A DIFFERENT BLUES FESTIVAL
Conference by Jean Guillermo, external relations manager of Blues-Sur-Seine Festival in France.

A few days ago we have had in Barcelona (spain) an interesting lecture by Mr. Jean Guillermo, winner of 2008 Blues Foundation “Keeping The Blues Alive" Award which every year honours a lifetime dedicated to promote the blues. He is also responsible of external relations of Blues-Sur-Seine Festival that for twelve years, is being held simultaneously along 17 days in November in 22 different cities on the outskirts of Paris. An special festival of what we are accustomed to, which combines various aspects, such as artistic, social or educational ones. In an interesting conference, Mr. Jean Guillermo explained us the highlights of this interesting festival.

To get into the spirit of this special event, Mr. Jean Guillermo begins to tell us the problems in the area where the festival takes place: a depressed region marginalization, economic underdevelopment... In this background and thanks to the initiative of a sociocultural centre in Nantes which main aim was to socialize young people through music, and the promotion of popular culture, came up the idea of doing a blues festival.

Since its first edition, the festival is divided into three areas of the same importance: Artistic, Social and Educational.

Artistic Area.

With the subtitle "Spirit and Colours of the Blues", the Festival produces a wide program based on blues, rock blues, rhythm & blues, gospel, folk or blues, including French artists who have got the spirit and feeling of the blues, with more than fifty venues of musicians coming from all over the world (USA, Europe, Africa, South America, Russia....) The program also includes International Blues Challlenge "solo-duo" contest winners, awarded by the Blues Foundation in Memphis, as well as the winners of French national blues competition in "solo-duo" and "bands" categories.

There is also a section entitled "Trampolin Blues-Sur-Seine" that gives an opportunity to new groups without cds distributed in the market, to participate in a contest where a Jury of 15 people select six finalists who participate in the festival program. The winner plays in seven prestigious festivals. There is also a 1,000 euros prize to the a French singing blues artist and the festival produces a CD with two tracks of the six finalist groups.

Other activities include a "Blues and Classical Music Meeting", a Broadway inspired show entitled "Blind Lemon Blues", theatre plays made by workers in different factories, such as "501 Blues" done by Lewis factory workers who are in process of relocation, “slam blues" workshops for teenagers and illiterate mothers, exhibitions, a blues short story contest, creation and development of theatre shows by teenagers, such as a history of blues performed in slam or hip-hop, blues dj sessions…

Social Area.

Under the title of "Meetings for everybody" concerts and other activities related to the blues are done in homeless shelters, for ex-alcoholics, illiterate women, children with mental illness, nursing homes, physical rehabilitation centres, children in care of local administration due to  unstructured families environment, prisons ... etc.

Educational and School Area.

Under the title of "Importance of music practice, performing arts and musical genres discovery”, various activities take place in primary and secondary school before and during the Festival. Primary school activities include an introduction harmonica playing and singing for about 600 children six weeks before the festival that end with a school concert to the parents, included as one of the festival acts. They also take in concerts, theatre plays, different instruments presentations, puppet shows  or a travelling blues bus for more than 2,500 primary pupils. In secondary schools there are scheduled conferences-auditions that combine singing with the speech, performances by various artists scheduled at the festival, workshops by experts coming from U.S. other specialized workshops aimed to teachers conferences working on mainstreaming, etc, All these activities gather more than 1500 students and are also displayed in universities.

Mr. Jean Guillermo, Blues-Sur-Seina external relations manager
 

Other cultural initiatives.

Blues-Sur-Seine has also encouraged other initiatives such as producing a blues guide for teachers, a work and exercise book of different course subjects (Math, English, History, Geography....), all them related with blues music, a collaboration with National Rail network to develop a program to fight against illiteracy, a blues literary competition for primary schools, which provides for a collective or individual students to write a poem or a blues song where the wining ones are included in the blues workbook, a teachers workshop, where they are taught about techniques to implement new resources for teaching music, English, etc

Future projects.

Finally mention some upcoming projects Blues.Sur-Seine plans to do in the nest future. They include a twinning with Montreal Blues Festival, to promote exchanges of artists and groups, both new and professional ones, to give advice to musicians in order to find  performances outside France, to support blues bands competitions, an active participation in Blues Foundation International Blues Challenge in Memphis, Blues Foundation of Memphis, to develop the new European Blues Union association... etc.

All these activities confirm Blues-Sur-Seine is a unique and very special festival, that brings new and interesting ideas to put in practise.

Roser Infiesta Valls, Mrs. Zúmel

* * * * * * * * * *

SHORT APPROACHING TO THE BEGINNING OF HARMONICA

It is difficult to make on a brief review an approach to the history and importance of this small instrument called harmonica, because the subject is vast and really extensive.

Although its origins go back to Asian civilisations before Christ, the term "harmonica" was first used in Europe and North America in the late eighteenth century, as a generic name applied to various musical instruments. The first significant reference to the 'mouth organ' us back to the seventeenth century, specifically the French writer Marin Mersenne, who, in 1636, described a 'harmonica' that was originated in Asia. During the following decades, this instrument became popular among the higher classes of French society, and even a member of the court of Louis XIV described in his memoirs a party at Versailles enlivened by a few artists who came from Persia and who played that instrument. But undoubtedly, the great promoter and producer of what is now known as harmonica, was a German man called Matthias Hohner.

Marin Mersenne

The first Hohner made instruments which arrived to the United States, were probably sent by Matthias to some relatives who had emigrated to Chicago. Mr. Hohner signed the first contracts for exporting instruments to USA in 1862. From then on he began to introduce harmonica series Hohner Marine Band or the late Caruso among many musicians and American bands of that time so, in 1880, 70% of Hohner annual production was sent by ship to America. In 1901 Matthias Hohner opened a new branch in New York, directed by his son, Hans. This was certainly the beginning of the great popularity of the harmonica in the U.S., not only in rural music but also in a more urban one. For white and black rural musicians of the twenties, the harmonica became an indispensable tool. Festive music performers such as Peg Leg Sam, traditional music players like Harmonica Frank Floyd, folk players like Sonny Terry, country musicians like Herman Crook or blues players like Will Shade, Noah Lewis and Jed Davenport, usually played it, which gave them an enormous prestige and success. One of the major characteristics of rural harmonica players at that time was, while playing, they tried to imitate words like 'daddy', 'mummy', 'woman' or 'water', and other various sounds and onomatopoeia, like the steam of a locomotive, the whistle of a train, the howl of a wolf, the barking of a dog, the cat's meow, etc…

As far as jazz is concerned, the popularity of the harmonica began in the mid-twenties, when Hohner manufactured the first chromatic harmonicas, that immediately became well known among jazz harmonica players who until then had been only playing diatonic harmonicas in only in jug and washboard bands. The discovery of chromatic ones with its immense and unlimited possibilities, opened the doors to integrate this small instrument into different bands and orchestras, such as Buddy Rich, Lionel Hampton, Louis Armstrong and Gene Krupa ones, where real virtuosos and talents emerged like Don Les or Charles Leighton among others.



Matthias Hohner

But the harmonica, especially the chromatic one, surpassed all expectations of popular music to be introduced also in the classical music field. Larry Adler got an enormous prestige as a classical solo instrument. Great composers such as Darius Milhaud and Arnold Benjamin wrote musical works for harmonica. John Sebastian was the first harmonica player who was dedicated exclusively to play a classical repertoire, causing great surprise and admiration in the audience who attended his concerts

Coming back to popular music, the turning point of this instrument came in 1951 when the bluesman Little Walter Jacobs used for the first time in history a microphone connected to a guitar amp to blow his diatonic harmonica. Jacobs had a deep tone, intense, emotional, exciting and over all, with an amazing creativity. Different musicians like Jacobs, Big Mama Thornton who, besides singing was also an harmonica player, or Arthur "Big Boy" Crudup, who sometimes included harmonica in his orchestras too. Those musicians were some of the original sources that would inspire Elvis Presley and other musicians of the time, although, later on, harmonica almost disappeared of rock and roll instrumentation. Fortunately all this changed in 1963 with 'Love Me Do', one of the first songs of the Beatles that included a cute and catchy 'riff' where John Lennon played the harmonica as the principal chorus of the song.


Little Walter

The most surprising thing was that many British bands who got a great success in the United States following the Beatles and, specially, the Stones path, worshipped and loved blues and their music faithfully reflected their blues influences. Paradoxically despised Afroamerican music got popular among young Americans, thanks to ‘covers’ white British bands played, which mostly included harmonica in its instrumentation and came from original United States black artists who were systematically blocked by white society as 'race' music, only devoted to black people. Paul Butterfield was the first white musician who dared to play harmonica in the at that time dangerous Chicago South Side black clubs. He also formed the first rock and blues band that included white and black musicians playing together and they cleverly mixed the rock that was being listened by Anglo audiences with the blues which was mainly heard by Afroamerican audiences. The rest is a familiar well-known story for all blues fans.

Today harmonica has become one of the basic instruments in popular music, not only in  blues music, but also in folk, country, rock, 'southern' music and other similar styles. The availability, both in harmonicas and accessories, has continuously expanded in different ways (microphones, amplifiers, effects, pedals…) New manufacturers and harmonica models have emerged, such as Lee Oskar, Suzuki or Huang, but Hohner still keeps the first place, with sales that, only in United States, exceed a million items per year. But, the true thing is they are musicians and not manufacturers who have kept and today still keep alive the flame and growing up of this small but at the same time big instrument called Harmonica.

Vicente Zúmel

* * * * * * * * * * * * * * * *

 



Pagina Principal/Home
El Programa de Radio/The Blues Radio Show - La Programación/Playlist - Novedades Cds/Cds Received -
Criticas Cds/Actual Cd Reviews - Criticas Discos Antiguas/Old Cds Reviews - Reconocimientos/Show Aknowledgements - Links de Interés/Logo Links - Posters Blueseros/Blues Posters


Quien es Zúmel/Who is Zumel - Las Fotos/Blues Gallery - La "Harmonica Zúmel Blues Band"/The late "Harmonica Zúmel Blues Band" - La Sociedad de Blues de Barcelona S.B.B/Barcelona Blues Society SBB


Agenda de Conciertos/Blues Gigs Calendar - Las Noticias Nacionales/Spanish Blues News - Nuestras Entrevistas/National Interviews - El Diccionario de Blues - El Vídeo del Mes/Monthly Recommended Video

Las Noticias Internacionales/International Blues News - Los Articulos Internacionales /International Blues Articles -
Las Entrevistas desde USA/The USA Interviews
E-mail/Feedback